Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Barotraumatismo del oído

(Barotitis media o Aerotitis media)

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Indiana University School of Medicine

El barotraumatismo (barotitis media o aerotitis media) es una lesión en el oído medio causada por una presión atmosférica desigual a ambos lados del tímpano.

El tímpano separa el canal auditivo y el oído medio. Si la presión del aire procedente del exterior sobre el canal auditivo es distinta a la presión del aire en el oído medio, el tímpano puede resultar lesionado. Normalmente, la trompa de Eustaquio, que conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz, ayuda a mantener una presión equivalente en ambos lados del tímpano, permitiendo que el aire del exterior entre en el oído medio. Cuando la presión exterior del aire cambia de repente, por ejemplo durante el ascenso o el descenso de un avión o en una inmersión en aguas profundas (ver Barotrauma), el aire debe moverse a través de la trompa de Eustaquio para igualar la presión en el oído medio.

La trompa de Eustaquio: mantener la presión del aire equilibrada

La trompa de Eustaquio (tubo faringotimpánico) ayuda a mantener la presión del aire equilibrada a ambos lados del tímpano, permitiendo que el aire del exterior entre en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio está bloqueada, el aire no puede alcanzar el oído medio, con lo cual la presión disminuye. Cuando la presión del aire es más baja en el oído medio que en el canal auditivo, el tímpano se abomba hacia el interior. La diferencia de presión puede causar dolor y lesionar o romper el tímpano.

Si la trompa de Eustaquio está obstruida en parte o por completo debido a una cicatrización, un tumor, una infección, un resfriado común o una alergia, el aire no puede circular hacia dentro y hacia fuera del oído medio. La diferencia de presión resultante puede dañar el tímpano o incluso causar su rotura y una hemorragia. Si la diferencia de presión es muy grande, la ventana oval (el acceso al oído interno desde el oído medio) puede romperse, permitiendo que el líquido del oído interno se derrame hacia el oído medio. La pérdida de audición o el vértigo que aparecen durante una inmersión a gran profundidad indican que se está produciendo dicha fuga de líquido; si los mismos síntomas aparecen durante el ascenso, significa que se ha formado una burbuja de aire en el oído interno.

Prevención y tratamiento

Cuando un cambio brusco de la presión atmosférica provoca una sensación de congestión o dolor en el oído, a menudo puede igualarse la presión en el oído medio y aliviar las molestias con varias maniobras. Si la presión exterior está descendiendo, como al ascender durante un vuelo en avión, la persona debe intentar respirar con la boca abierta, masticar chicle o tragar. Cualquiera de estas medidas puede abrir la trompa de Eustaquio y permitir que el aire salga del oído medio. Si la presión atmosférica exterior está aumentando, como durante el descenso de un avión o la inmersión de un submarinista a cierta profundidad, la persona debe cerrar las fosas nasales haciendo pinza en ellas con los dedos, mantener la boca cerrada y tratar de soplar suavemente por la nariz; así empujará el aire por la trompa de Eustaquio obstruida. Las personas con una infección o una alergia que afecte a la nariz y la garganta pueden sentir molestias cuando viajan en avión o cuando se zambullen. Sin embargo, si es necesario viajar en avión, un descongestionante nasal como la fenilefrina en gotas o en aerosol aliviará la congestión y ayudará a abrir las trompas de Eustaquio, igualando la presión en los tímpanos. Debe evitarse la inmersión hasta haber controlado la infección o la alergia.

Recursos en este artículo