Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Íleo

(íleo paralítico o adinámico, paresia intestinal)

Por Parswa Ansari, MD, Assistant Professor and Program Director in Surgery, Hofstra Northwell - Lenox Hill Hospital, New York

El íleo es la ausencia temporal de los movimientos normales de contracción de la pared intestinal.

  • Son causas frecuentes la cirugía abdominal y los fármacos que interfieren con los movimientos intestinales.

  • Aparece hinchazón, vómitos, estreñimiento, retortijones y pérdida de apetito.

  • El diagnóstico se establece mediante una radiografía.

  • Se deja a la persona en ayunas y en ocasiones se introduce un fino tubo de succión a través de la nariz hasta el estómago.

Al igual que en la obstrucción (bloqueo) intestinal, el íleo impide el tránsito del contenido intestinal. Aunque, a diferencia de la obstrucción mecánica, el íleo raramente causa una perforación.

El íleo ocurre con frecuencia en las 24 a 72 horas posteriores a una cirugía abdominal, especialmente cuando los intestinos han sido manipulados. Los fármacos, especialmente los analgésicos opiáceos y los medicamentos anticolinérgicos, (ver Anticolinérgicos: ¿Qué son los efectos anticolinérgicos?) son una causa frecuente de íleo. El íleo también puede ser causado por una infección en el abdomen, como la apendicitis o la diverticulitis. Algunos trastornos extraintestinales, como la insuficiencia renal, la hipofunción de la glándula tiroidea o las concentraciones anómalas de electrólitos en sangre (por ejemplo, una concentración baja de potasio o alta de calcio) pueden provocar íleo.

Síntomas de íleo

Los síntomas del íleo son hinchazón abdominal causada por el acúmulo de gas y líquidos, náuseas, vómitos, estreñimiento importante, pérdida del apetito y retortijones.

Diagnóstico de íleo

  • Exploración por un médico

  • Radiografía

Al escuchar con el estetoscopio, el médico detecta muy pocos de los ruidos realizados normalmente por un intestino funcional (ruidos intestinales), o incluso ninguno.

La radiografía del abdomen muestra las asas intestinales dilatadas.

Tratamiento del íleo

  • Restricción temporal de ingesta de alimentos y líquidos por vía oral

  • Líquidos de administración intravenosa

  • Succión a través de sonda nasogástrica

Con la restricción de alimentos y líquidos por vía oral, el íleo suele resolverse por sí solo después de 1 a 3 días. Durante este tiempo, se administran, por vía intravenosa, líquidos y electrólitos (como sodio, cloruro y potasio). Siempre que sea posible, se interrumpe o disminuye la dosis de analgésicos potentes, los denominados analgésicos opioides.

La aparición de vómitos intensos es poco frecuente, pero si se produce, debe aliviarse la acumulación de gases y líquido ocasionada por el íleo. Habitualmente, se introduce por la nariz una sonda hasta el estómago o el intestino delgado (sonda nasogástrica), que se conecta a un sistema de aspiración para aliviar la presión y la dilatación (distensión). No se permite a la persona comer ni beber nada hasta que se haya normalizado (o restablecido) la actividad intestinal. A veces, si el problema afecta principalmente el intestino grueso, se introduce una sonda a través del ano hasta el interior del intestino grueso para aliviar la presión.