Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Íleo

(íleo paralítico o adinámico)

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

El íleo (íleo paralítico, íleo adinámico) es la ausencia temporal de los movimientos normales de contracción de la pared intestinal.

  • Son causas frecuentes la cirugía abdominal y los fármacos que interfieren con los movimientos intestinales.

  • Aparece hinchazón, vómitos, estreñimiento, retortijones y pérdida de apetito.

  • El diagnóstico se establece mediante una radiografía.

  • Se deja a la persona en ayunas y se introduce un fino tubo de succión a través de la nariz hasta el estómago.

Al igual que en la obstrucción (bloqueo) intestinal, el íleo impide el tránsito del contenido intestinal. Aunque, a diferencia de la obstrucción mecánica, el íleo raramente causa una perforación.

El íleo ocurre con frecuencia en las 24 a 72 horas posteriores a una cirugía abdominal, especialmente cuando los intestinos han sido manipulados. Los fármacos, especialmente los analgésicos opiáceos y los medicamentos anticolinérgicos, (ver Anticolinérgicos: ¿Qué son los efectos anticolinérgicos?) son una causa frecuente. El íleo también puede ser causado por una infección en el abdomen, como la apendicitis o la diverticulitis. Algunos trastornos extraintestinales, como la insuficiencia renal, la hipofunción de la glándula tiroidea o las concentraciones anómalas de electrólitos en sangre (por ejemplo, una concentración baja de potasio o alta de calcio) pueden provocar íleo.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas del íleo son hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, estreñimiento importante, pérdida del apetito y retortijones.

Al escuchar con el estetoscopio, el médico detecta muy pocos de los ruidos realizados normalmente por un intestino funcional (ruidos intestinales), o incluso ninguno. La radiografía del abdomen muestra las asas intestinales dilatadas.

Tratamiento

Debe aliviarse la acumulación de gases y líquido ocasionada por el íleo. Habitualmente, se introduce por la nariz una sonda hasta el estómago o el intestino delgado, que se conecta a un sistema de aspiración para aliviar la presión y la dilatación (distensión). No se permite a la persona comer ni beber nada hasta que se haya normalizado (o restablecido) la actividad intestinal. Se administran, por vía intravenosa, líquidos y electrólitos (como sodio, cloruro y potasio). A veces, si el problema afecta principalmente el intestino grueso, se introduce una sonda a través del ano hasta el interior del intestino grueso para aliviar la presión.