Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Esofagitis eosinófila

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

La esofagitis eosinofílica es un trastorno inflamatorio en el que la pared del esófago se llena de un gran número de eosinófilos, un tipo de glóbulos blancos.

La esofagitis eosinofílica puede aparecer en cualquier etapa de la vida situada entre el periodo de lactancia y los primeros años de vida adulta. En ocasiones se produce en adultos mayores y es más frecuente entre los hombres.

Este trastorno puede estar causado por una reacción alérgica a ciertos alimentos en personas que presentan factores de riesgo genéticos. La reacción alérgica provoca una inflamación que irrita el esófago y que a largo plazo puede conducir a un estrechamiento crónico (estenosis) del esófago (ver Complicaciones).

Síntomas

Pueden aparecer síntomas similares a los de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE, ver Reflujo gastroesofágico (ERGE)), en particular ardor de estómago o acidez. Los lactantes y los niños pueden negarse a comer, y tener vómitos y dolor abdominal o torácico. Las personas con estenosis (por lo general los adultos que han sufrido esofagitis durante mucho tiempo) pueden tener comida alojada en el esófago. Las personas afectadas también pueden sufrir otros trastornos alérgicos, como asma.

Diagnóstico

Los médicos sospechan el diagnóstico en personas con síntomas de ERGE que no remiten con el tratamiento habitual (ver Reflujo gastroesofágico (ERGE) : Tratamiento) y en adultos que tienen comida alojada en el esófago. Para diagnosticar la enfermedad, los médicos exploran el esófago con una sonda flexible (endoscopio, ver Endoscopia). Durante la endoscopia, los médicos extirpan muestra de tejido para examinarla al microscopio (lo que se denomina biopsia).

También indican pruebas de alergia para identificar posibles factores desencadenantes (ver Alergias alimentarias : Diagnóstico). También se pueden realizar pruebas cutáneas y una prueba de radioalergoadsorción (ver Diagnóstico).

Tratamiento

Habitualmente el médico da instrucciones a la persona afectada para cambiar su dieta. Cualquier alergia alimentaria identificada a partir de las pruebas de alergia se elimina de la dieta o bien la persona puede seguir una dieta de eliminación diseñada por su médico (ver Diagnóstico).

Los corticosteroides (como la fluticasona y la budesonida) que se tragan para recubrir el esófago pueden ayudar a reducir la inflamación. Se puede utilizar un inhalador de fluticasona o budesonida e insuflar el fármaco en el interior de la cavidad bucal, sin inhalarlo, y después tragarlo. De esta manera el fármaco recubre el esófago y no entra en los pulmones. La budesonida también se puede mezclar con un sustituto del azúcar y un líquido y se ingiere. Puede enjuagarse la boca después de utilizarlos para ayudar a prevenir una infección fúngica en la boca (candidiasis oral, ver Candidiasis).

Si la persona tiene un estrechamiento del esófago, el médico infla un globo en el interior del esófago para dilatarlo. Los médicos suelen realizar varias dilataciones utilizando globos de tamaños cada vez mayores para impedir que el esófago se desgarre.