Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Enrojecimiento ocular

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

El enrojecimiento ocular hace referencia al aspecto rojo de la parte normalmente blanca del ojo. El ojo se ve rojo o inyectado en sangre porque los vasos sanguíneos en su superficie se ensanchan (dilatan), aportando mayor cantidad de sangre al ojo. La conjuntivitis aguda suele hacer referencia a un enrojecimiento de los ojos causado por una infección viral específica (Home.heading on page Conjuntivitis infecciosa).

Los vasos sanguíneos pueden dilatarse como resultado de:

  • Infecciones

  • Alergias

  • Inflamación causada por algo distinto a una infección

  • Presión elevada en el interior del ojo, normalmente por glaucoma de ángulo cerrado agudo, en el cual aumenta la presión del fluido en la cámara frontal del ojo

Varias partes del ojo pueden verse afectadas, por lo general la conjuntiva (la membrana delgada que reviste los párpados y cubre la parte anterior del ojo), aunque también el iris (la parte coloreada del ojo), la esclerótica (la dura capa de fibra blanca que recubre el ojo) y la epiesclerótica (la capa de tejido conjuntivo entre la esclerótica y la conjuntiva).

En raras ocasiones, el enrojecimiento de los ojos es el único síntoma ocular. Puede sentirse lagrimeo, prurito, sensación de cuerpo extraño en el ojo, sensibilidad a la luz, dolor e incluso cambios en la visión. A veces aparecen síntomas que afectan a otras áreas del cuerpo, tales como secreción nasal o tos, o bien náuseas y vómitos.

Causas

Muchos trastornos pueden causar enrojecimiento ocular; algunos son urgencias, pero otros son leves y desaparecen sin tratamiento. El grado de enrojecimiento no indica la gravedad del trastorno. La presencia de dolor en el ojo o de problemas de visión sugiere con mayor probabilidad una causa grave.

Las causas más habituales del enrojecimiento de los ojos son:

  • La inflamación de la conjuntiva causada por una infección (conjuntivitis infecciosa, o conjuntivitis aguda, Home.heading on page Conjuntivitis infecciosa)

  • La inflamación de la conjuntiva causada por una reacción alérgica (conjuntivitis alérgica, ver Conjuntivitis alérgica)

También son causas frecuentes los arañazos en la córnea (la capa transparente en la parte frontal del iris y la pupila) y los cuerpos extraños en el ojo. En estos casos, sin embargo, es más probable que el problema se considere una lesión ocular, dolor ocular, o ambos. Los arañazos en la córnea pueden producirse por las lentes de contacto o por objetos extraños o partículas pequeñas atrapadas bajo el párpado. En ocasiones, el aire muy seco puede causar cierto enrojecimiento de los ojos e irritación.

Las causas graves de enrojecimiento de los ojos son mucho menos frecuentes e incluyen úlceras corneales, queratitis por herpes simple (infección por herpes en la córnea), herpes zóster oftálmico (herpes en el ojo o alrededor de este), glaucoma de ángulo cerrado agudo y escleritis (inflamación profunda y dolorosa de la esclerótica).

Valoración

No todos los casos de enrojecimiento ocular requieren una evaluación por parte del médico. La siguiente información puede ayudar a las personas a decidir cuándo ver a un médico y a saber qué esperar durante una evaluación. En la mayoría de los casos, las personas con enrojecimiento de los ojos pueden ser evaluadas por un profesional de la salud general, en lugar de un oftalmólogo.

Signos de alarma

En las personas con enrojecimiento ocular, ciertos síntomas y características son motivo de preocupación, entre ellos:

  • Dolor intenso repentino y vómitos

  • Erupción en la cara, en especial alrededor de los ojos o en la punta de la nariz

  • Disminución de la agudeza visual

  • Una llaga abierta en la córnea

Cuándo acudir al médico

Debe distinguirse el dolor ocular profundo de la irritación. Las personas que tengan signos de alarma, en particular dolor profundo o cambios en la visión, deben acudir a un médico de inmediato. Si no hay signos de alarma, puede esperarse un par de días, pero la mayoría de los afectados prefieren acudir a un médico antes para poder iniciar pronto el tratamiento.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico y, a continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa del enrojecimiento ocular y las pruebas que pueden ser necesarias ( Algunas causas y características del enrojecimiento ocular).

El médico pregunta:

  • Cuánto tiempo lleva presente el enrojecimiento

  • Si ha existido enrojecimiento con anterioridad

  • Si se sufre dolor o prurito

  • Si aparece secreción ocular o lagrimeo

  • Si hay cambios en la visión

  • Si ha habido una lesión ocular

  • Si se usan lentes de contacto y si se han llevado en exceso

  • Si se ha estado expuesto a sustancias (como polvo o colirios oculares) que podrían irritar los ojos

  • Si aparecen otros síntomas (como dolor de cabeza, halos alrededor de las luces, secreción nasal, tos o dolor de garganta)

  • Si se sufren alergias

El dolor acompañado de náuseas o vómitos, o de halos alrededor de las luces, es una combinación de síntomas potencialmente grave. Estos síntomas suelen aparecer en el glaucoma de ángulo cerrado agudo. El dolor y la sensibilidad a la luz pueden indicar un trastorno de la córnea, como un arañazo o un cuerpo extraño. La ausencia de dolor y la sensibilidad a la luz pueden indicar un trastorno de la conjuntiva.

Durante la exploración física, el médico explora la cabeza y el cuello en busca de signos de trastornos que puedan causar enrojecimiento de los ojos, tales como secreción nasal y tos que indican una infección respiratoria o una alergia, o una erupción que puede indicar un herpes zóster.

La exploración ocular es la parte más importante de la exploración física. El médico analiza los ojos y el área alrededor de ellos en busca de indicios de lesiones o inflamación. Se revisan la visión de la persona (con gafas o lentes de contacto si las utiliza habitualmente), el tamaño de la pupila y la respuesta a la luz, y el movimiento ocular.

El médico utiliza una lámpara de hendidura (un instrumento que permite ver la totalidad del ojo a gran aumento, ver figura ¿Qué es una lámpara de hendidura?) para explorar los ojos. Se pone una gota de anestésico y después una gota de tinción de fluoresceína en el ojo para diagnosticar trastornos de la córnea. Mientras el ojo está anestesiado, a menudo se mide la presión intraocular (tonometría, ver Exploración de los ojos : Tonometría).

Si aparece dolor en el ojo afectado (en particular si está cerrado) al enfocar una fuente luminosa en el ojo no afectado, el problema puede ser uveítis anterior o un trastorno de la córnea. El uso de un anestésico facilita la exploración, y la respuesta de la persona a la anestesia puede ser una pista para el diagnóstico. Los colirios anestésicos no alivian el dolor causado por el glaucoma, la uveítis y la escleritis.

Algunas causas y características del enrojecimiento ocular

Causa

Características comunes*

Pruebas

Trastornos conjuntivales y epiescleritis

Conjuntivitis alérgica o estacional (inflamación de la conjuntiva, la membrana que reviste los párpados y recubre la parte delantera de los ojos)

Afectan a ambos ojos

Sensación de prurito o arañazo acompañada de lagrimeo

En personas con alergias conocidas u otras características alérgicas (como goteo nasal que se repite durante ciertas épocas del año)

A veces, en personas que usan gotas para los ojos (especialmente neomicina)

Exploración por un médico

Conjuntivitis química (provocada por sustancias irritantes)

Sensación de prurito o arañazo acompañada de lagrimeo

Exposición a posibles irritantes (como polvo, humo, amoníaco o cloro)

Exploración por un médico

La epiescleritis es la inflamación del tejido que se encuentra entre la esclerótica (el blanco del ojo) y la conjuntiva (situada por encima)

Afecta a un solo ojo

Una mancha de color rojo en la parte blanca del ojo

Ligera irritación de los ojos

Exploración por un médico

Conjuntivitis infecciosa (conjuntivitis aguda)

Sensación de prurito o de arañazo, lagrimeo y sensibilidad a la luz

En algunas ocasiones secreción ocular e hinchazón de los párpados

En algunas ocasiones inflamación de los ganglios linfáticos situados delante de los oídos

Exploración por un médico

Hemorragia subconjuntival (sangrado debajo de la conjuntiva)

Afecta a un solo ojo

Una mancha roja o un área grande enrojecida

No aparecen lagrimeo, irritación, prurito ni secreción ocular

A veces, en personas que hayan tenido una lesión ocular, estornudado con violencia o tratado de exhalar sin dejar escapar el aire, como puede ocurrir durante la defecación o al levantar un peso pesado (maniobra de Valsalva)

A menudo en personas que utilizan fármacos para evitar la coagulación de la sangre (como aspirina [ácido acetilsalicílico] o warfarina)

Exploración por un médico

Trastornos de la córnea

Queratitis provocada por lentes de contacto (inflamación de la córnea, la capa transparente delante del iris y la pupila)

Dolor ocular, enrojecimiento, lagrimeo y sensibilidad a la luz

En personas que hayan usado lentes de contacto durante mucho tiempo

Exploración por un médico

Rasguño corneal (abrasión) o cuerpo extraño

Síntomas que comienzan después de una lesión en el ojo (que puede no haber sido detectada en lactantes y niños pequeños)

Dolor al parpadear y sensación de cuerpo extraño

Exploración por un médico

Úlcera corneal

En algunas ocasiones, una mancha grisácea en la córnea que más tarde se convierte en una úlcera abierta y dolorosa

A veces en personas que hayan tenido una lesión ocular o que han dormido con las lentes de contacto puestas.

Exploración por un médico

Cultivo de una muestra tomada de la úlcera (realizado por un oftalmólogo)

Queratitis debida a herpes simple (infección de la córnea causada por el virus herpes simple)

Afecta a un solo ojo

Temprana: Ampollas en los párpados y/o formación de costras

Tardía o recurrente: enrojecimiento ocular y lagrimeo, dolor ocular, problemas de visión y sensibilidad a la luz

Por lo general, solo un examen médico

Herpes zoster oftálmico, un herpes que afecta la cara y los ojos, provocado por el virus varicela-zóster

Afecta a un solo ojo

Temprana: erupción con ampollas llenas de líquido y/o formación de costras en un lado de la cara, alrededor de los ojos, en la frente y/o en la punta de la nariz, y algunas veces dolor

Enrojecimiento de los ojos, lagrimeo e hinchazón de los párpados

Tardía: Enrojecimiento de los ojos, por lo general sensibilidad a la luz y dolor que suele ser intenso

Por lo general, solo un examen médico

Otros trastornos

Glaucoma de ángulo cerrado

Dolor intenso y enrojecimiento ocular

Cefalea, náuseas, vómitos y dolor con la exposición a la luz

Alteraciones visuales tales como ver halos alrededor de las luces y/o disminución de la visión

Medición de la presión dentro del ojo (tonometría) y exploración de los canales de drenaje del ojo con una lente especial (gonioscopia), realizada por un oftalmólogo

Uveítis anterior (inflamación de la cámara anterior, el espacio lleno de líquido entre el iris y la córnea)

Dolor ocular y sensibilidad a la luz

Enrojecimiento ocular (en especial alrededor de la córnea)

Visión borrosa o pérdida de visión

A menudo en personas con un trastorno autoinmunitario o que hayan sufrido recientemente una lesión en el ojo

Exploración por un médico

Escleritis (inflamación de la parte blanca del ojo, denominada esclerótica)

Dolor, a menudo descrito como terebrante, y lo bastante intenso como para despertar de un sueño profundo

Sensibilidad a la luz

Lagrimeo

Manchas rojas o violetas en la parte blanca del ojo

A menudo en personas con un trastorno autoinmunitario

Por lo general, solo un examen médico

*Las características incluyen síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Los trastornos de la conjuntiva (trastornos conjuntivales) suelen causar prurito o sensación de arañazo, lagrimeo, enrojecimiento generalizado de los ojos y a menudo sensibilidad a la luz. Por lo general no provocan dolor ni cambios en la visión.

Los trastornos corneales suelen causar dolor (sobre todo cuando los ojos están expuestos a la luz), lagrimeo y en algunas ocasiones deterioro de la visión.

Pruebas complementarias

Por lo general, no se requieren pruebas adicionales.

Si el médico sospecha una infección viral (virus herpes simple o virus varicela-zóster), pueden tomarse muestras de la secreción o del líquido de las ampollas para enviarlas al laboratorio. La muestra se coloca en un medio de cultivo (una sustancia que permite crecer a las bacterias o virus). Las muestras para cultivo también pueden tomarse en caso de úlcera corneal, para que el médico pueda administrar los antibióticos que tengan más probabilidades de ser eficaces. Se realiza una gonioscopia (uso de una lente especial para explorar los canales de drenaje del ojo) en las personas con glaucoma. A veces se realizan pruebas para detectar enfermedades autoinmunitarias en personas con uveítis, sobre todo si no existe una causa obvia que explique el trastorno, como por ejemplo una lesión.

Las personas con escleritis son derivadas a un oftalmólogo, que suele hacer pruebas adicionales.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

Se trata la causa; el enrojecimiento ocular como tal no requiere tratamiento y por lo general desaparece por sí mismo cuando se resuelve la causa (por ejemplo, unos cuantos días para la conjuntivitis infecciosa o un par de semanas para la hemorragia subconjuntival). Pueden aplicarse paños fríos o lágrimas artificiales si aparece un prurito especialmente molesto. No se recomiendan los colirios que intentan eliminar el enrojecimiento (disponibles sin receta médica).

Conceptos clave

  • Por lo general, la causa del enrojecimiento ocular es la conjuntivitis.

  • El dolor, una erupción alrededor de los ojos o la nariz, y los cambios en la visión, sugieren una causa que puede ser grave.

Recursos en este artículo