Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Isquemia mesentérica aguda

Por Parswa Ansari, MD, Assistant Professor and Program Director in Surgery, Hofstra Northwell - Lenox Hill Hospital, New York

La isquemia mesentérica aguda es una obstrucción súbita del flujo sanguíneo a una parte del intestino, que puede conducir a gangrena y perforación.

  • Se produce de modo súbito un dolor abdominal intenso.

  • Puede realizarse una angiografía.

  • Es necesaria una intervención quirúrgica inmediata.

La isquemia mesentérica aguda tiene múltiples causas, de las cuales las más frecuentes son:

  • embolia arterial

  • trombo arterial

La embolia arterial consiste en la formación de un coágulo sanguíneo o un fragmento de material de una placa ateroesclerótica (la acumulación de colesterol y otros materiales grasos en una arteria) que viaja desde su origen en el corazón o la aorta hasta alojarse en las arterias más pequeñas (en este caso, del intestino).

Un trombo arterial es un coágulo sanguíneo que se forma de manera espontánea en las arterias o las venas intestinales y obstruye el flujo sanguíneo.

Algunas veces el flujo no se bloquea totalmente, pero es insuficiente a causa de un bajo gasto cardíaco (como en la insuficiencia cardíaca o el choque) o a causa de ciertas drogas (como la cocaína) que estrechan los vasos sanguíneos. En general, las personas mayores de 50 años tienen un riesgo más elevado.

La obstrucción del flujo sanguíneo durante más de 10 a 12 horas causa la muerte de la zona del intestino afectada, permitiendo que las bacterias intestinales invadan el organismo. Si se produce la muerte intestinal, es probable la aparición de choque (shock), insuficiencia orgánica y fallecimiento.

Síntomas

Inicialmente, la persona afectada tiene dolor abdominal intenso, generalmente de aparición súbita, pero el abdomen solo se nota ligeramente hipersensible cuando el médico lo presiona durante la exploración. Más tarde, cuando empieza a producirse la muerte intestinal, la exploración del abdomen por parte del médico causa un dolor más intenso.

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

  • Angiografía por TC

Si la persona afectada presenta síntomas característicos de isquemia mesentérica aguda o si el abdomen está muy sensible a la palpación, el médico suele indicar una cirugía inmediata.

Si el diagnóstico de isquemia mesentérica aguda no está claro, los médicos pueden practicar una angiografía por tomografía computarizada (TC especial en la que se utiliza un colorante radiopaco inyectado en una vena del brazo para producir imágenes de los vasos sanguíneos) para ver si hay inflamación de los intestinos o bloqueos en las arterias que suministran sangre al intestino.

Pronóstico

Si el médico puede establecer el diagnóstico e iniciar el tratamiento en una fase temprana, la persona afectada suele recuperarse bien. Si no se llega al diagnóstico y no se instaura un tratamiento hasta que parte del intestino afectado ha muerto, entre el 70 y el 90% de los casos son mortales. Cuando casi todo el intestino delgado ha muerto o se ha extirpado, la persona afectada no puede sobrevivir.

Tratamiento

  • Cirugía

  • Angiografía

  • Medicamentos para prevenir la coagulación

Si la isquemia mesentérica se diagnostica durante una intervención quirúrgica, a veces puede resolverse la obstrucción del vaso sanguíneo o realizar una derivación (bypass), pero otras veces debe extirparse la parte de intestino afectada. Si la isquemia mesentérica se diagnostica durante una angiografía por TC, los médicos pueden tratar de resolver la obstrucción en los vasos sanguíneos mediante angiografía. Durante la angiografía, se introduce un tubo delgado y flexible (catéter) en una arteria, generalmente por la ingle, y se pasa hasta las arterias intestinales. Si durante la angiografía se observa una obstrucción, a veces esta puede eliminarse mediante la inyección de ciertos medicamentos, succionando un coágulo de sangre con un catéter especial de angiografía, o inflando un pequeño globo dentro de la arteria para ensancharla y colocar a continuación un pequeño tubo o malla de un material especial (stent) para mantenerla abierta. Si los médicos no logran restablecer con éxito el flujo sanguíneo con alguno de estos procedimientos, la persona afectada necesita cirugía para eliminar la obstrucción o bien para extirpar la parte del intestino afectada.

Después de la recuperación, muchas personas necesitan tomar un fármaco para prevenir la formación de coágulos.