Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Proctitis

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

La proctitis es la inflamación del revestimiento interno de la pared del recto (mucosa rectal).

  • La inflamación tiene causas muy diversas, que van desde la infección hasta la radioterapia.

  • Según cuál sea la causa, la proctitis pueden ser indolora o muy dolorosa.

  • El médico realiza el diagnóstico después de examinar el interior del recto.

  • La proctitis causada por una infección puede tratarse con antibióticos.

La proctitis, una afección cada vez más frecuente, tiene varias causas. Puede ser consecuencia de la enfermedad de Crohn o de la colitis ulcerosa. También puede ser causada por una enfermedad de transmisión sexual (como la gonorrea, la sífilis, una infección por Chlamydia trachomatis, una infección por el virus del herpes simple o la infección por citomegalovirus), especialmente en varones que mantienen relaciones sexuales con otros varones.

Las personas con inmunodeficiencia sufren mayor riesgo de desarrollar proctitis, particularmente a causa de infecciones por el virus del herpes simple o el citomegalovirus.

La proctitis también puede ser causada por una bacteria que no sea transmitida sexualmente, como la Salmonella, o por el uso de un antibiótico que provoca la destrucción de la flora intestinal bacteriana normal, permitiendo de este modo que otras bacterias crezcan en su lugar (Clostridium difficile) (ver Colitis por Clostridium difficile).

Otra causa de proctitis es la radioterapia dirigida al recto o a sus inmediaciones, que suele utilizarse con frecuencia para tratar el cáncer de próstata y el cáncer rectal.

Síntomas

La proctitis generalmente causa hemorragia sin dolor o el paso de moco desde el recto. Cuando las causas son la gonorrea, el herpes simple o el citomegalovirus, el ano y el recto pueden doler intensamente.

Diagnóstico

  • Anoscopia o sigmoidoscopia

  • Análisis de sangre y de heces

  • A veces, colonoscopia

Para establecer el diagnóstico, el médico observa el interior del recto con un anoscopio o un sigmoidoscopio (un tubo usado para visualizar el recto o el ano, ver Endoscopia) y obtiene frotis y muestras de tejido del revestimiento rectal para su examen. El laboratorio puede entonces identificar las bacterias, hongos o virus responsables de la proctitis. También se realizan análisis de sangre para la sífilis y análisis de heces para Clostridium difficile. El médico también puede examinar otras partes del intestino mediante una colonoscopia (examen de todo el intestino grueso con un endoscopio) para detectar una posible enfermedad de Crohn o una colitis ulcerosa.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

Los antibióticos son el mejor tratamiento para la proctitis causada por una infección bacteriana específica. Cuando la proctitis se origina por el uso de algún antibiótico que altera la flora intestinal, el médico prescribe metronidazol o vancomicina, para que elimine las bacterias dañinas que han sustituido a las normales.

Cuando la causa es la radioterapia, puede aplicarse formalina directamente en el área afectada para aliviar los síntomas. Los fármacos antiinflamatorios como la hidrocortisona (un corticoesteroide) o la mesalamina son tratamientos alternativos que pueden proporcionar alivio. Ambas pueden administrarse como enemas o como supositorios. Existen algunos corticoesteroides disponibles en preparaciones de espuma que pueden ser introducidos con un cartucho e impulsados con un émbolo. La mesalazina y otros fármacos antiinflamatorios, como la sulfasalazina y la olsalazina, pueden ser ingeridos por vía oral al mismo tiempo que se administran fármacos por vía rectal, para aumentar los beneficios. Si estas formas de tratamiento no alivian la inflamación, pueden administrarse corticoesteroides por vía oral.

Si la proctitis ha causado hemorragia de la mucosa rectal, el médico puede usar argón plasma, láser, electrocoagulación y sondas térmicas para detener la hemorragia.