Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hemorragia subconjuntival

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor of Ophthalmology;Cornea Service, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University;Wills Eye Hospital

Las hemorragias subconjuntivales (hiposfagma) son pequeñas acumulaciones de sangre debajo de la conjuntiva (la membrana que reviste el párpado y cubre la parte anterior del ojo). En ocasiones, se enrojece todo el ojo; en otras ocasiones sólo se ve de color rojo una parte de éste. La sangre procede de los pequeños vasos sanguíneos situados en la superficie del ojo, no del interior del ojo. Dado que la sangre no afecta a la córnea (la capa transparente delante del iris y la pupila) ni al interior del ojo, la visión no resulta afectada.

Por lo general, son el resultado de una lesión leve en el ojo, a consecuencia de un esfuerzo, levantar un peso, empujar, doblarse hacia adelante, vomitar, estornudar o toser. En raras ocasiones, se producen de forma espontánea. Las hemorragias subconjuntivales pueden asustar, pero casi siempre son inofensivas.

Un vistazo al interior del ojo

Desaparecen por sí solas, por lo general en 2 semanas. Ningún tratamiento es útil ni necesario. A menudo coinciden el ojo amoratado y la hemorragia subconjuntiva.

Recursos en este artículo