Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cáncer de las glándulas salivales

Por Bradley A. Schiff, MD, Albert Einstein College of Medicine

Los tumores malignos de las glándulas salivales son mucho menos frecuentes que los tumores benignos (ver Tumores benignos). La neoplasia más frecuente de la glándula salival es el carcinoma mucoepidermoide, el cual se puede formar en una pequeña glándula salival (menor) en el paladar o como un nódulo en una de las grandes glándulas salivales (mayores), ya sea por debajo o por detrás del maxilar inferior.

El crecimiento inicial de los tumores de las glándulas salivales puede ser doloroso o indoloro. Cuando estos tumores se vuelven dolorosos, el dolor se puede agudizar por la comida, que estimula la secreción de saliva. Si los tumores invaden los nervios próximos, el paciente puede presentar entumecimiento u hormigueo en una zona de la cara, o dificultad para mover parte de la cara.

El médico realiza una biopsia (extrae una muestra de tejido para su examen al microscopio) de cualquier glándula salival anormal. Si la biopsia detecta un cáncer, se realizan pruebas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), para ver el grado de extensión del cáncer. Debido a que algunos tipos de neoplasia de la glándula salival pueden diseminarse a distancia, también se pueden solicitar pruebas de diagnóstico por la imagen de los pulmones, el hígado, los huesos y el cerebro.

La mayoría de los cánceres se tratan con cirugía seguida de radioterapia. Durante la cirugía el médico intenta evitar la lesión del nervio facial.