Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cetoacidosis diabética

Por Preeti Kishore, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of Endocrinology, Albert Einstein College of Medicine

La cetoacidosis diabética es una complicación aguda de la diabetes que se presenta principalmente en la diabetes mellitus tipo 1.

  • Los síntomas de la cetoacidosis diabética incluyen náuseas, vómitos, dolor abdominal, y un olor característico a fruta en el aliento.

  • La cetoacidosis diabética se diagnostica cuando los análisis de sangre muestran valores altos de glucosa, cetonas y ácido.

  • El tratamiento de la cetoacidosis diabética consiste en la reposición de líquidos por vía intravenosa y administración de insulina.

  • Sin tratamiento, la cetoacidosis diabética evoluciona hasta el coma y la muerte.

Existen dos tipos de diabetes mellitus: tipo 1 y tipo 2. En ambos tipos. El nivel de azúcar (glucosa) en la sangre está elevado.

La glucosa es una de las principales fuentes de energía del cuerpo. La insulina es una hormona producida por el páncreas. Esta hormona ayuda a que la glucosa pase de la sangre al interior de las células. Una vez en el interior de las células, la glucosa se convierte en energía o se almacena como grasa o como glucógeno hasta que sea necesaria.

Cuando no hay suficiente insulina, la mayoría de las células no pueden utilizar la glucosa que se encuentra en la sangre. Pero estas células siguen necesitando energía para sobrevivir, por lo que ponen en marcha un mecanismo de emergencia para obtenerla. Las células grasas comienzan un proceso de descomposición en el que producen unos compuestos llamados cetonas. Las cetonas no solo proporcionan algo de energía a las células, sino que también acidifican mucho la sangre (cetoacidosis).

La cetoacidosis que se produce en las personas con diabetes se llama cetoacidosis diabética. La cetoacidosis diabética se presenta principalmente en personas que tienen diabetes tipo 1 debido a que su cuerpo produce poca insulina o no la produce en absoluto. Sin embargo, en raras ocasiones, algunas personas con diabetes tipo 2 desarrollan cetoacidosis. Las personas que abusan del alcohol también pueden desarrollar cetoacidosis (cetoacidosis alcohólica).

Causas

La cetoacidosis diabética es a veces el primer signo de que la persona (con frecuencia niños, Ver también Cetoacidosis diabética) ha desarrollado diabetes. En las personas que saben que tienen diabetes, la cetoacidosis diabética puede ocurrir por dos razones principales:

  • Las personas dejan de tomar su dosis de insulina

  • Una enfermedad supone un estrés para el cuerpo

Una enfermedad por lo general aumenta la necesidad de energía que requiere el cuerpo. Por lo tanto, cuando las personas enferman, a menudo necesitan más insulina para transportar una mayor cantidad de glucosa a sus células. Si la gente no toma una mayor cantidad de insulina cuando están enfermos, pueden desarrollar cetoacidosis diabética. Entre las enfermedades comunes que pueden desencadenar la cetoacidosis diabética se incluyen:

  • Infecciones (como neumonía e infección del tracto urinario)

  • Infarto de miocardio

  • Accidente cerebrovascular (ictus)

  • Pancreatitis

Síntomas

Los síntomas iniciales de la cetoacidosis diabética son: sed y micción excesivas, adelgazamiento, náuseas, vómitos, fatiga y, sobre todo en los niños, dolor abdominal. La respiración se vuelve rápida y profunda, debido a que el organismo intenta corregir la acidez de la sangre. El aliento tiene un olor afrutado o similar al de los productos que quitan el esmalte de las uñas, producido por las cetonas expulsadas en la respiración. Sin tratamiento, la cetoacidosis diabética evoluciona hasta el coma y la muerte, a veces en cuestión de horas.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre para determinar los niveles de cetonas y ácidos

Los médicos diagnostican la cetoacidosis diabética mediante la medición del nivel de cetonas y ácido en la sangre. Las personas con cetoacidosis diabética también tienen niveles elevados de glucosa en la sangre, pero es posible tener niveles altos de glucosa en sangre sin tener cetoacidosis diabética.

Es habitual que se realicen otras pruebas, como una exploración radiográfica del pecho y un análisis de orina, para buscar una infección subyacente, así como un electrocardiograma (ECG) para descartar un ataque al corazón.

Tratamiento

  • Administración intravenosa de líquidos y electrólitos

La cetoacidosis diabética es una urgencia médica. Si se presenta, puede ser necesario proceder a la hospitalización, por lo general, en una unidad de cuidados intensivos. Se suministran grandes cantidades de líquido por vía intravenosa junto con electrólitos, como sodio, potasio, cloro y, en ocasiones, fosfato, para contrarrestar la pérdida ocasionada por el exceso de micción.

La insulina suele administrarse por vía intravenosa para que actúe con rapidez y para poder ajustar la dosis con frecuencia.

Las concentraciones de glucosa, de cetonas y de electrólitos se miden cada pocas horas. También se determina el grado de acidez de la sangre. A veces, se requieren tratamientos adicionales para corregir un grado alto de acidez. Sin embargo, controlar la glucemia inyectando insulina y administrar electrólitos suele ser suficiente para que el organismo restablezca el equilibrio ácido-básico normal.