Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Uretritis

Por Talha H. Imam, MD, Assistant Clinical Professor in Internal Medicine and Nephrology;Attending Physician, Departmnet of Nephrology, University of Riverside School of Medicine;Kaiser Permanente

La uretritis es la infección de la uretra, el conducto que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo.

  • Las bacterias, incluidas las de transmisión sexual, son la causa más frecuente de uretritis.

  • Los síntomas incluyen dolor al orinar, necesidad frecuente o urgente de orinar y, a veces, secreción mucosa.

  • La infección suele tratarse con antibióticos.

Las causas de la uretritis

La uretritis puede estar causada por bacterias, hongos o virus (por ejemplo, el virus del herpes simple).

Las enfermedades de transmisión sexual, una causa frecuente de uretritis. Microorganismos de transmisión sexual (como la Neisseria gonorrhoeae, que produce la gonorrea) pueden extenderse hacia la uretra durante el acto sexual con una pareja infectada. La Chlamydia y el virus del herpes simple también se transmiten habitualmente por vía sexual y pueden producir uretritis (ver Clamidias y otras infecciones). El microorganismo de la gonorrea es el que causa más frecuentemente uretritis en los hombres. Este microorganismo puede infectar la uretra de las mujeres, aunque son la vagina, el cuello uterino, el útero, los ovarios y las trompas de Falopio los que tienen mayor probabilidad de ser infectados. Trichomonas, un tipo de parásito microscópico, también produce uretritis en los hombres. La uretritis también puede ser causada por otras bacterias que suelen causar infecciones de las vías urinarias, como Escherichia coli.

Síntomas de la uretritis

Tanto en hombres como en mujeres la micción suele ser dolorosa y la necesidad de orinar se vuelve más frecuente y urgente. A veces no aparecen síntomas. En los hombres, cuando la causa es gonorrea o clamidia, suele existir secreción por la uretra, que por lo general es de color verde amarillento y espesa cuando está implicado el gonococo, y puede ser de color claro y menos espesa cuando los causantes son otros microorganismos. En las mujeres, la secreción es menos frecuente.

Otros trastornos que causan dolor al orinar incluyen la infección de la vejiga y la vaginitis (inflamación de la vagina).

Complicaciones de la uretritis

Las infecciones de la uretra que no reciben tratamiento o se tratan de manera inapropiada pueden causar un estrechamiento (estenosis) de la uretra. La estenosis aumenta el riesgo de infecciones en la vejiga o en los riñones. En pocos casos, la gonorrea no tratada conduce a una acumulación de pus (absceso) alrededor de la uretra. Un absceso puede causar abombamientos de la pared uretral (divertículos uretrales) que también se pueden infectar. Si el absceso perfora la piel, la vagina o el recto, la orina puede fluir a través de un conducto anómalo de nueva formación (fístula uretral).

Diagnóstico de uretritis

  • Análisis de orina

  • A veces, cultivo de orina

Por lo general, los médicos establecen el diagnóstico de uretritis a partir de los síntomas y la exploración. Si hay secreción, se recoge una muestra insertando un hisopo de algodón en el extremo de la uretra. El frotis uretral se envía entonces al laboratorio para su análisis con el fin de identificar el microorganismo infeccioso.

Prevención y tratamiento de la uretritis

  • Antibióticos para causas comunes; antivirales para el herpes simple

  • Para las infecciones de transmisión sexual, tratamiento de las parejas sexuales

Las enfermedades de transmisión sexual que causan uretritis pueden evitarse mediante el uso de un preservativo.

El tratamiento depende de la causa de la infección. Sin embargo, la identificación del microorganismo causante de la uretritis puede llevar días. Por lo tanto, los médicos suelen iniciar el tratamiento con antibióticos que curan las causas más frecuentes. En el caso de los hombres sexualmente activos, el tratamiento suele consistir en una inyección de ceftriaxona para la gonorrea, más azitromicina o doxiciclina por vía oral contra la clamidia. Si las pruebas excluyen la posibilidad de gonorrea o clamidia, puede utilizarse la asociación de trimetoprim y sulfametoxazol o un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas (como el ciprofloxacino). Las mujeres pueden recibir un tratamiento como si tuvieran cistitis. En casos de infección por el virus del herpes se utiliza un medicamento antivírico, como el aciclovir. Si se sospecha que la causa es una enfermedad de transmisión sexual, las parejas sexuales de la persona afectada deben ser evaluadas para determinar si necesitan tratamiento. A los hombres que reciben un diagnóstico de uretritis se les deben hacer los análisis correspondientes para descartar el VIH y la sífilis.

Más información