Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trasplante de células de los islotes pancreáticos (trasplante de células de los islotes de Langerhans)

Por Martin Hertl, MD, PhD, Jack Fraser Smith Chair of Surgery and Director of Solid Organ Transplantation, Rush University Medical Center ; Paul S. Russell, MD, John Homans Distinguished Professor of Surgery;Senior Surgeon, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

Las células pancreáticas que producen insulina se denominan células de Langerhans o células de los islotes pancreáticos. Estas se obtienen del páncreas de un donante fallecido y, después, se trasplantan mediante inyección en una vena que llega al hígado. Estas células de los islotes se alojan en los vasos pequeños del hígado, donde pueden vivir y producir insulina. En ocasiones, deben administrarse dos o tres infusiones intravenosas, lo que requiere dos o tres donantes fallecidos.

En otros casos, es necesario extraer el páncreas a causa de trastornos como la pancreatitis crónica (ver Pancreatitis crónica). Por consiguiente, estas personas se convertirán en diabéticas, incluso si no lo eran antes. Después de extraer el páncreas, puede que se recolecten células de los islotes del propio páncreas que se ha extirpado y se vuelvan a implantar en el organismo (trasplante autólogo, autotrasplante). Puesto que las células pertenecen a la misma persona, no es necesario administrar inmunosupresores.

El trasplante de células de los islotes pancreáticos es más sencillo y seguro que un trasplante de páncreas; además, alrededor del 75% de los receptores de este tipo de trasplante no vuelve a necesitar insulina un año más tarde, y puede que no la necesite durante muchos años. De todos modos, aún no se ha podido comprobar el éxito a largo plazo.