Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Objetos extraños en el recto

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

En la unión entre el ano y el recto (unión anorrectal) pueden quedar alojados objetos deglutidos, como palillos, huesos de pollo o espinas de pescado. También pueden quedar alojados accidentalmente en el recto, después de haber sido introducidos por el ano, los extremos de los enemas, esponjas o instrumentos quirúrgicos, termómetros y objetos utilizados para la estimulación sexual.

Síntomas

Un dolor repentino e insoportable durante la deposición sugiere que un objeto extraño ha penetrado el revestimiento del recto o del ano, generalmente en la unión anorrectal. Otros síntomas dependen del tamaño y la forma del cuerpo extraño, el tiempo que ha permanecido allí y si ha perforado (atravesado) el ano o el recto o causado una infección.

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

  • Exploración abdominal y radiografías de tórax

El médico puede palpar el objeto haciendo un tacto rectal con un dedo enguantado. Puede ser necesario realizar una exploración abdominal, una sigmoidoscopia (ver Endoscopia) y una radiografía para asegurarse de que la pared del intestino grueso no ha sido perforada.

Tratamiento

  • Si el objeto se puede palpar, extracción mediante un dilatador rectal

  • Si el objeto no se puede palpar, cirugía

  • Después de la extracción, sigmoidoscopia

Si el médico puede tocar el objeto, generalmente se inyecta anestesia local debajo de la piel y del revestimiento del ano para insensibilizar la zona. Así se logra una mayor abertura anal utilizando un instrumento llamado dilatador rectal, y el objeto puede asirse y extraerse. A veces los médicos administran anestesia general, que relaja el ano y permite la extracción del objeto sin cirugía. Los movimientos ondulatorios naturales de la pared del intestino grueso (peristaltismo) generalmente hacen descender el cuerpo extraño, lo que permite retirarlo.

Ocasionalmente, si el médico no puede palpar el objeto o si este no se puede retirar a través del ano, se necesita una cirugía exploratoria. Para ello se administra anestesia regional o general, de tal modo que el objeto pueda ser empujado suavemente hacia el ano o se pueda abrir el recto y extraer el objeto.

Después de haber retirado el cuerpo extraño, el médico realiza una sigmoidoscopia (un tubo flexible se introduce a través del ano para visualizar la parte baja del intestino grueso, el recto y el ano) para determinar si el recto se ha perforado o ha sufrido algún otro tipo de lesión.