Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Obstrucción intestinal

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

La obstrucción intestinal es un bloqueo que impide completamente o altera de manera importante el tránsito del contenido intestinal.

  • La causa más frecuente en adultos es el tejido cicatricial derivado de una intervención quirúrgica abdominal previa, hernias y tumores.

  • Son síntomas frecuentes el dolor, la fiebre, la hinchazón y la falta de interés por la comida.

  • El diagnóstico se basa en los resultados de la exploración física y radiológica.

  • Con frecuencia, es necesaria una cirugía para liberar la obstrucción.

La obstrucción puede producirse en cualquier segmento del intestino delgado o grueso y puede ser parcial o completa. El segmento intestinal que queda por encima de la obstrucción continúa funcionando. Esta parte del intestino se dilata a medida que se va llenando de alimentos, líquido, secreciones digestivas y gas. El revestimiento intestinal se hincha y se inflama. Si la obstrucción no se trata, el intestino puede perforarse, liberando su contenido y causando inflamación e infección de la cavidad abdominal (peritonitis).

Causas

En recién nacidos y niños pequeños, la obstrucción intestinal suele estar causada por un defecto congénito, una masa dura de contenido intestinal (meconio), una torsión de un asa intestinal (vólvulo), atresia intestinal o la invaginación de un segmento de intestino dentro de otro (invaginación intestinal o intususcepción).

En los adultos, las causas más frecuentes son bandas de tejido cicatricial derivado de cirugías abdominales previas (adherencias), partes del intestino que protruyen por una abertura anómala (hernia) y tumores. La probabilidad de cada causa particular varía dependiendo de la parte del intestino afectada.

La obstrucción del primer segmento del intestino delgado (duodeno) puede ser causada por un cáncer de páncreas, la cicatización patológica derivada de una úlcera o la enfermedad de Crohn. En raras ocasiones, otras partes del intestino se obstruyen por un cálculo biliar, una masa de alimentos sin digerir o la presencia de gusanos parasitarios.

La obstrucción del intestino grueso suele estar causada por cáncer, diverticulitis o una masa dura de materia fecal (impactación fecal). Las adherencias y los vólvulos son causas menos frecuentes de obstrucción del intestino grueso.

Estrangulación

La interrupción del aporte de sangre al intestino a causa de una obstrucción se denomina estrangulación; dicha afección ocurre en cerca del 10 al 20% de las personas con obstrucción del intestino delgado. Por lo general, la estrangulación se produce cuando parte del intestino queda atrapada en una abertura anómala (hernia estrangulada), vólvulo o invaginación intestinal (intususcepción). Puede desarrollarse gangrena en tan solo 6 horas. Con la gangrena, la pared intestinal muere, generalmente ocasionando una perforación, la cual conduce a peritonitis y choque (shock); en caso de no recibir tratamiento, causa la muerte.

Causas del estrangulamiento intestinal

El estrangulamiento intestinal (interrupción del flujo sanguíneo al intestino), se produce por una de sus tres causas posibles.

Síntomas y diagnóstico

La obstrucción intestinal suele causar dolor abdominal de tipo cólico, acompañado de hinchazón y desinterés por la comida (anorexia). Los vómitos son frecuentes en las obstrucciones del intestino delgado, pero son menos frecuentes y empiezan más tarde en las obstrucciones del intestino grueso. La obstrucción completa provoca estreñimiento grave, mientras que la obstrucción parcial puede causar diarrea. Si se produce estrangulación, el dolor se vuelve intenso y constante. La fiebre es frecuente y particularmente probable si se perfora la pared intestinal.

El médico examina el abdomen para valorar la presencia de sensibilidad al tacto, hinchazón o masas. Cuando se produce una obstrucción, el abdomen está casi siempre hinchado. Los sonidos normales que produce el funcionamiento intestinal (ruidos intestinales) que pueden oírse con un estetoscopio, pueden estar muy amplificados o estar ausentes. La respuesta dolorosa del abdomen a la palpación realizada por el médico no es muy intensa a menos que una perforación haya causado peritonitis.

Las radiografías pueden mostrar asas intestinales dilatadas que indican la localización de la obstrucción. Las radiografías también pueden mostrar aire alrededor del intestino o bajo la capa muscular que separa el abdomen y el tórax (diafragma). En condiciones normales no existe aire en esas localizaciones, por lo que son un signo de perforación o de una necrosis o muerte intestinal.

Tratamiento

Si se sospecha que una persona tiene una obstrucción intestinal, se la hospitaliza. Por lo general, se introduce una sonda larga y fina a través de la nariz hasta alcanzar el estómago o el intestino. Se aplica succión a la sonda para aspirar el material acumulado por encima de la obstrucción. Se administran por vía intravenosa líquidos y electrólitos (sodio, cloruro y potasio) con el fin de reponer el agua y las sales perdidas por los vómitos o la diarrea.

A veces, la obstrucción se resuelve sin otro tratamiento, especialmente si está causada por cicatrices o adherencias. Ocasionalmente, para tratar algunos trastornos como la torsión de un segmento de la parte baja del colon, se puede emplear un endoscopio (un tubo flexible de visualización) insertado a través del ano, o un enema de bario que infla el intestino grueso. Más a menudo, sin embargo, la cirugía se lleva a cabo lo antes posible si los médicos temen una estrangulación. La causa de la obstrucción y el aspecto del intestino determinan si el cirujano puede aliviar la obstrucción sin extirpar un segmento intestinal. Algunas veces, las adherencias pueden cortarse para liberar el segmento atrapado del intestino, aunque tienden a recurrir. En algunos casos se requiere una colostomía (ver figura Qué es la colostomía).

Recursos en este artículo