Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tumores del oído

Por Bradley W. Kesser, MD, University of Virginia School of Medicine

Los tumores del oído pueden ser no cancerosos (benignos) o cancerosos (malignos). La mayoría de los tumores del oído se descubren cuando las propias personas afectadas notan su aparición o cuando el médico explora el oído por una pérdida de audición.

Tumores no cancerosos

Los tumores no cancerosos pueden desarrollarse en el canal auditivo, obstruirlo y causar pérdida de audición y acumulación de cerumen. Estos tumores incluyen pequeños sacos llenos de secreciones de la piel (quistes sebáceos), osteomas y exostosis (tumores óseos no cancerosos), y crecimiento de tejido cicatricial excesivo después de una lesión o una perforación de la oreja (queloides). El tratamiento más eficaz es la extirpación quirúrgica del tumor. Después del tratamiento, la capacidad auditiva suele volver a la normalidad.

Tumores cancerosos

El carcinoma de células basales (carcinoma basocelular) y el carcinoma de células escamosas (carcinoma espinocelular, ver Introducción al cáncer de piel) son cánceres de la piel frecuentes que pueden desarrollarse en el oído externo después de una repetida y prolongada exposición al sol. Las personas que sufren infecciones crónicas del oído pueden tener un mayor riesgo de desarrollar un carcinoma de células escamosas. Cuando estos cánceres aparecen por primera vez, pueden tratarse con éxito extirpándolos quirúrgicamente o aplicando radioterapia. Los cánceres más avanzados pueden requerir la extirpación quirúrgica de una zona más amplia del oído externo.

El ceruminoma (cáncer de las células que producen el cerumen) se desarrolla en el tercio externo del canal auditivo. Estos tumores no se diseminan (metastatizan) a otras áreas, pero son destructivos para el canal auditivo. Los ceruminomas no tienen nada que ver con la acumulación de cerumen. El tratamiento consiste en extirpar quirúrgicamente el cáncer y el tejido circundante.