Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las glándulas suprarrenales

Por Ashley B. Grossman, MD, FRCP, FMedSci, Churchill Hospital, University of Oxford

Existen dos glándulas suprarrenales en el organismo, cada una de las cuales está situada en la parte superior de un riñón. La parte interna (médula) de las glándulas suprarrenales secreta hormonas, como la adrenalina (epinefrina), que ayudan a controlar la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la sudoración y otras actividades reguladas también por el sistema nervioso simpático. La parte externa (corteza) de las suprarrenales segrega diferentes hormonas, incluidos los corticoesteroides (hormonas similares a la cortisona, como el cortisol) y los mineralocorticoides (en particular, la aldosterona, que regula la presión arterial y las concentraciones de sal [cloruro de sodio] y de potasio en el organismo). Las glándulas suprarrenales también participan en la estimulación de la producción de andrógenos (testosterona y hormonas similares).

¿Qué son las glándulas suprarrenales?

Las glándulas suprarrenales están controladas en parte por el cerebro. El hipotálamo, una pequeña área del cerebro que participa en la regulación hormonal, produce la hormona liberadora de corticotropina (corticoliberina) y la vasopresina (también denominada hormona antidiurética). Estas dos hormonas activan a la hipófisis para que segregue corticotropina (también llamada hormona adrenocorticotrófica o ACTH, por sus siglas en inglés), que, a su vez, estimula a las glándulas suprarrenales para que produzcan corticoesteroides. El sistema renina-angiotensina-aldosterona, regulado principalmente por los riñones, es responsable de la mayor o menor producción de aldosterona por parte de las glándulas suprarrenales.

El organismo controla la concentración de corticoesteroides según sea necesario. Los niveles tienden a ser mucho más altos al principio de la mañana que al final del día. Cuando el organismo está sometido a estrés, por una enfermedad o por otras razones, la concentración de corticoesteroides aumenta de forma notoria.

Recursos en este artículo