Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome hiperosmolar no cetósico

(Coma hiperosmolar no cetósico; estado hiperglucémico hiperosmolar)

Por Preeti Kishore, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of Endocrinology, Albert Einstein College of Medicine

El síndrome hiperosmolar no cetósico es una complicación de la diabetes mellitus que más a menudo se produce en la diabetes tipo 2.

  • Los síntomas del síndrome hiperosmolar no cetósico (SHNC) incluyen la deshidratación extrema y la confusión.

  • El SHNC se diagnostica mediante análisis de sangre, que muestra niveles muy altos de glucosa en la sangre y una concentración también elevada de la sangre.

  • El tratamiento consiste en la administración de líquidos por vía intravenosa e insulina.

  • Las complicaciones incluyen coma, convulsiones y muerte.

Existen dos tipos de diabetes mellitus: tipo 1 y tipo 2. En la diabetes tipo 1, el cuerpo casi no produce nada de insulina, una hormona producida por el páncreas que ayuda al azúcar (glucosa) a pasar de la sangre a las células. En la diabetes tipo 2, el cuerpo produce insulina, pero las células no responden normalmente a la insulina. En ambos tipos de diabetes: El nivel de azúcar (glucosa) en la sangre está elevado.

Si las personas con diabetes tipo 1 no reciben insulina, o si necesitan más insulina de la que reciben debido a una enfermedad, las células grasas comienzan a descomponerse para proporcionar energía. Las células grasas que se descomponen producen unas sustancias llamadas cetonas. Las cetonas no solo proporcionan algo de energía a las células, sino que también acidifican mucho la sangre (cetoacidosis). La cetoacidosis diabética es un trastorno peligroso que a veces puede suponer un peligro para la vida.

Dado que en la diabetes de tipo 2 se produce algo de insulina, no suele desarrollarse cetoacidosis, ni siquiera cuando no se recibe tratamiento durante mucho tiempo. Sin embargo, la concentración de glucosa en sangre aumenta de forma considerable (a menudo, hasta más de 1000 mg por decilitro de sangre). Estos niveles tan altos de glucosa en la sangre hacen que la persona produzca grandes cantidades de orina, lo que finalmente provoca deshidración grave y hace que la sangre de la persona esté anormalmente concentrada (hiperosmolar). Por esta razón, el trastorno se llama síndrome hiperosmolar no cetósico.

Causas

El síndrome hiperosmolar no cetósico puede ocurrir por dos razones principales:

  • Las personas dejan de tomar los medicamentos para la diabetes

  • Una infección u otra enfermedad provoca un estrés en el cuerpo

Además, ciertos medicamentos, como los corticosteroides, pueden elevar los niveles de glucosa en la sangre y causar el síndrome hiperosmolar no cetósico. Los medicamentos como los diuréticos, que a menudo se toman para tratar la presión arterial alta, pueden empeorar la deshidratación y desencadenar el síndrome hiperosmolar no cetónico.

Síntomas

Los principales síntomas del síndrome hiperosmolar no cetósico son alteraciones mentales. Estas alteraciones van desde una leve confusión y desorientación hasta la somnolencia y el coma. Algunas personas sufren convulsiones y/o parálisis parcial temporal, en un cuadro parecido al de un accidente cerebrovascular. Hasta el 40% de las personas mueren.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre para medir el nivel de glucosa en sangre

Los médicos sospechan un diagnóstico de síndrome hiperosmolar no cetósico cuando una persona que ha mostrado recientemente síntomas de confusión presenta también un nivel de glucosa muy elevado en sangre. El diagnóstico se confirma mediante análisis de sangre adicionales, que muestran una concentración muy alta de la sangre y ausencia de cetonas o acidez en sangre.

Tratamiento

  • Administración intravenosa de líquidos y electrólitos.

El síndrome hiperosmolar no cetósico se trata de manera muy similar a la cetoacidosis diabética: es necesario reponer líquidos y electrólitos por vía intravenosa. La glucemia debe volver de forma gradual a los valores normales a fin de evitar los cambios bruscos de líquido en el cerebro. La glucemia se controla con más facilidad que en la cetoacidosis diabética y los problemas de acidez en la sangre no son graves.