Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Sinusitis

Por Marvin P. Fried, MD, The University Hospital for Albert Einstein College of Medicine;Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery, Montefiore Medical Center

La sinusitis es la inflamación de los senos paranasales, a menudo causada por una infección vírica o bacteriana o por una alergia.

  • Algunos de los síntomas más frecuentes de la sinusitis son dolor, dolor al tacto, congestión nasal y dolor de cabeza.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas, pero a veces son necesarias una tomografía computarizada u otras pruebas de diagnóstico por la imagen.

  • Los antibióticos pueden eliminar la infección subyacente.

La sinusitis es uno de los problemas médicos más frecuentes. Entre 10 y 15 millones de personas desarrollan cada año síntomas de sinusitis. La sinusitis puede aparecer en cualquiera de los cuatro grupos de senos paranasales: maxilar, etmoidal, frontal y esfenoidal. Casi siempre ocurre en conjunción con la inflamación de la mucosa de los conductos nasales (rinitis), y algunos médicos se refieren al trastorno como rinosinusitis. Puede ser aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración).

Sinusitis aguda

La sinusitis se considera aguda si remite totalmente en menos de 30 días. En las personas con un sistema inmunitario que funciona normalmente, la sinusitis aguda está causada por lo general por una infección vírica. Algunas veces la sinusitis puede estar provocada por bacterias. La infección suele desarrollarse después de que algo bloquee las aberturas de los senos paranasales; la causa más frecuente de dicho bloqueo es una infección vírica de las vías respiratorias altas, como el resfriado común. Durante un resfriado, las membranas mucosas inflamadas de la cavidad nasal tienden a bloquear las entradas de los senos paranasales. El aire en los senos paranasales es absorbido hacia el torrente sanguíneo, y desciende la presión en el interior de ellos, causando dolor y atrayendo líquido hacia los senos paranasales. Este líquido es un medio de cultivo para las bacterias. Entonces entran en los senos paranasales glóbulos blancos (leucocitos) y más líquido, para combatir las bacterias. Este flujo de entrada aumenta la presión y causa más dolor.

Las alergias también causan inflamación de la membrana mucosa, que obstruye las entradas a los senos paranasales. Además, las personas con una desviación del tabique nasal son más propensas a la obstrucción de los senos paranasales.

Localización de los senos paranasales

Los senos paranasales son espacios huecos que se encuentran en los huesos alrededor de la nariz. Los dos senos paranasales frontales se localizan justo encima de las cejas. Los dos senos paranasales maxilares se encuentran en los pómulos (hueso cigomático). Los dos grupos de senos paranasales etmoidales están a cada lado de la cavidad nasal. Los dos senos paranasales esfenoidales se localizan detrás de los senos etmoidales.

Sinusitis crónica

La sinusitis se considera crónica si se ha mantenido durante más de 90 días. No se sabe con certeza cuál es la causa la sinusitis crónica, pero están implicados factores que producen inflamación crónica, como alergias crónicas, pólipos nasales y exposición a irritantes ambientales (como la contaminación del aire y el humo del tabaco). A menudo la persona tiene antecedentes familiares del trastorno, y la predisposición genética parece ser también un factor. En ocasiones el afectado sufre también una infección bacteriana o fúngica, y entonces la inflamación es mucho peor. A veces, la sinusitis crónica del seno paranasal maxilar se produce cuando un absceso de un diente superior se extiende al seno paranasal situado encima.

Síntomas

Sinusitis aguda

La sinusitis aguda suele producir dolor, dolor al tacto, congestión y obstrucción en la nariz, disminución de la capacidad olfativa (hiposmia), mal aliento (halitosis), tos productiva (especialmente durante la noche) e inflamación en los senos paranasales afectados. La sinusitis maxilar causa dolor en las mejillas justo debajo de los ojos, dolor de muelas y cefalea. La sinusitis frontal causa dolor de cabeza, sobre la frente. La sinusitis etmoidal causa dolor por detrás de los ojos y entre ellos, lagrimeo y dolor de cabeza (a veces descrito como muy intenso) sobre la frente. La sinusitis esfenoidal causa dolor en áreas no bien definidas y puede sentirse en la parte frontal o posterior de la cabeza.

En la sinusitis aguda, a veces se expulsa por la nariz un pus verde o amarillo. También pueden aparecer fiebre y escalofríos, pero su presencia sugiere que la infección se ha extendido más allá de los senos paranasales.

Sinusitis crónica

Los síntomas de la sinusitis crónica son similares a los causados por la sinusitis aguda, pero es posible que el dolor sea menos intenso. Los síntomas más frecuentes de sinusitis crónica son obstrucción nasal, congestión nasal y goteo posnasal. Las personas con sinusitis pueden presentar secreciones nasales coloreadas y disminución del sentido del olfato; también pueden sentir malestar general.

Complicaciones de la sinusitis

La principal complicación de la sinusitis es la propagación de una infección bacteriana, que puede diseminarse a los tejidos alrededor del ojo (ver Infecciones de la órbita (celulitis preseptal; celulitis orbitaria)) y provocar cambios en la visión o hinchazón alrededor de los ojos. Con menos frecuencia, la infección se propaga al ojo en sí, causando dolor ocular y alteración de la visión. Una infección en el ojo puede derivar muy rápidamente (en cuestión de minutos o de horas) en ceguera. Con menos frecuencia, la infección puede extenderse a los tejidos alrededor del cerebro (meningitis, ver Meningitis) y causar dolor de cabeza y confusión. Las personas con sinusitis que desarrollen estos síntomas deben ser evaluadas por un médico tan pronto como sea posible.

Diagnóstico

El médico basa el diagnóstico en los síntomas característicos. La tomografía computarizada (TC) puede determinar el alcance y la gravedad de la sinusitis, pero solo se realiza cuando las personas presentan síntomas de complicaciones (como un ojo protuberante y enrojecido) o cuando padecen sinusitis crónica. Si una persona sufre sinusitis maxilar, puede realizarse una radiografía dental para detectar un absceso dental. A veces el médico pasa un fino dispositivo de visualización (endoscopio) por la parte interna de la nariz para inspeccionar las entradas a los senos paranasales y obtener muestras de líquido para su cultivo. Este procedimiento, que requiere un anestésico local (para insensibilizar la zona), puede llevarse a cabo en el consultorio del médico.

La sinusitis en niños se sospecha cuando la secreción de pus por la nariz persiste durante más de 10 días y va acompañada de extremo cansancio (fatiga) y tos. Pueden aparecer dolor y malestar en la zona facial. La fiebre es poco frecuente. Al explorar la nariz, el médico detecta la secreción de pus. Una TC puede confirmar el diagnóstico, pero debido a la inquietud asociada a la exposición a la radiación, solo suele hacerse en niños con sinusitis crónica que no desaparezca con tratamiento antibiótico o que presente signos de complicaciones.

Tratamiento

El tratamiento de la sinusitis aguda está dirigido a mejorar el drenaje de los senos paranasales y curar la infección. La inhalación de vapor; los paños húmedos calientes sobre el seno paranasal afectado y las bebidas calientes pueden servir para aliviar la inflamación de las membranas y facilitar el drenaje. Lavar el interior de la nariz con una solución salina (irrigación nasal) o utilizar un aerosol de agua salada también puede ayudar a reducir los síntomas. Pueden usarse durante un tiempo limitado aerosoles nasales con fenilefrina u oximetazolina, que contribuyen a reducir la inflamación de las membranas. El tratamiento por vía oral con fármacos similares, como la pseudoefedrina, no es tan eficaz. Los inhaladores nasales de corticoesteroides también pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero tardan como mínimo 10 días en hacer efecto. Para la sinusitis aguda grave o persistente se administran antibióticos como amoxicilina-ácido clavulánico, doxiciclina o levofloxacino.

Las personas con sinusitis crónica toman los mismos antibióticos, pero durante un periodo más largo de tiempo, por lo general entre 4 y 6 semanas. Cuando los antibióticos no son eficaces puede llevarse a cabo una intervención quirúrgica con la finalidad de lavar el seno paranasal y obtener material para cultivo, o de mejorar el drenaje del seno paranasal y con ello permitir la remisión de la inflamación.

Recursos en este artículo