Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mastoiditis

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Indiana University School of Medicine

La mastoiditis es una infección bacteriana de la apófisis mastoides, el hueso prominente situado detrás del oído.

Este trastorno suele aparecer cuando una otitis media aguda, que no ha recibido tratamiento o que no ha sido tratada adecuadamente, se extiende desde el oído medio hasta el hueso que lo circunda, la apófisis mastoides.

Por lo general, los síntomas aparecen al cabo de un tiempo que varía entre algunos días y algunas semanas después del desarrollo de la otitis media aguda, a medida que la infección diseminada destruye la parte interna de la apófisis mastoides. En e hueso puede formase una acumulación de pus (absceso). La piel que recubre la apófisis mastoides puede tornarse roja, inflamada y dolorosa, y el oído externo se desplaza hacia un lado y hacia abajo. Otros síntomas son fiebre, dolor alrededor y dentro del oído, y una secreción profusa y cremosa. El dolor tiende a ser persistente y pulsátil, y la pérdida auditiva puede empeorar progresivamente.

La tomografía computarizada (TC) muestra que las celdillas neumáticas (los espacios en el hueso que normalmente contienen aire) de la apófisis mastoides están llenas de líquido. A medida que la mastoiditis avanza, los espacios se agrandan. Una mastoiditis tratada incorrectamente puede provocar sordera, infección de la sangre (septicemia), infección de las membranas que envuelven el cerebro (meningitis), un absceso cerebral o la muerte.

El tratamiento consiste en la administración de antibióticos por vía intravenosa. Se examina una muestra de la secreción procedente del oído para identificar el microorganismo causante de la infección y para determinar los antibióticos que con mayor probabilidad eliminarán las bacterias. Los antibióticos pueden administrarse por vía oral cuando la persona comienza a recuperarse, y se continuarán durante al menos 2 semanas. Si se ha formado un absceso en el hueso, será necesario un drenaje quirúrgico (mastoidectomía).