Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Ácido fólico

(ácido fólico)

Por Larry E. Johnson, MD, PhD, Associate Professor of Geriatrics and Family and Preventive Medicine, University of Arkansas for Medical Sciences; Medical Director, Central Arkansas Veterans Healthcare System

(Véase también Introducción a las vitaminas.)

El folato (ácido fólico) es un tipo de vitamina B. El folato (ácido fólico), al igual que la vitamina B12, es necesario para la formación de los glóbulos rojos y para sintetizar el ADN (ácido desoxirribonucleico), que es el material genético de las células. También es fundamental para el desarrollo normal del sistema nervioso del feto. Si se consume en una cantidad insuficiente, aumenta el riesgo de fracturas en la edad avanzada.

Algunas fuentes que proporcionan un buen aporte de folato son las verduras frescas de hoja verde, los espárragos, el brócoli, las frutas (especialmente cítricos), el hígado y otras vísceras, la levadura seca y panes enriquecidos, las pastas y los cereales. El exceso de cocción destruye entre el 50 y el 95% del ácido fólico de los alimentos.

En algunos países, entre ellos Estados Unidos y Canadá, se añade ácido fólico a los alimentos enriquecidos elaborados con cereales. Al cuerpo le resulta más fácil absorber el ácido fólico presente en los suplementos o en los alimentos enriquecidos que el que se encuentra de forma natural en la comida.

Las mujeres embarazadas o que podrían quedarse embarazadas deben tomar suplementos de ácido fólico para reducir el riesgo de tener un niño con un defecto congénito, sobre todo, anomalías del tubo neural. A las mujeres que han tenido un bebé con este trastorno se les suele recetar dosis más altas de ácido fólico.

Los suplementos de ácido fólico no protegen contra la arteriopatía coronaria ni contra el accidente cerebrovascular. No hay evidencia de que los suplementos de ácido fólico aumenten o disminuyan el riesgo de sufrir varios tipos de cáncer. Los suplementos de ácido fólico no parecen ayudar a mejorar la función cognitiva en adultos de edad avanzada.

Carencia de ácido fólico

  • Consumir una cantidad insuficiente de verduras de hoja crudas y de cítricos causa un déficit de ácido fólico.

  • Puede producirse una anemia que provoque fatiga, palidez, irritabilidad, dificultad respiratoria y mareos.

  • Una carencia grave puede dar lugar a enrojecimiento y ulceración de la lengua, pérdida parcial del sentido del gusto, depresión, confusión y demencia.

  • En las mujeres embarazadas, el déficit de ácido fólico aumenta el riesgo de que el recién nacido presente un defecto de la médula espinal o del cerebro.

  • El diagnóstico se basa en análisis de sangre.

  • Por lo general, los suplementos de ácido fólico que se toman por vía oral corrigen la carencia.

Dado que el organismo solo almacena pequeñas cantidades de ácido fólico, una dieta que no lo contenga llevará a su carencia en pocos meses. Este déficit es frecuente porque muchas personas no consumen verduras de hoja crudas ni cítricos en cantidad adecuada. Además, cocinar en exceso los alimentos destruye gran parte del ácido fólico.

La carencia de ácido fólico causa una anemia similar a la producida por el déficit de vitamina B12 (ver Carencia de vitamina B 12 y Home.heading on page Anemia por carencia de vitaminas).

Causas

La carencia de ácido fólico puede ser resultado de:

  • Consumo insuficiente de folato (por lo general en el caso de las personas que beben alcohol en exceso o sufren desnutrición)

  • Absorción alterada (trastornos de malabsorción, como en el caso de enfermedad celíaca o con ciertos medicamentos)

  • Aumento de las necesidades de ácido fólico (por ejemplo, durante el embarazo o la lactancia)

Las personas que toman grandes cantidades de alcohol no consumen suficiente ácido fólico, ya que a menudo sustituyen la comida por el alcohol, y por lo tanto están desnutridos. Además, el alcohol consumido en grandes cantidades afecta a la absorción y la asimilación del ácido fólico.

Los trastornos de malabsorción (como la celiaquía) interfieren en la absorción del ácido fólico.

Las mujeres embarazadas o lactantes, y las personas sometidas a diálisis, pueden desarrollar esta carencia porque sus necesidades de ácido fólico son mayores.

Algunos medicamentos disminuyen la absorción de esta vitamina. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

Otros fármacos interfieren con el metabolismo del folato. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Metotrexato (utilizado para tratar el cáncer y la artritis reumatoide)

  • Triamtereno (usado para tratar la hipertensión arterial)

  • Metformina (utilizada para tratar la diabetes)

  • Trimetoprim-sulfametoxazol (un antibiótico)

Síntomas

La anemia evoluciona de manera gradual y puede llegar a ser más grave de lo que los síntomas indican. El primer síntoma puede ser la fatiga.

Además de los síntomas generales de anemia (como palidez, irritabilidad, dificultad respiratoria y mareos), la carencia de ácido fólico, cuando es grave, se manifiesta como enrojecimiento y ulceración en la lengua, pérdida parcial del sentido del gusto, pérdida de peso y depresión.

En las mujeres embarazadas, el déficit de ácido fólico puede aumentar el riesgo de que el recién nacido presente un defecto de la médula espinal o del cerebro (defecto del tubo neural).

¿Sabías que...?

  • Cocinar los alimentos destruye gran parte del ácido fólico que contienen.

  • En las mujeres embarazadas, la carencia de ácido fólico puede aumentar el riesgo de que el recién nacido presente un defecto de la médula espinal o del cerebro.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre

Si en el análisis de sangre se detectan glóbulos rojos (eritrocitos) anormalmente grandes en personas anémicas o desnutridas, se mide la concentración de ácido fólico en una muestra de sangre. Un valor bajo es indicativo de carencia de folato.

También se mide la concentración de vitamina B12 para descartar un posible déficit de vitamina B12, ya que podría dar lugar a anemia y a un agrandamiento de los glóbulos rojos. La deficiencia de vitamina B12 también puede afectar al sistema nervioso y causar síntomas neurológicos. Los médicos deben descartar una deficiencia de vitamina B12 antes de tratar la deficiencia de folato.

Prevención y tratamiento

  • Suplementos de ácido fólico

Como medida preventiva, cuando se toman medicamentos que interfieren en la absorción o en el metabolismo del ácido fólico se debe tomar también un suplemento de esta vitamina.

Tomar dosis diarias de un suplemento de ácido fólico por vía oral ayuda a recuperarse de su carencia.

Exceso de ácido fólico

Por lo general, el ácido fólico no es tóxico.

Si se toman dosis muy altas de ácido fólico cuando existe una carencia de vitamina B12, puede retrasarse el reconocimiento del daño neurológico producido por la carencia de vitamina B12. Esto hace que entonces el daño sea más grave y más difícil de tratar.

Recursos en este artículo