Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Prurito anal

(Prurito anal)

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

El picor del ano y de la piel que lo rodea (piel perianal) se llama prurito anal.

Causas

Las causas más frecuentes del prurito anal son:

  • Desconocidas (la mayoría)

  • Relacionadas con la higiene

Muy a menudo, los médicos no identifican ningún trastorno específico como causa del prurito y éste desaparece sin tratamiento después de un tiempo. Muchos otros casos de prurito anal se deben a problemas de higiene. Muy pocos casos derivan de un trastorno específico (ver Causas y características del prurito anal), como lombrices intestinales (oxiuros) o infecciones fúngicas. De las causas específicas, solo se consideran graves la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer anal (ambas son causas poco frecuentes).

Los extremos en la higiene pueden provocar prurito anal, por ejemplo, una limpieza insuficiente deja heces irritantes y restos de sudor en la piel perianal pero con mayor frecuencia, una limpieza demasiado vigorosa, a menudo con toallitas y jabones fuertes, reseca o irrita la piel o bien causa una reacción alérgica de forma puntual. Las hemorroides (ver Hemorroides) pueden dificultar limpiarse a fondo uno mismo después de una evacuación intestinal. Algunas hemorroides producen moco o problemas de incontinencia fecal, que causan prurito.

Una vez comienza el prurito anal, se inicia un ciclo de picor-rascado-picor, en el que el rascado provoca más prurito. A menudo, las personas rascan y frotan tanto la zona pruriginosa que llegan a rasgar la piel. Estos rasguños a veces se infectan, lo que provoca aún más prurito. En ocasiones, las personas afectadas también pueden desarrollar una alergia a las pomadas o a otros tratamientos que utilizan para el prurito.

Valoración

No todos los episodios de prurito anal requieren evaluación inmediata por un médico. La siguiente información puede ayudar a las personas afectadas a decidir si es necesaria la valoración por parte de un médico y a saber qué esperar de la misma.

Signos de alarma

En las personas que padecen prurito anal, algunos síntomas y características son motivo de preocupación, entre los que se incluyen:

  • Supuración por el ano o alrededor de él (fístula exudativa o supurante)

  • Diarrea sanguinolenta

  • Hemorroides abultadas o que protruyen

  • Piel perianal ensuciada con materia fecal

  • Piel perianal engrosada y apagada o mate

Cuándo acudir al médico

Las personas que experimenten prurito anal junto con diarrea con sangre o pus deben ver a un médico en uno o dos días. También en caso de que el prurito se prolongue durante varios días, aunque la visita no es urgente.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa del prurito y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Causas y características del prurito anal).

La anamnesis se centra en cuándo empezó el prurito y cuánto tiempo ha durado. Los médicos preguntan acerca de los siguientes aspectos:

  • Ingestión de alimentos irritantes, en concreto, ácidos o alimentos picantes

  • Hábitos relacionados con la evacuación, incluidos el uso de toallitas, pomadas (también las utilizadas para tratar el prurito), aerosoles y jabones aplicados en el ano

  • Hábitos de higiene, en particular la frecuencia de duchas y baños

  • Infecciones conocidas o trastornos (tales como diabetes, hemorroides o psoriasis)

  • Uso reciente de antibióticos

La exploración física se centra en el aspecto del ano y la piel perianal. En esta zona, el médico busca a lo siguiente:

  • Aspecto opaco y engrosado de la piel

  • Signos de infección derivada del rascado

  • Hemorroides, lesiones, fístulas y rasguños (causados por rascarse y frotarse)

  • Sarna u oxiuros (lombrices)

Causas y características del prurito anal

Causa

Características comunes*

Pruebas

Trastornos anales o rectales

Enfermedad inflamatoria intestinal (como la enfermedad de Crohn)

Supuración

Dolor rectal (a veces) y/o abdominal (a menudo)

A veces, diarrea

Examen de la porción inferior del intestino grueso, el recto y el ano con un endoscopio (sigmoidoscopia) o de todo el intestino grueso (colonoscopia)

Hemorroides (internas o externas)

Con las hemorroides internas, sangrado (pequeña cantidad de sangre en el papel higiénico o en la taza del inodoro)

Con las hemorroides externas, un bulto doloroso e inflamado en el ano

Exploración por un médico

Por lo general, exploración del recto con un endoscopio (anoscopia) o sigmoidoscopia

Infecciones

Infección bacteriana (causada por el rascado)

Zona enrojecida e inflamada, a veces rasguños visibles

Exploración por un médico

Infección por levaduras (Candida)

Erupción cutánea alrededor del ano

Exploración por un médico

A veces, examen de una muestra de la piel rascada bajo el microscopio (para identificar el hongo)

Oxiuros

En general, en niños

A veces presente en varios miembros de la familia

Examen microscópico de una cinta transparente aplicada en la zona anal para detectar los huevos de lombriz u oxiuros

Sarna o escabiosis

Prurito intenso, que suele empeorar por la noche

Posiblemente prurito en otras partes del cuerpo

Posiblemente, líneas finas de color rosa, que sobresalen ligeramente creando surcos en las zonas afectadas

Exploración por un médico

Análisis de los rasguños en la piel

Trastornos cutáneos

Dermatitis atópica

Erupción cutánea pruriginosa, enrojecida, supurativa y costrosa

Exploración por un médico

Psoriasis

A veces, placas cutáneas pruriginosas o dolorosas

Exploración por un médico

Fármacos

Antibióticos

Uso actual o reciente de un antibiótico

Eliminación del fármaco para comprobar si los síntomas remiten

Alimentos y complementos alimenticios

Cerveza, cafeína, chocolate, pimientos picantes, productos lácteos, frutos secos, productos con tomate, cítricos, especias o comprimidos de vitamina C

Síntomas que aparecen tras la ingestión de una sustancia

Eliminación de la sustancia de la alimentación para comprobar si remiten los síntomas

Problemas de higiene

Sudoración excesiva

La persona describe sudoración excesiva, en particular con el uso de ropa ajustada y/o sintética

Medidas para limitar el sudor (tales como el uso de ropa interior suelta de algodón y el cambio frecuente de la misma) para comprobar si remiten los síntomas

Limpieza excesivamente meticulosa o agresiva de la zona anal

Limpieza deficiente

Prácticas inadecuadas de limpieza descritas por la persona

Cambio en los hábitos de limpieza para comprobar si remiten los síntomas

Irritantes dérmicos

Preparados anestésicos, pomadas, jabones y toallitas húmedas

Uso de una sustancia posiblemente irritante descrito por la persona

Evitar la sustancia para comprobar si remiten los síntomas

*Las características incluyen síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Pruebas complementarias

Si los médicos no ven ninguna anomalía en o alrededor del ano, no suelen hacer pruebas y simplemente tratan los síntomas de la persona afectada. Si hay alguna alteración visible en la piel, los médicos pueden examinar un raspado de la piel perianal para descartar una infección por hongos. A veces aplican a la persona un anestésico local y extraen una pequeña muestra de tejido para examinarla bajo el microscopio (biopsia cutánea).

Los oxiuros son raramente la causa del prurito anal. No obstante, si se sospecha la presencia de oxiuros, que en la mayoría de los casos aparecen en niños en edad escolar, pueden recogerse huevos utilizando una cinta adhesiva transparente en la región anal para confirmar el diagnóstico (ver Infección por oxiuros).

Los médicos también pueden examinar el ano con un tubo corto y rígido (un procedimiento denominado anoscopia) para comprobar si hay hemorroides internas.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Higiene y alivio de los síntomas

El mejor tratamiento para el prurito anal consiste en tratar el trastorno subyacente; por ejemplo, se pueden tomar medicamentos para las infecciones parasitarias y aplicar cremas para las infecciones por hongos.

Pueden eliminarse de la dieta los alimentos irritantes o evitarlos durante un tiempo para ver si disminuye el prurito. Si es posible, interrumpir la toma de antibióticos o cambiarlos.

Higiene y alivio de los síntomas

La higiene adecuada es importante. Después de evacuar, la zona anal se debe limpiar con un paño de algodón absorbente o un paño corriente, suave, humedecido con agua tibia o un limpiador comercial específico para hemorroides. Se debe evitar el uso de jabones y toallitas humedecidas.

Se puede combatir el exceso de humedad espolvoreando almidón no medicado o talco con frecuencia.

Los ungüentos o pomadas con corticoesteroides (como la hidrocortisona al 1%) a menudo ayudan a aliviar los síntomas.

Debe usarse una vestimenta ancha y ropa de cama ligera.

Conceptos clave

  • Las lombrices intestinales en los niños y las cuestiones relacionadas con la higiene en los adultos son causas frecuentes.

  • Los alimentos y los detergentes o jabones pueden causar picor o prurito anal.

  • Unas prácticas de higiene adecuadas (limpieza cuidadosa, pero suave, evitar jabones y productos químicos fuertes y disminuir la humedad de la piel) pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Recursos en este artículo