Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Regurgitación y rumiación

Por Norton J. Greenberger, MD, Clinical Professor of Medicine;Senior Physician, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

La regurgitación es la expulsión de comida procedente del esófago o del estómago sin que haya náuseas ni contracciones enérgicas de los músculos abdominales. La rumiación es la regurgitación sin causa física aparente.

Un músculo en forma de anillo (esfínter) situado entre el estómago y el esófago contribuye a prevenir la regurgitación. La regurgitación de secreciones de sabor ácido o amargo puede estar causada por el ácido procedente del estómago. La regurgitación de líquido insípido que contiene moco o comida no digerida puede deberse a un estrechamiento (estenosis) o a una obstrucción del esófago. La causa de la obstrucción puede ser una lesión del esófago por ácido, ingestión de sustancias cáusticas, cáncer de esófago o un control nervioso anormal que afecta a la coordinación entre el esófago y su esfínter a la entrada del estómago.

Rumiación

La regurgitación algunas veces se produce sin causa física aparente. Esta regurgitación se denomina rumiación. En la rumiación se regurgitan pequeñas cantidades de comida desde el estómago, por lo general de 15 a 30 minutos después de comer. El contenido suele recorrer todo el camino desde el estómago hasta la boca, donde la persona puede masticarlo de nuevo y volverlo a tragar. La rumiación suele ser involuntaria y no conlleva náuseas, dolor ni dificultad para tragar. Es frecuente en los niños. En los adultos, la rumiación ocurre más a menudo en personas que sufren trastornos emocionales, especialmente durante periodos de estrés.