Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Otitis externa maligna

Por Bradley W. Kesser, MD, University of Virginia School of Medicine

La otitis externa maligna es una infección del oído externo que se ha extendido hasta afectar a los huesos del cráneo que contienen parte del canal auditivo, el oído medio y el oído interno (hueso temporal).

La otitis externa maligna suele aparecer en personas con un sistema inmunitario debilitado y en personas de edad avanzada con diabetes. La infección del oído externo, por lo general causada por la bacteria Pseudomonas, se extiende al hueso temporal y causa una infección grave que puede ser mortal. A pesar del nombre, la infección no es cancerosa (maligna); otras denominaciones son otitis externa necrosante y osteomielitis de la base del cráneo.

Las personas presentan dolor de oído muy intenso (que suele empeorar por la noche), secreción fétida por el oído, pus y detritus en el canal auditivo, y por lo general pérdida de audición. En casos graves puede aparecer parálisis de los nervios faciales y de la cabeza al propagarse la infección.

El diagnóstico se basa en los resultados de la tomografía computarizada (TC). Los médicos también realizan un cultivo de una muestra de la secreción en el laboratorio para identificar los microorganismos presentes. A menudo los médicos necesitan tomar una muestra de tejido del conducto auditivo (biopsia) para asegurarse de que los síntomas no son consecuencia de un cáncer.

Por lo general, la otitis externa maligna se trata con antibióticos por vía intravenosa durante 6 semanas. Sin embargo, las personas con infección leve pueden tratarse con un antibiótico por vía oral en dosis altas, como el ciprofloxacino. Las personas con enfermedad ósea extensa podrían requerir tratamiento con antibióticos durante un tiempo más largo. Es esencial mantener un control meticuloso de la diabetes. Aunque la cirugía no suele ser necesaria, se requieren limpiezas repetidas y desbridamiento del canal auditivo externo en el consultorio del médico hasta que la infección desaparezca.