Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infección esofágica

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

La infección esofágica se produce principalmente en personas que sufren alteraciones en los mecanismos de defensa que protegen al esófago de infecciones. Las causas principales son Candida albicans, el virus del herpes simple y el citomegalovirus.

Hay varios mecanismos defensivos que protegen al esófago contra las infecciones. Entre estos se incluyen la saliva, el movimiento normal (motilidad) del esófago y las células del sistema inmunitario. Por lo tanto, las personas con mayor riesgo de infección son las afectadas por sida, aquellas a las que se ha trasplantado algún órgano y las afectadas de alcoholismo, diabetes, desnutrición, cáncer o trastornos del movimiento (motilidad) del esófago. En todos estos casos puede producirse una infección (ver Candidiasis). Las infecciones por el virus del herpes simple (Infecciones por el virus herpes simple) y la infección por citomegalovirus (Infección por citomegalovirus (CMV)) se producen principalmente en las personas que tienen sida o que han sido sometidas a un trasplante de órganos y están tomando medicamentos inmunodepresores.

¿Sabías que...?

  • La saliva ayuda a proteger el esófago de las infecciones.

El síntoma característico es el dolor al tragar (odinofagia). Algunas personas también experimentan dificultad para tragar (disfagia, ver Dificultad para tragar). Estas infecciones también pueden causar úlceras (llagas), irritación e inflamación del esófago (esofagitis).

A veces, el médico puede ver signos de infección por Candida en la boca (candidiasis oral, ver Candidiasis) en personas que padecen una infección esofágica por Candida. Generalmente, no suelen observarse anomalías en la boca de las personas afectadas por una infección por el virus del herpes simple o por citomegalovirus. Para diagnosticar una infección esofágica, el médico suele explorar el esófago mediante un tubo de visualización flexible provisto de una cámara en su extremo (esofagoscopia, ver Endoscopia).

A las personas con infección por Candida se les suele administrar un medicamento de acción antifúngica (también llamados antimicóticos), como, por ejemplo, el fluconazol. Este fármaco se administra por vía oral o, si hay dificultad para tragar, por vía intravenosa.

Para tratar la infección por herpes simple o por citomegalovirus se administran medicamentos de acción antivírica, como por ejemplo el aciclovir o el ganciclovir por vía intravenosa.

Recursos en este artículo