Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Micción excesiva o frecuente

Por Anuja P. Shah, MD, Assistant Professor;, David Geffen School of Medicine at UCLA;Los Angeles Biomedical Research Institute at Harbor-UCLA Medical Center

La mayor parte de las personas orinan alrededor de 4 o 6 veces al día, principalmente durante el día. Normalmente, los adultos orinan entre 700 mL y 3 L al día. La micción excesiva puede referirse a:

  • Un aumento del volumen de orina (poliuria)

  • Un volumen normal de orina pero con la necesidad de ir más a menudo (polaquiuria)

  • Ambas

La polaquiuria se puede acompañar de una sensación de necesidad urgente de orinar (urgencia urinaria o tenesmo vesical). Muchos pacientes descubren que presentan poliuria porque tienen que levantarse a orinar durante la noche (nicturia). La nicturia también puede ocurrir si se bebe demasiado líquido cerca de la hora de dormir, incluso aunque no se beba más de lo normal.

Causas

Algunas causas del aumento de volumen de orina (poliuria) son diferentes de las causas del aumento de frecuencia urinaria (polaquiuria). Sin embargo, dado que muchas personas que producen cantidades excesivas de orina también tiene necesidad de orinar con frecuencia, estos dos síntomas a menudo aparecen de forma conjunta.

Las causas más comunes del aumento de la frecuencia urinaria son:

  • Infección de la vejiga (cistitis, la causa más frecuente en mujeres y niños)

  • Incontinencia urinaria

  • Aumento de volumen no canceroso de la próstata (hiperplasia prostática benigna, la causa más frecuente en varones mayores de 50 años)

  • Cálculos en las vías urinarias

Las causas más frecuentes de poliuria tanto en adultos como en niños son:

  • Diabetes mellitus no controlada (la más frecuente)

  • Ingesta líquida abundante (polidipsia)

  • Diabetes insípida

  • Tratamiento con fármacos diuréticos (que aumentan la excreción de orina) o ingesta de sustancias con efecto diurético, como el alcohol o la cafeína

La diabetes insípida causa poliuria debido a problemas con una hormona llamada hormona antidiurética (o vasopresina). La hormona antidiurética ayuda al riñón a reabsorber líquido. Si se produce una cantidad insuficiente de hormona antidiurética (un trastorno llamado diabetes insípida central) o si el riñón no es capaz de responder adecuadamente a la hormona (diabetes insípida nefrógena), el paciente orina en exceso.

Los pacientes con ciertos trastornos renales (por ejemplo nefritis intersticial o lesión renal producida por la anemia de células falciformes) también pueden orinar en exceso debido a que estas enfermedades disminuyen la cantidad de líquido reabsorbido por los riñones.

Valoración

Muchos pacientes sienten vergüenza de comentar con su médico los problemas relacionados con la micción. Aún así, estos pacientes deben ser evaluados debido a que algunos trastornos que causan un exceso de orina son muy graves. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué esperar durante esta evaluación.

Signos de alarma

Ciertos síntomas y características son motivo de preocupación en personas que orinan un volumen excesivo. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Debilidad en las piernas

  • Fiebre y dolor lumbar

  • Aparición abrupta o durante los primeros años de vida

  • Sudores nocturnos, tos y pérdida de peso, sobre todo en personas con un amplio historial de tabaquismo

  • Un trastorno de la salud mental

Cuándo acudir al médico

Si el paciente tiene debilidad en las piernas debe acudir inmediatamente al hospital, ya que puede tener un trastorno de la médula espinal. Los pacientes con fiebre y dolor lumbar deben consultar con un médico el mismo día, ya que pueden tener una infección en los riñones. Los pacientes con otros signos de alarma deben ver a un médico en uno o dos días. Las personas sin signos de alarma deben concertar una cita en la consulta tan pronto como sea conveniente, por lo general antes de una semana, aunque retrasar la consulta es generalmente seguro si los síntomas se han estado desarrollando durante semanas o meses y son leves.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico y, a continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa del volumen excesivo de orina y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas y características de la micción excesiva).

El médico pregunta sobre:

  • La cantidad de líquido ingerido y orinado para determinar si el problema está relacionado con la frecuencia urinaria o con la poliuria

  • El tiempo que los síntomas han estado presentes

  • Si existe cualquier otro problema de micción

  • Si la persona está tomando diuréticos, incluyendo bebidas que contengan cafeína

Algunos hallazgos pueden proporcionar claves sobre la causa del aumento de la frecuencia de micción. El dolor o ardor al orinar, la fiebre y el dolor lumbar o en los flancos pueden indicar una infección. La sustancia diurética es la causa más probable en pacientes que beben un gran volumen de bebidas que contengan cafeína o que acaban de comenzar un tratamiento con diuréticos. Se puede sufrir una lesión de próstata cuando existen problemas urinarios asociados, tales como dificultad para iniciar la micción, un chorro de orina débil, y goteo al final de la micción.

Algunas hallazgos obvios también pueden proporcionar claves sobre la causa de la poliuria. Por ejemplo, si la poliuria se inicia en los primeros años de vida probablemente esté causada por un trastorno hereditario, como diabetes insípida central o nefrógena o diabetes mellitus tipo 1.

En mujeres, la exploración por lo general requiere un examen ginecológico y la toma de muestras de líquido cervical y vaginal para detectar enfermedades de transmisión sexual. En los varones, se examina el pene para detectar la presencia de secreción y se realiza un tacto rectal para valorar la próstata.

Algunas causas y características de la micción excesiva

Causa

Características comunes*

Pruebas

Trastornos que causan como síntoma principal el aumento de la frecuencia de micción

Cistitis (infección de la vejiga)

Por lo general, en mujeres y niñas

Necesidad frecuente y urgente de orinar

Ardor o dolor al orinar

A veces, fiebre y dolor lumbar o en los flancos

A veces, sangre en la orina u orina con mal olor

Análisis y cultivo de orina

Embarazo

Por lo general, durante los últimos meses de embarazo

Exploración por un médico

A veces, análisis de orina (para detectar una infección del tracto urinario)

Aumento del volumen de la próstata (benigno o maligno)

Sobre todo en varones mayores de 50 años

Síntomas urinarios que empeoran progresivamente, tales como dificultad para iniciar la micción, chorro de orina débil, goteo al terminar de orinar y sensación de micción incompleta

A menudo se detecta durante un tacto rectal

Análisis de sangre para medir el nivel de PSA

Si el nivel de PSA está elevado, biopsia de próstata

A veces ecografía

Prostatitis (infección de la próstata)

Una próstata dolorosa detectada durante un tacto rectal

A menudo, fiebre, dificultad para iniciar la micción y ardor o dolor al orinar

A veces, sangre en la orina

En algunos casos, síntomas de una obstrucción de larga evolución de las vías urinarias (incluyendo un chorro de orina débil, dificultad para orinar o goteo al terminar la micción)

Análisis y cultivo de orina y un tacto rectal

Cistitis por radiación (lesión de la vejiga causada por la radioterapia)

En pacientes que han recibido radioterapia en la parte inferior del abdomen, la próstata o el periné (el área situada entre los genitales y el ano) como tratamiento de un proceso canceroso

Exploración por un médico

A veces, se introduce un tubo flexible provisto de una pequeña cámara en la vejiga (cistoscopia) y biopsia vesical

Disfunción o lesiones de la médula espinal

Debilidad y entumecimiento en las piernas

Retención de orina o pérdida incontrolable de orina o de heces (incontinencia urinaria o fecal)

A veces una lesión obvia

RMN de la columna

Cálculos en las vías urinarias (que no bloquean el flujo de orina)

Episodios ocasionales de dolor opresivo intermitente (dolor cólico) en la zona lumbar, flancos o en la ingle

Dependiendo de donde se localice el cálculo, puede presentar aumento de la frecuencia de la micción o una fuerte y súbita necesidad de orinar

Análisis de orina

Ecografía o TC de los riñones, uréteres y vejiga

Sustancias que aumentan la excreción de orina, como la cafeína, el alcohol o los diuréticos

En personas sanas, poco después de ingerir bebidas que contengan cafeína o alcohol o en pacientes que iniciaron recientemente tratamiento con diuréticos

Solo un examen médico

Incontinencia urinaria

Fugas involuntarias de orina, más a menudo cuando el paciente se inclina, tose, estornuda o levanta objetos pesados (llamada incontinencia de esfuerzo)

Después de introducir líquido en la vejiga, se mide la variación de la presión y de la cantidad de orina en la vejiga (cistometría)

Trastornos que causan como síntoma principal el aumento de volumen de orina

Diabetes mellitus descontrolada

Sed excesiva

A menudo en niños pequeños

A veces, en adultos obesos, que pueden ya haber sido diagnosticados de diabetes tipo 2

Medición del nivel de azúcar (glucosa) en la sangre

Diabetes insípida central

Sed excesiva que puede aparecer de repente o desarrollarse gradualmente

A veces en pacientes que han sufrido un traumatismo craneoencefálico o se les ha practicado cirugía cerebral

Análisis de sangre y orina, antes y después de privar al paciente de agua y administrarle hormona antidiurética (prueba de restricción hídrica)

A veces, análisis de sangre para medir el nivel de hormona antidiurética

Diabetes insípida, nefrógena

Sed excesiva que se desarrolla gradualmente

En pacientes con un trastorno que puede lesionar el riñón (como anemia de células falciformes, síndrome de Sjögren, cáncer, hiperparatiroidismo, amiloidosis, sarcoidosis, o ciertos trastornos hereditarios) o en aquellos en tratamiento con un fármaco que pueda afectar al riñon (por lo general litio, cidofovir, foscarnet o ifosfamida)

Análisis de sangre y orina

A veces una prueba de restricción hídrica

Uso de diuréticos

En pacientes, por otra parte sanos, que recientemente han iniciado un tratamiento con diuréticos

A veces, en personas que toman diuréticos de forma subrepticia (por ejemplo, deportistas de competición u otras personas que tratan de perder peso)

Por lo general, solo un examen médico

Ingesta excesiva de líquido (polidipsia), a menudo debido a un trastorno mental

A veces en pacientes diagnosticados de trastornos mentales

Similar a las pruebas utilizadas para la diabetes insípida central

*Las características incluyen síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

TC = tomografía computarizada; RMN = resonancia magnética nuclear; PSA = antígeno prostático específico.

Pruebas complementarias

El médico solicita análisis de orina y urocultivos en la mayoría de los pacientes. La necesidad de otras pruebas depende de los antecedentes clínicos y de la exploración física (ver Algunas causas y características de la micción excesiva). Si el médico no está seguro de si el paciente está realmente produciendo más orina de lo normal, puede recoger y medir la cantidad de orina producida en 24 horas. Si el paciente tiene poliuria, se mide el nivel de glucosa en sangre. Si la diabetes mellitus no es la causa de la poliuria y no hay ninguna otra causa claramente responsable, como el exceso de líquidos por vía intravenosa, es necesario realizar otras pruebas complementarias. A menudo, después de privar al paciente de agua durante cierto tiempo y después de administrarle hormona antidiurética, se miden en sangre, orina, o ambas, los niveles de electrólitos y la concentración de ciertas sales (osmolaridad).

Tratamiento

La mejor manera de tratar el aumento del volumen de orina es tratar el trastorno subyacente. Por ejemplo, la diabetes mellitus se trata con dieta, ejercicio e insulina y/o fármacos antidiabéticos por vía oral. En algunos casos, se puede reducir el exceso de orina disminuyendo el consumo de café o alcohol. También, se puede ajustar la dosis de los diuréticos que podrían estar contribuyendo al exceso de volumen de orina.

Aspectos esenciales para las personas mayores

Los hombres mayores generalmente orinan con frecuencia debido a que el volumen de la próstata suele aumentar con la edad. En las mujeres de edad avanzada, también es común la necesidad frecuente de orinar debido a varios factores, como la debilidad del suelo de la pelvis tras el parto y la pérdida de estrógenos después de la menopausia. En ambos sexos, los ancianos tienen más probabilidad de estar en tratamiento con diuréticos, por lo que estos fármacos pueden contribuir al exceso de orina. Las personas mayores con un aumento del volumen de orina a menudo tienen que orinar de noche (nicturia). La nicturia contribuye a aumentar los problemas de sueño y las caídas, especialmente si la persona afectada tiene prisa por ir al baño o si la zona no está bien iluminada.

Conceptos clave

  • Las infecciones urinarias son la causa más común del aumento de la frecuencia urinaria en niños y en mujeres.

  • La diabetes mellitus no controlada es la causa más común de poliuria.

  • La hiperplasia prostática benigna es una causa frecuente en varones mayores de 50 años.

  • El consumo excesivo de cafeína puede causar aumento de la frecuencia urinaria en todas las personas.

Recursos en este artículo