Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dermatitis del canal auditivo

Por Bradley W. Kesser, MD, University of Virginia School of Medicine

La dermatitis del canal auditivo produce prurito, descamación e inflamación de la piel del canal auditivo.

La dermatitis del canal auditivo puede ser una reacción alérgica a factores desencadenantes tales como pendientes que contengan níquel y numerosos productos de belleza (por ejemplo lacas, lociones y tintes para el cabello); este tipo se conoce como dermatitis de contacto. La dermatitis del canal auditivo también puede aparecer espontáneamente en algunas personas que sufren trastornos parecidos a la dermatitis, como seborrea y psoriasis; en este caso se denomina dermatitis eccematoide auricular.

Ambos tipos de dermatitis causan prurito, enrojecimiento, secreción transparente y descamación, oscurecimiento y agrietamiento doloroso de la piel. La irritación y el agrietamiento de la piel pueden permitir que se desarrolle una infección por una bacteria (otitis externa aguda, ver Otitis externa). El primer síntoma de una infección bacteriana suele ser un intenso dolor de oído.

Para el tratamiento de la dermatitis de contacto, deben eliminarse los desencadenantes alérgicos, en especial los pendientes, y posiblemente incluso los audífonos insertados. Puede ser necesario ir probando y descartando para lograr identificar el desencadenante de la alergia. Los médicos administran una crema que contiene un corticoesteroide, como betametasona, para disminuir la hinchazón y el prurito. Debe evitarse introducir hisopos de algodón, agua y otras sustancias posiblemente irritantes en el oído.

Para tratar la dermatitis eccematoide auricular, los médicos recetan gotas de una solución de acetato de aluminio diluido (solución de Burow) para poner en el oído tan a menudo como se requiera para sentirse bien. El prurito y la hinchazón pueden reducirse con cremas que contengan corticoesteroides. En caso de que los oídos estén muy inflamados, pueden recetarse corticoesteroides por vía oral, como prednisona.