Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Conjuntivitis alérgica

(Conjuntivitis atópica; queratoconjuntivitis atópica; conjuntivitis por fiebre del heno ; conjuntivitis alérgica perenne; conjuntivitis alérgica estacional; queratoconjuntivitis primaveral)

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

La conjuntivitis alérgica es la inflamación de la conjuntiva producida por una reacción alérgica.

  • Las reacciones alérgicas causadas por alérgenos transportados por el aire, por ejemplo, pueden inflamar la conjuntiva.

  • Son habituales el enrojecimiento, la irritación, la hinchazón y las secreciones.

  • Los colirios ayudan a disminuir la inflamación.

La conjuntiva contiene un gran número de células del sistema inmunitario (mastocitos) que liberan sustancias químicas (mediadores) en respuesta a una gran variedad de estímulos (como el polen o los ácaros del polvo doméstico). Estos mediadores producen inflamación ocular, que puede ser breve o de larga duración. Alrededor del 20% de las personas sufre cierto grado de conjuntivitis alérgica.

La conjuntivitis alérgica estacional y la conjuntivitis alérgica perenne son las reacciones alérgicas más frecuentes en el ojo. La conjuntivitis alérgica estacional es causada habitualmente por esporas de mohos o por el polen de árboles, plantas herbáceas o césped, y aparece típicamente en primavera y al principio del verano. El polen de plantas herbáceas es responsable de los síntomas de la conjuntivitis alérgica en verano y a principios de otoño. La conjuntivitis alérgica perenne aparece durante todo el año; suele estar causada por los ácaros presentes en el polvo doméstico, caspa de animales y plumas.

La queratoconjuntivitis primaveral es una forma más grave de conjuntivitis alérgica, ya que se desconoce el agente estimulante (alérgeno). El proceso es más frecuente en niños varones, sobre todo en la franja de edad de 5 a 20 años que también padezcan eccema, asma o alergia estacional. La conjuntivitis primaveral suele reaparecer cada primavera y desaparece durante el otoño y el invierno. Muchos niños superan el trastorno al iniciar la edad adulta.

Síntomas

Las personas con cualquiera de las formas de conjuntivitis alérgica desarrollan prurito intenso y ardor en ambos ojos. Aunque, por lo general, están igualmente afectados, algunas veces un ojo lo está más que el otro. La conjuntiva se vuelve roja y a veces se inflama, produciendo hinchazón en el globo ocular, lo que confiere un aspecto hinchado que mucha gente encuentra molesto. Junto con la conjuntivitis primaveral y perenne aparece una secreción ocular clara y acuosa; aunque a veces es viscosa. La visión no suele verse afectada. En muchos casos, se produce secreción o goteo nasal (rinorrea).

En la queratoconjuntivitis primaveral, la secreción del ojo es espesa y de aspecto mucoso. A diferencia de otras clases de conjuntivitis alérgicas, la conjuntivitis primaveral a menudo afecta la córnea (la capa transparente situada delante del iris y de la pupila) y produce úlceras. Estas úlceras causan un dolor ocular profundo con la exposición a luz brillante y a veces provocan una pérdida de visión permanente.

Diagnóstico y tratamiento

El médico reconoce la conjuntivitis alérgica por su aspecto y síntomas típicos; la afección se trata con colirios para la alergia. Las lágrimas artificiales pueden ayudar a reducir los síntomas. Las gotas que contengan un antihistamínico, como el ketotifeno, pueden ser suficientes para los casos leves; estos medicamentos pueden comprarse sin receta médica. Si el ketotifeno es ineficaz, los colirios antihistamínicos con receta médica, como la olopatadina, o estabilizadores de mastocitos como la azelastina pueden ser eficaces. Los colirios con antiinflamatorios no esteroideos, como el ketorolaco, ayudan a aliviar los síntomas. Los colirios con corticoesteroides tienen efectos antiinflamatorios más potentes; sin embargo, no deben utilizarse durante más de unas semanas, siempre con supervisión médica, ya que pueden causar aumento de la presión intraocular (glaucoma), cataratas y un mayor riesgo de infecciones oculares.