Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hernias de la pared abdominal

Por Parswa Ansari, MD, Assistant Professor and Program Director in Surgery, Hofstra Northwell - Lenox Hill Hospital, New York

Una hernia de la pared abdominal es una protrusión del intestino a través de una abertura o de una zona débil de la pared abdominal.

  • Una hernia de la pared abdominal causa una protuberancia perceptible, pero pocas molestias.

  • El diagnóstico se establece por la exploración física y a veces con ayuda de una ecografía o de una tomografía computarizada.

  • Se requiere cirugía reparadora de la hernia.

Las hernias abdominales son muy frecuentes sobre todo en los varones. En los Estados Unidos, por ejemplo, se realizan unas 700 000 operaciones de hernia cada año. Las hernias suelen denominarse por el área en la que aparecen.

La pared abdominal es gruesa y resistente en su mayor parte; por eso, las hernias suelen producirse en una zona de debilidad en la que se ha cerrado una abertura existente con anterioridad. Levantar demasiado peso o realizar esfuerzos de modo excesivo pueden provocar que la hernia sea más evidente, pero no causan su formación.

Hernia inguinal

Las hernias inguinales aparecen en el pliegue inguinal o en el escroto. Son más frecuentes en los varones. Son de dos tipos, directas e indirectas, según el lugar exacto donde se producen. Las hernias inguinales se producen también en niños.

Hernia umbilical

Las hernias umbilicales se producen alrededor del ombligo. Muchos bebés tiene una pequeña hernia umbilical porque la abertura por la que pasan los vasos sanguíneos del cordón umbilical no se ha cerrado por completo. En los niños más pequeños, a veces los médicos controlan las hernias umbilicales para ver si se cierran por sí solas.

Algunos adultos tienen una hernia umbilical a causa de la obesidad, el embarazo o un exceso de líquido en el abdomen (ascitis).

Hernia femoral

Puede desarrollarse una hernia justo por debajo del pliegue de la ingle, en la mitad del muslo donde la arteria y la vena femorales salen del abdomen en dirección a la pierna. Este tipo de hernia es más frecuente en las mujeres.

Hernia incisional

A veces, las hernias aparecen a través de una incisión quirúrgica de la pared abdominal. Este tipo de hernia puede aparecer muchos años después de la cirugía.

Incarceración y estrangulación

A veces, un asa intestinal queda atrapada en la hernia, un trastorno llamado encarcelación o incarceración. Una hernia incarcerada o encarcelada puede bloquear (obstruir) el intestino. En raras ocasiones, la hernia aprisiona el intestino tan fuertemente que interrumpe el aporte de sangre, lo que se denomina estrangulación. En este caso, el asa intestinal atrapada puede gangrenarse en menos de 6 horas. Con la gangrena, la pared intestinal muere, produciendo normalmente su ruptura, lo que conduce a peritonitis (inflamación y generalmente infección de la cavidad abdominal), choque y, si no se trata, la muerte. (ver figura Causas del estrangulamiento intestinal.)

Hernia del deporte

Una hernia del deporte o del deportista no es una verdadera hernia porque no hay abertura ni debilidad en la pared abdominal. Tampoco hay protrusión del contenido abdominal. En cambio, el trastorno implica un desgarro de uno o más músculos, tendones o ligamentos en la parte inferior del abdomen o en la ingle, en particular donde estos se adhieren al hueso púbico. El término de « hernia del deporte » puede derivarse de que el dolor se produce en la misma zona que en el caso de una hernia inguinal.

¿Sabías que...?

  • Una hernia del deporte no es realmente una hernia. Es un desgarro de un músculo, un tendón o un ligamento en una parte del abdomen en la que es común la aparición de hernias.

Síntomas

La mayoría de las personas afectadas suelen observar únicamente la presencia de un bulto en la zona donde se localiza la hernia. A veces, la hernia aparece solo al levantar peso, toser o hacer un esfuerzo. Suele producir pocas molestias o ninguna, y el bulto puede ser introducido de nuevo hacia dentro (reducido) por la persona afectada o por el médico.

Una hernia incarcerada (encarcelada) no presenta síntomas adicionales, pero el bulto no puede ser reducido.

Una hernia estrangulada causa dolor constante que aumenta de forma gradual, típicamente con náuseas y vómitos, no puede ser reducida y es dolorosa al tacto.

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

  • A veces, pruebas de diagnóstico por la imagen

Los médicos establecen el diagnóstico de las hernias basándose principalmente en la exploración física. Los bultos en la ingle que parecen hernias pueden ser ganglios linfáticos inflamados o testículos no descendidos. Una inflamación del escroto puede ser un varicocele (un trastorno en el que las venas que recogen la sangre de un testículo aumentan de calibre) o un espermatocele (un quiste en una bolsa que se forma cerca del conducto enrollado donde el esperma se almacena hasta que está maduro [epidídimo]).

Algunas veces el médico realiza una ecografía o una tomografía computarizada (TC) para ayudar a determinar el diagnóstico.

Tratamiento

  • Reparación quirúrgica

Las hernias umbilicales en lactantes raramente se estrangulan y no reciben tratamiento. La mayoría desaparecen sin tratamiento en unos años. Si las hernias umbilicales son muy grandes, pueden repararse cuando el niño alcanza los 2 años.

Las hernias umbilicales en adultos causan problemas estéticos y pueden repararse en el momento en que la persona lo considere conveniente (lo que se denomina cirugía electiva). Aunque las hernias umbilicales en adultos por lo general no suelen estrangularse o encarcelarse, estas complicaciones pueden producirse.

Dado que otros tipos de hernias tienen mayor probabilidad de estrangularse, los médicos suelen repararlas quirúrgicamente cuando se diagnostican. Si la hernia está incarcerada (encarcelada) o estrangulada, la cirugía se efectúa inmediatamente. De lo contrario, la cirugía es electiva. La reparación quirúrgica tiene como objetivo cerrar o cubrir la abertura de modo que el contenido abdominal no pueda retroceder. La cirugía suele aliviar los síntomas de una hernia en función de su tamaño y del malestar que cause.

Sujetar la hernia hacia dentro mediante cintas, vendas u otros medios, a veces ayuda a la persona a sentirse más cómoda, pero no disminuye el riesgo de estrangulación ni permite que la abertura se cierre. Es por ello que no se recomiendan estos tratamientos. Solo las hernias umbilicales de los niños remiten sin tratamiento.

Recursos en este artículo