Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hipopotasemia (concentración baja de potasio en la sangre)

Por James L. Lewis, III, MD

La hipopotasemia consiste en una concentración demasiado baja de potasio en la sangre.

  • Las causas son muy diversas, pero suele deberse a vómitos, diarrea, trastornos de las glándulas suprarrenales o ingesta de diuréticos.

  • La hipopotasemia provoca que los músculos se debiliten, experimenten calambres o sacudidas o incluso se paralicen, además de dar lugar a arritmias.

  • El diagnóstico se basa en los valores de la concentración de potasio obtenidos en los análisis de sangre.

  • Por lo general, es suficiente con comer alimentos que contengan potasio o tomar suplementos de potasio por vía oral.

El potasio es necesario para que las células, los músculos y los nervios funcionen de forma adecuada (ver Introducción al potasio).

Normalmente, la concentración de potasio disminuye cuando se pierde demasiada cantidad de este mineral en el tubo digestivo. A veces, se elimina demasiado potasio en la orina, debido, sobre todo, a la ingesta de fármacos que incitan a los riñones a que eliminen demasiado sodio, agua y potasio (diuréticos). En muchos trastornos suprarrenales, como en el síndrome de Cushing (ver Síndrome de Cushing), las glándulas suprarrenales producen demasiada aldosterona, una hormona que provoca que los riñones excreten grandes cantidades de potasio.

Ciertos fármacos favorecen que el potasio se desplace de la sangre al interior de las células, lo que resulta en hipopotasemia. Sin embargo, la hipopotasemia causada por estos fármacos suele ser temporal, a menos que otra enfermedad también provoque la pérdida de potasio.

Es muy poco frecuente que la hipopotasemia sea el resultado de ingerir una cantidad insuficiente de potasio, ya que son muchos los alimentos que lo contienen.

Causas de la disminución en la concentración de potasio

Causa

Trastornos

Fármacos u otras circunstancias

Una pérdida mayor en el tubo digestivo (la causa más frecuente)

Vómitos

Diarrea

Laxantes, si se usan durante mucho tiempo

Mayor eliminación en la orina

Síndrome de Cushing

Aldosteronismo por un tumor en las glándulas suprarrenales

Concentración baja de magnesio (hipomagnesemia)

Síndrome de Gitelman

Síndrome de Liddle

Síndrome de Bartter

Sindrome de Fanconi

Diuréticos (causa frecuente)

Regaliz (natural), si se consume en grandes cantidades

Tabaco de mascar (ciertos tipos)

Mayor desplazamiento desde la sangre al interior de las células

Hiperactividad de la glándula tiroidea (hipertiroidismo)

Insulina

Algunos fármacos utilizados para tratar el asma: salbutamol (albuterol), terbutalina y teofilina

Síntomas y diagnóstico

Si la disminución en la concentración sanguínea de potasio es leve, no suele haber ningún síntoma. Si la disminución es mayor, puede producirse debilidad muscular, calambres, sacudidas e incluso parálisis. A veces aparecen arritmias, incluso en casos en que la disminución es leve pero se ha padecido con anterioridad alguna cardiopatía o se toma digoxina, un fármaco para el corazón.

El diagnóstico se realiza midiendo la concentración de potasio en la sangre. Después, se intenta identificar la causa de la disminución, que por lo general puede detectarse a partir de los síntomas (como vómitos) o de la ingesta de medicamentos o de otras sustancias. Si la causa no está clara, se mide la cantidad de potasio que se elimina en la orina con el fin de determinar si la causa es una eliminación excesiva. Dado que los niveles bajos de potasio pueden causar arritmias, se suele efectuar una electrocardiografía (ECG) para detectar alteraciones en el ritmo.

Tratamiento

Cuando se identifica un trastorno causante de la hipopotasemia, se procede a su tratamiento.

Por lo general, el potasio se puede reponer tomando suplementos por vía oral. Dado que este mineral puede irritar el tubo digestivo, los suplementos deben tomarse en dosis pequeñas varias veces al día junto con los alimentos. Algunos tipos especiales de suplementos de potasio, como el cloruro de potasio microencapsulado o en matriz de cera, irritan mucho menos el tubo digestivo.

El potasio se administra por vía intravenosa en las siguientes situaciones:

  • La concentración de potasio es peligrosamente baja.

  • La administración de suplementos por vía oral no es eficaz.

  • Se sigue perdiendo tanto potasio que no se logra reponer tomando suplementos por vía oral.

  • La baja concentración de potasio provoca arritmias.

En la mayoría de los casos en que se toman diuréticos, no es necesario ingerir suplementos de potasio. Sin embargo, debe medirse de forma periódica la concentración sanguínea para modificar el tratamiento, si fuera necesario. De manera alternativa, se pueden administrar diuréticos que ayudan a los riñones a preservar el potasio (diuréticos ahorradores de potasio), como la amilorida, la eplerenona, la espironolactona o el triamtereno, pero solo si el funcionamiento de los riñones es adecuado.

Recursos en este artículo