Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las obstrucciones del esófago

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

El esófago puede estrecharse u obstruirse por completo (bloquearse). En raras ocasiones, la causa es hereditaria (por ejemplo, anillos en la parte baja del esófago, ver Anillo esofágico inferior) o la existencia de membranas esofágicas (ver Membranas esofágicas). En la mayoría de los casos, la causa es la progresión de una lesión del esófago o el crecimiento de un tumor. La comida y los cuerpos extraños (ver Bezoares y cuerpos extraños del tubo digestivo) también pueden bloquear el esófago. Las lesiones que pueden evolucionar hacia un bloqueo pueden ser debidas al daño causado por el reflujo de ácido desde el estómago al interior del esófago (reflujo gastroesofágico o ERGE, ver Reflujo gastroesofágico (ERGE)), por lo general a lo largo de varios años. La lesión también puede ser consecuencia del consumo de medicamentos en forma de pastilla o por la ingestión de sustancias corrosivas (ver Introducción a las lesiones esofágicas). El estrechamiento también puede ser producido por compresión de la pared exterior del esófago. Esta compresión puede tener causas diversas, como el aumento de tamaño de la aurícula izquierda del corazón, un aneurisma aórtico, una malformación de un vaso sanguíneo (disfagia lusoria, ver Disfagia lusoria), una glándula tiroidea anómala, una neoplasia ósea de la columna vertebral o un cáncer, generalmente de pulmón. Otra causa grave de estrechamiento del conducto esofágico es un tumor de esófago no canceroso (benigno) o canceroso (maligno) (ver Tumores benignos del esófago y ver Cáncer de esófago).

Dado que todos estos trastornos reducen el diámetro del esófago, las personas que padecen alguno de ellos suelen tener dificultad para tragar alimentos sólidos, sobre todo carne y pan. La dificultad para tragar líquidos, en el caso de que llegue a producirse, aparece mucho más tarde.

Para diagnosticar un bloqueo en el esófago, se realiza una exploración del esófago con una sonda flexible (endoscopia digestiva alta, ver Endoscopia). En este procedimiento, los médicos extirpan muestra de tejido para examinarla al microscopio (lo que se denomina biopsia). A veces se indica un tipo de radiografía con contraste de bario denominada papilla baritada (ver Estudios radiológicos).

El tratamiento y la evolución dependen de cuál sea la causa.