Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Pérdida de audición (hipoacusia, sordera parcial)

Por John K. Niparko, MD, Keck School of Medicine, University of Southern California ;Keck School of Medicine, University of Southern California

En general, alrededor del 10% de la población en Estados Unidos sufre cierto grado de pérdida de audición, y su incidencia aumenta con la edad. Aunque menos del 2% de los niños menores de 18 años sufren una pérdida de audición permanente (ver Deficiencia auditiva (hipoacusia) en niños), si ocurre durante la lactancia y la primera infancia puede ser perjudicial para el lenguaje y el desarrollo social. Más de un tercio de las personas mayores de 65 años y más de la mitad de las mayores de 75 años se ven afectadas.

En la mayoría de los casos, la pérdida de la audición se desarrolla lentamente con el tiempo. Sin embargo, la sordera súbita (ver Sordera súbita) ocurre aproximadamente en 1 de cada 5000 personas cada año en Estados Unidos.

Causas

La pérdida de audición tiene muchas causas (ver Algunas causas y características de la pérdida de audición). Pueden afectarse diferentes partes de la vía auditiva, y la pérdida se clasifica como de conducción, neurosensorial o mixta en función de la parte de la vía que resulte afectada.

La pérdida auditiva de conducción ocurre cuando algo bloquea la llegada del sonido a las estructuras sensoriales en el oído interno. El problema puede afectar al conducto auditivo externo, al tímpano (membrana timpánica) o al oído medio.

La pérdida auditiva neurosensorial ocurre cuando el sonido llega al oído interno, pero o bien no puede traducirse en impulsos nerviosos (pérdida sensorial) o bien los impulsos nerviosos no son transportados al cerebro (pérdida neural). La distinción entre pérdida sensorial y neural es importante, ya que la pérdida de audición sensorial a veces es reversible y rara vez puede ser mortal. Una pérdida auditiva neural es muy raro que desaparezca y puede deberse a un tumor cerebral que puede ser mortal, por lo general un tumor del ángulo pontocerebeloso.

La pérdida auditiva mixta es una combinación de pérdida de conducción y neurosensorial. Puede estar causada por un traumatismo craneoencefálico grave, una infección crónica o uno de muchos trastornos genéticos raros.

Causas frecuentes

Las causas más frecuentes suelen ser:

  • Acumulación de cera (cerumen)

  • Ruido

  • Envejecimiento

  • Infecciones del oído (en especial en niños y adultos jóvenes)

La acumulación de cerumen es la causa tratable más común de pérdida de audición, sobre todo en las personas de edad avanzada.

El ruido puede causar una pérdida de audición neurosensorial súbita o gradual. La exposición a un único ruido extremo (como un arma de fuego o una explosión cercana) puede causar una pérdida repentina de audición, conocida como traumatismo acústico (o sonoro). Muchas personas con pérdida de audición también tienen zumbidos en los oídos (acúfenos). La pérdida de audición provocada por un traumatismo acústico suele desaparecer en un día (a no ser que la onda expansiva haya lesionado también el tímpano o el oído medio). Sin embargo, es la exposición a largo plazo al ruido la que provoca la mayor parte de la pérdida de audición inducida por ruido. El ruido por encima de 85 decibelios (dB) puede causar pérdida de audición si la exposición se mantiene durante el tiempo suficiente; aunque la susceptibilidad a la pérdida de audición inducida por ruido varía considerablemente de una persona a otra, casi todas pierden algo de audición si están expuestas a un ruido lo bastante intenso durante un tiempo suficiente.

Las infecciones del oído son una causa habitual de pérdida de audición temporal entre leve y moderada (principalmente en los niños). La mayoría de los niños recuperan la audición normal en 3 o 4 semanas después de curarse la infección, pero algunos sufren una pérdida de audición permanente. La pérdida de audición es más probable en los niños con infecciones de oído recidivantes.

Causas menos frecuentes

Entre las causas menos frecuentes se incluyen:

  • Trastornos autoinmunitarios

  • Trastornos congénitos

  • Fármacos que dañan el oído (ototóxicos)

  • Lesiones

  • Tumores

Valoración

La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué se puede esperar durante la valoración.

Signos de alarma

En las personas con pérdida de audición, algunos síntomas y características son motivo de preocupación, entre ellos:

  • Pérdida de audición en un solo oído

  • Cualquier anomalía neurológica (como dificultad para masticar o hablar, entumecimiento de la cara, mareos o pérdida de equilibrio)

Cuándo acudir al médico

Las personas con signos de alarma deben acudir al médico de inmediato. Las personas con pérdida de audición y sin signos de alarma deben acudir al médico en algún momento, pero demorarse una semana no es perjudicial.

Puesto que es posible que la pérdida gradual de la audición pase desapercibida, los médicos recomiendan realizar pruebas auditivas sistemáticas en los niños y las personas de edad avanzada. Las pruebas auditivas deben empezarse al nacer, para que los déficits de audición puedan ser detectados y tratados antes de que interfieran con el desarrollo del lenguaje. Las pruebas auditivas en las personas mayores deben hacerse sistemáticamente por medio de preguntas que permitan detectar indicios de dificultades comunicativas (ver Cribado). Este cribado es importante porque algunas personas mayores que podrían beneficiarse de un tratamiento no se dan cuenta de que tienen un problema de audición, o incluso lo niegan.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico, y a continuación realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física pueden sugerir la causa de la pérdida auditiva y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas y características de la pérdida de audición).

El médico pregunta cuándo se detectó por primera vez la pérdida de audición, si se localiza en uno o ambos oídos, y si tuvo lugar justo después de algún hecho súbito (por ejemplo, un traumatismo craneoencefálico, un cambio de presión repentino o el inicio de un tratamiento con un fármaco). También es importante que el médico tenga en cuenta lo siguiente:

  • Síntomas del oído, como dolor o sensación de congestión, acúfenos o secreción

  • Síntomas del equilibrio, como desorientación en la oscuridad o una falsa sensación de movimiento o de giro (vértigo)

  • Síntomas neurológicos, como cefalea, debilidad facial o anomalías en el sentido del gusto

En los niños, son importantes síntomas asociados los retrasos en el habla o en el desarrollo del lenguaje, y el retraso en el desarrollo motor.

El médico busca en el historial médico de la persona si hay trastornos que puedan causar pérdida de la audición, incluyendo infecciones recurrentes del oído, exposición crónica a ruidos fuertes, traumatismo craneoencefálico y trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico. El médico tiene en cuenta si la persona afectada tiene antecedentes familiares de pérdida auditiva. También preguntará si se están tomando medicamentos que puedan dañar el oído (ototóxicos, ver ver Algunas causas y características de la pérdida de audición).

La exploración física se centra en los oídos y la audición, así como en la exploración neurológica. Los médicos exploran el oído externo para detectar posibles obstrucciones, infecciones, malformaciones presentes desde el nacimiento (congénitas) y otras anomalías visibles. Se explora el tímpano en busca de perforaciones, supuración o signos de infección, sea aguda o crónica. Los médicos suelen hacer varias pruebas utilizando un diapasón para diferenciar la pérdida auditiva de conducción de la pérdida auditiva neurosensorial.

Algunas causas y características de la pérdida de audición

Causa*

Características comunes

Análisis

Oído externo (pérdida auditiva de conducción)

Obstrucción (como la causada por la cera, un cuerpo extraño [objeto], una infección del oído externo o, en raras ocasiones, un tumor)

Visible durante la exploración física

Exploración por un médico

Oído medio (pérdida auditiva de conducción)

Infección del oído medio (aguda o crónica)

En algunos casos mareos, dolor o sensación de congestión en el oído; a veces supuración del oído

Habitualmente el tímpano presenta anomalías (detectadas durante la exploración física)

A menudo muchas infecciones de oído anteriores

Exploración por un médico

Traumatismo en el oído§

Suele haber una perforación visible en el tímpano, sangre detrás del tímpano, o ambas

En una persona con una lesión reciente claramente visible

Exploración por un médico

Tumores (cancerosos o no)

A menudo un tumor visible en la exploración

Pérdida de audición en un solo oído

TC o RMN

Oído interno (pérdida sensorial)

Trastornos genéticos

A menudo otros miembros de la familia sufren una pérdida de audición similar

A veces un mechón de cabello blanco u ojos de diferente color (como ocurre en el síndrome de Waardenburg)

Exploración por un médico

Pruebas genéticas

TC del oído interno

Exposición al ruido

En general, evidente en la anamnesis

Pérdida de audición posiblemente temporal

Exploración por un médico

Presbiacusia

Edad avanzada (más de 55 años en los hombres y más de 65 años en las mujeres)

Pérdida progresiva de audición en ambos oídos

Exploración neurológica normal (ver Exploración física)

Exploración por un médico

Medicamentos que pueden dañar el oído (ototóxicos), como:

  • Aspirina (ácido acetilsalicílico)

  • Aminoglucósidos

  • Vancomicina

  • Cisplatino

  • Furosemida

  • Ácido etacrínico

  • Quinina

En personas que hayan tomado recientemente un fármaco que pueda causar el problema

Pérdida de audición en ambos oídos

A veces, mareos y pérdida del equilibrio

Exploración por un médico

Infecciones, como:

  • Meningitis

  • Una infección en el oído interno que produzca pus

Antecedentes claros de infección

Pérdida de audición durante o poco después de una infección

Exploración por un médico

Trastornos autoinmunitarios, como por ejemplo:

  • Artritis reumatoide

  • Lupus eritematoso sistémico (lupus)

Dolores en las articulaciones y erupción

A veces un cambio repentino en la visión o irritación en los ojos

A menudo en una persona de quien se sabe que sufre la enfermedad

Análisis de sangre

Enfermedad de Ménière

Episodios de pérdida de audición (por lo general en un solo oído)

A veces zumbido en los oídos (acúfenos) y/o una falsa sensación de movimiento o de rotación (vértigo)

RMN usando un agente de contraste (gadolinio)

Cambios de presión (como puede ocurrir durante el buceo)§

Ocurre durante una actividad que provoca cambios bruscos de presión o después de un golpe en la oreja

A veces dolor de oído intenso o vértigo

Timpanometría y pruebas de equilibrio

Si el vértigo persiste, cirugía para buscar la causa

Traumatismo craneoencefálico (a menudo con fractura de la base del cráneo)§

En una persona con una lesión grave reciente claramente visible

Probablemente mareos o músculos faciales caídos

A veces fluido (sangre, teñido de sangre o transparente) procedente del oído afectado, o sangre detrás del tímpano

TC o RMN

Sistema nervioso (pérdida auditiva neural)

Tumores, tales como:

  • Neuroma acústico (tumor del nervio auditivo)

  • Meningioma (tumor de la médula espinal)

Pérdida de audición en un solo oído, a menudo con acúfenos

Con frecuencia mareos o vértigo, problemas de equilibrio

Algunas veces músculos faciales caídos y/o entumecimiento de la cara y anomalías en el sentido del gusto

RMN usando un agente de contraste

Trastornos desmielinizantes, como la esclerosis múltiple

Pérdida de audición en un solo oído

A veces debilidad o entumecimiento intermitente y que ocurre en diferentes partes del cuerpo

RMN usando un agente de contraste

A veces punción lumbar

*Cada grupo está en la lista en el orden aproximado de frecuencia.

Las características incluyen los síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Todos los pacientes deben someterse a pruebas auditivas.

§Puede haber una pérdida de conducción y neurosensorial mixta.

TC = tomografía computarizada; RMN = resonancia magnética nuclear.

Pruebas complementarias

Las pruebas incluyen:

  • Pruebas auditivas

  • A veces, RMN o TC

Los médicos realizan pruebas auditivas en todas las personas con pérdida de la audición; estas pruebas ayudan a los médicos a comprender el tipo de pérdida auditiva y determinar qué otras pruebas pueden ser necesarias.

La audiometría es el primer paso en las pruebas de audición. En ella, la persona debe ponerse unos cascos o auriculares que emiten tonos de diferente frecuencia e intensidad en uno u otro oído. La persona hace una señal al oír un tono, generalmente levantando la mano del lado correspondiente. Para cada frecuencia, la prueba identifica el tono más bajo que la persona puede oír en cada oído. Los resultados se presentan en comparación con lo que se consideraría una audición normal. Como los tonos altos a que se expone un oído pueden ser escuchados también por el otro, se presenta al oído que no está sometido a la prueba un sonido distinto del tono de la prueba (habitualmente un ruido blanco).

La audiometría del umbral de recepción del habla mide la intensidad que requiere el habla para ser percibida claramente. La persona escucha una serie de palabras de dos sílabas acentuadas de igual modo (palabras espondaicas), como clara, cama y casa, presentadas a volúmenes distintos. Se registra el volumen al cual el paciente puede repetir correctamente la mitad de las palabras (umbral de inteligibilidad).

La discriminación, es decir, la capacidad para percibir las diferencias entre palabras que suenan de forma similar, se determina presentando pares de palabras monosílabas similares: el porcentaje de palabras repetidas correctamente es el porcentaje de discriminación. Las personas con una pérdida de audición de conducción suelen tener un porcentaje normal de discriminación, aunque a un volumen más alto; en cambio, las personas con una pérdida auditiva neurosensorial suelen tener una discriminación anómala a cualquier volumen. Los médicos a veces comprueban la capacidad de las personas para reconocer las palabras en oraciones completas. Esta prueba ayuda a decidir qué personas que no obtienen resultados aceptables con una prótesis auditiva pueden beneficiarse de un dispositivo implantado.

La timpanometría mide la facilidad con que el sonido puede atravesar el tímpano y el oído medio. Esta prueba no requiere la participación activa de la persona y suele utilizarse en niños. Se coloca en el conducto auditivo, bien ajustado, un módulo con un micrófono y una fuente emisora de sonidos, y se hace que las ondas sonoras reboten sobre el tímpano a medida que el módulo hace variar la presión en el conducto auditivo. Los resultados anómalos de la timpanometría sugieren una pérdida auditiva de conducción.

La prueba del diapasón puede ayudar a distinguir entre la pérdida auditiva de conducción y la pérdida auditiva neurosensorial. La prueba de Rinne compara la manera en que la persona oye los sonidos conducidos por el aire y la manera en que oye los sonidos conducidos por los huesos del cráneo. Para comprobar la audición por conducción aérea, se coloca un diapasón cerca del oído. Para comprobar la audición por conducción ósea, se coloca la base de un diapasón vibrante contra la cabeza para que el sonido circunvale el oído medio y vaya directamente a las células nerviosas del oído interno. Si la audición por conducción aérea está reducida y la de conducción ósea es normal, la pérdida de audición es de conducción. Si tanto la audición de conducción aérea como la ósea están reducidas, la pérdida de audición es neurosensorial o mixta. Las personas con una pérdida de audición neurosensorial pueden necesitar una evaluación adicional para detectar otras posibles afecciones, como enfermedad de Ménière o tumores cerebrales. En la prueba de Weber se coloca el eje de un diapasón vibrante en la parte superior de la cabeza, en el centro, y la persona indica en qué oído el tono es más alto. En la pérdida de audición de conducción unilateral, el tono es más fuerte en el oído con pérdida auditiva. En la pérdida auditiva neurosensorial unilateral, el tono es más fuerte en el oído normal porque el diapasón estimula ambos oídos internos por igual y la persona oye el estímulo con el oído afectado.

La prueba de respuesta auditiva del tronco del encéfalo (prueba de respuesta auditiva troncoencefálica) mide los impulsos nerviosos del tronco del encéfalo resultantes de las señales sonoras recibidas en los oídos. La información ayuda a determinar qué tipo de señales recibe el cerebro procedentes de los oídos. Los resultados de las pruebas son anómalos en las personas con algunos tipos de pérdida de audición neurosensorial y en las personas con muchos tipos de tumores cerebrales. La respuesta auditiva del tronco del encéfalo se utiliza para explorar a los lactantes, y también puede emplearse en el control de ciertas funciones cerebrales en personas en estado de coma o que hayan sido sometidas a una cirugía cerebral.

La electrococleografía mide la actividad de la cóclea y del nervio auditivo mediante un electrodo colocado sobre el tímpano o a través de él. Esta prueba y la respuesta auditiva del tronco del encéfalo pueden utilizarse para medir la audición en personas que no pueden o no quieren responder voluntariamente al sonido. Por ejemplo, se utilizan para descubrir si los lactantes y los niños muy pequeños sufren una profunda pérdida de audición (sordera), o para averiguar si una persona está fingiendo o exagerando una pérdida de audición (hipoacusia psicógena).

La prueba de emisiones otoacústicas utiliza sonidos para estimular el oído interno (cóclea). Entonces el propio oído genera un sonido de muy baja intensidad que se corresponde con el estímulo. Estas emisiones cocleares se registran utilizando medios electrónicos sofisticados. Se utiliza sistemáticamente en muchas salas de recién nacidos para descartar una sordera congénita, y también para monitorizar la audición de personas en tratamiento con medicamentos ototóxicos. Esta prueba también se utiliza en adultos para ayudar a determinar la causa de una pérdida de audición.

Otras pruebas pueden medir la capacidad de interpretación y comprensión del habla distorsionada, la comprensión de un mensaje expuesto a un oído mientras otro mensaje está llegando al oído opuesto, la fusión de mensajes incompletos expuestos a cada oído y su transformación en un mensaje coherente, y la determinación de la procedencia de un sonido cuando es expuesto a ambos oídos al mismo tiempo. Las personas con una exploración neurológica anómala o con ciertos hallazgos en las pruebas auditivas también deben realizarse una RMN del cráneo potenciada con gadolinio. Este tipo de RMN puede ayudar a los médicos a detectar ciertos trastornos del oído interno, tumores cerebrales cerca del oído o tumores en los nervios que provienen del oído.

Prevención

Limitar la exposición a ruidos fuertes puede ayudar a prevenir la pérdida de audición; deben limitarse tanto la duración como la intensidad del ruido. Las personas expuestas regularmente a ruidos fuertes deben llevar protectores de oídos (como tapones de plástico en los canales auditivos u orejeras rellenas de glicerina cubriendo las orejas). La Occupational Safety and Health Administration (OSHA) del Department of Labor de Estados Unidos y agencias similares en muchos otros países han establecido estándares sobre la duración máxima de exposición al ruido. Cuanto mayor sea el ruido, más corto es el tiempo permitido de exposición.

Tratamiento

Cualquier causa de la pérdida de audición debe tratarse. Por ejemplo, los médicos extirpan excrecencias benignas o cancerosas. Cuando sea posible, se interrumpe el tratamiento con fármacos ototóxicos (a menos que la necesidad del fármaco sea mayor que el riesgo de pérdida de audición adicional).

Muchas causas de la pérdida de audición no tienen cura, y el tratamiento implica la compensación de la pérdida de audición con audífonos (ver Gestión de la pérdida de audición) y varios mecanismos de adaptación al problema.

Mecanismos de adaptación ( ver Gestión de la pérdida de audición: Otros medios para afrontar la pérdida de audición )

Los sistemas de alerta que utilizan luz permiten a las personas con pérdida de audición saber cuándo suena el timbre, cuándo se ha disparado el detector de humo o si el bebé está llorando. Los sistemas sonoros especiales que transmiten infrarrojos o señales de radio FM permiten la audición en teatros, iglesias u otros lugares donde haya ruidos superpuestos. Muchos programas de televisión llevan subtítulos. También están disponibles dispositivos telefónicos de comunicación.

Las personas con una pérdida de audición profunda suelen comunicarse utilizando el lenguaje de signos correspondiente a su idioma. El American Sign Language (ASL) es la versión más habitual en Estados Unidos, pero existen otros, como el Signed English, el Signing Exact English y el Cued Speech.

Tratamiento en los niños

Además de tratar la causa y proporcionar las prótesis auditivas necesarias, los niños con pérdida de audición requieren ayuda para el desarrollo del lenguaje utilizando una terapia adecuada. Puesto que los niños deben ser capaces de escuchar el lenguaje para aprender de manera espontánea, la mayoría de los niños sordos solo desarrollan el lenguaje si disponen de un entrenamiento especial. Idealmente, esta capacitación se inicia tan pronto como se identifica la pérdida auditiva; una excepción sería un niño sordo que crece con padres sordos que son usuarios de la lengua de signos con fluidez. Los lactantes sordos también necesitan una manera de comunicarse antes de aprender a hablar. Por ejemplo, un lenguaje de señas que se adapte a los lactantes puede proporcionar una base para el posterior desarrollo del lenguaje hablado si no es posible realizar un implante coclear. Sin embargo, para los niños, no hay sustituto para el acceso a los sonidos del habla (fonemas) que permita una comprensión refinada y matizada del habla y el lenguaje.

Un implante coclear puede ser de ayuda para lactantes de incluso 1 mes de edad con pérdida auditiva profunda en ambos oídos y que no pueden oír sonidos con una prótesis auditiva. Aunque los implantes cocleares ayudan a oír a muchos niños, tengan sordera congénita o adquirida, son más eficaces en aquellos que ya han desarrollado el lenguaje. Algunas veces el oído interno se calcifica y forma hueso (osifica) en los niños que se quedan sordos después de sufrir una meningitis; en estos casos, los implantes cocleares deben utilizarse de forma precoz para maximizar su efectividad. En los niños cuyos nervios acústicos hayan sido destruidos por tumores también puede ser de utilidad la implantación de electrodos en la base del encéfalo (tronco del encéfalo). Los niños con implantes cocleares pueden tener un riesgo ligeramente mayor de meningitis que los niños sin implantes cocleares y que los adultos con implantes cocleares.

Los niños con sordera en un solo oído deben estar autorizados a utilizar un sistema especial en el aula, como un entrenador auditivo de FM. Con estos sistemas, el profesor habla con un micrófono que envía señales a un audífono en el oído normal del niño. Este proceso mejora la capacidad del niño, que suele estar gravemente dificultada, para distinguir el habla sobre el ruido de fondo.

Aspectos esenciales para las personas mayores

Las personas mayores suelen sufrir una disminución progresiva de la audición, llamada presbiacusia. La discapacidad auditiva está presente en más de un tercio de las personas mayores de 65 años y en más de la mitad de los mayores de 75 años. Aun así, los médicos deben evaluar a las personas mayores con pérdida de la audición, ya que la causa puede no ser la edad; algunas pueden tener un tumor, una enfermedad neurológica o un trastorno autoinmunitario, o una causa fácilmente corregible de pérdida de audición.

Incluso una pérdida de audición leve dificulta la comprensión del habla y hace que las personas mayores muestren ciertos comportamientos comunes. Una persona de edad avanzada con una pérdida de audición leve puede evitar las conversaciones. La comprensión del habla puede ser especialmente difícil si hay ruido de fondo o más de una persona hablando, por ejemplo en un restaurante o en una reunión familiar. Tener que pedir constantemente a otros que hablen más alto es desalentador, tanto para el oyente como para el orador. A veces, las personas con pérdida de audición no entienden bien las preguntas y dan una respuesta aparentemente extraña, llevando a otros a creer que sufren confusión. Pueden juzgar mal la sonoridad de su propio discurso y hacer que los demás eviten conversar con ellos. Así, la pérdida de audición puede conducir a aislamiento social, inactividad, pérdida de apoyo social y depresión. En una persona con demencia, la pérdida de audición puede dificultar aún más la comunicación. En las personas afectadas por una demencia, corregir una pérdida de audición hace que la demencia sea un poco más fácil de manejar. La corrección de la pérdida de audición tiene claros beneficios en la salud de los afectados, tanto físicos como psicosociales.

Presbiacusia

La presbiacusia es la pérdida de audición relacionada con la edad. Probablemente es el resultado de una combinación del deterioro relacionado con la edad y los efectos de una vida de exposición al ruido.

La pérdida de audición suele afectar primero a las frecuencias de sonido más altas, y por lo general empieza entre los 55 y los 65 años de edad (a veces antes). La pérdida de audición de alta frecuencia dificulta especialmente la comprensión del habla, incluso cuando el volumen global del habla parece normal. Esto se debe a que ciertas consonantes (como C, D, K, P, S, T) son sonidos de alta frecuencia. Estos sonidos consonánticos son los más importantes para el reconocimiento del habla. Por ejemplo, cuando en inglés se pronuncian las palabras «shoe», «blue», «true», «too» o «new» (todas con un sonido vocálico muy similar) muchas personas con presbiacusia pueden escuchar el sonido «oo», pero no pueden reconocer de qué palabra se trata porque no pueden distinguir las consonantes. Las personas afectadas suelen pensar que el orador está farfullando. Si el emisor intenta hablar más fuerte, por lo general hace hincapié en los sonidos vocálicos (de baja frecuencia), lo que no ayuda mucho a mejorar el reconocimiento del habla. El exceso de ruido de fondo hace que la comprensión del habla sea particularmente difícil.

Cribado

Es importante realizar pruebas de cribado de una posible pérdida de audición en las personas mayores, ya que muchas de ellas no se dan cuenta del problema. Los familiares o los médicos pueden hacer a la persona una serie de preguntas:

  • ¿Tiene algún problema de audición que le haga sentirse incómodo cuando está con otras personas?

  • ¿Tiene algún problema para oír que le haga sentirse frustrado cuando habla con algún familiar?

  • ¿Tiene dificultad para oír cuando alguien susurra?

  • ¿Se siente discapacitado por un problema de audición?

  • ¿Tiene algún problema para oír que le cause dificultades cuando visita a amigos, parientes o vecinos?

  • ¿Tiene algún problema para oír que le hace asistir con menor frecuencia a los oficios religiosos de lo que a usted le gustaría?

  • ¿Tiene algún problema para oír que le provoque discusiones con sus familiares?

  • ¿Tiene algún problema para oír que le dificulte escuchar la televisión o la radio?

  • ¿Siente que tiene algún problema de audición que le dificulte su vida personal o social?

  • ¿Tiene algún problema de audición que le cause dificultades cuando está en un restaurante con familiares o amigos?

Para cada pregunta, una respuesta no = 0 puntos, a veces = 2 puntos, y sí = 4 puntos. Una puntuación superior a 10 sugiere una importante pérdida de la audición y se recomienda el seguimiento por un especialista en audición.

Conceptos clave

  • La cera del oído, las infecciones, el envejecimiento y la exposición al ruido son las causas más habituales de pérdida de audición.

  • Todas las personas con pérdida de audición deben realizarse pruebas auditivas.

  • Las personas con síntomas neurológicos (tales como mareos o vértigo) generalmente deben someterse a pruebas de diagnóstico por la imagen.

Recursos en este artículo