Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Nefroesclerosis arteriolar hipertensiva benigna

Por Zhiwei Zhang, MD, Associate Professor of Medicine;Attending Nephrologist, Loma Linda University;VA Loma Linda Healthcare System

La nefroesclerosis arteriolar hipertensiva benigna es el daño renal progresivo causado por una presión arterial elevada (hipertensión) de larga duración mal controlada.

  • La persona puede desarrollar síntomas de enfermedad renal crónica, como pérdida de apetito, náuseas, vómitos, prurito y confusión.

  • También puede presentar síntomas relacionados con el daño a otros órganos causado por la hipertensión.

  • El médico establece el diagnóstico basándose en los antecedentes de hipertensión, además de los resultados de la ecografía y de los análisis de sangre.

  • El tratamiento consiste en un control estricto de la presión arterial.

La nefroesclerosis arteriolar hipertensiva benigna se produce cuando la hipertensión de larga duración (crónica) daña el tejido renal, incluyendo los pequeños vasos sanguíneos, los glomérulos, los túbulos renales y los tejidos intersticiales. Como resultado, se desarrolla una enfermedad renal crónica progresiva. La hipertensión crónica también puede dañar el corazón, y provocar un fallo cardíaco. La hipertensión también aumenta el riesgo de infarto de miocardio y de accidente cerebrovascular.

La nefroesclerosis benigna progresa hacia una enfermedad renal en etapa terminal (enfermedad renal crónica grave) solo en un pequeño porcentaje de los casos. Sin embargo, como la hipertensión crónica y la nefroesclerosis benigna son frecuentes, la nefroesclerosis benigna es una de las causas más frecuentes de enfermedad renal en etapa terminal. Se denomina benigna para distinguirla de ciertos trastornos más graves que afectan a los vasos sanguíneos renales.

Los factores de riesgo son: edad avanzada, hipertensión entre moderada y grave mal controlada y otros trastornos renales (por ejemplo, la nefropatía diabética). Las personas de ascendencia africana presentan un riesgo mayor, pero no está claro si el riesgo se incrementa debido a que la hipertensión arterial alta mal controlada es más frecuente entre estas personas o bien porque son más susceptibles desde el punto de vista genético al daño real causado por la hipertensión.

Síntomas

Se pueden desarrollar síntomas de enfermedad renal crónica, como pérdida de apetito, náuseas, vómitos, prurito, somnolencia o confusión, pérdida de peso, así como un sabor desagradable en la boca.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre de rutina

  • Otras pruebas para detectar lesiones en otros órganos y otras causas de daño renal

El diagnóstico se puede sospechar cuando los análisis de sangre rutinarios indican el deterioro de la funcionalidad renal en una persona con presión arterial alta (hipertensión). Los médicos establecen el diagnóstico cuando la exploración física o los resultados de las pruebas muestran evidencia de daño orgánico causado por la presión arterial alta. Este daño puede consistir en alteraciones en la retina observadas con un oftalmoscopio o en una evidencia de anomalías cardíacas detectadas con una electrocardiografía (ECG) o una ecocardiografía.

Deben realizarse análisis de orina para detectar otros trastornos que puedan causar la enfermedad renal.

Se debe hacer una ecografía para excluir otras causas de daño renal. La ecografía puede mostrar que el tamaño renal se reduce. La biopsia renal se hace sólo si el diagnóstico no está claro.

Tratamiento

  • Control de la presión arterial

El tratamiento consiste en el control estricto de la presión arterial. La mayoría de las personas deben tomar una combinación de medicamentos, incluyendo un bloqueante del receptor de la angiotensina II o un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y, posiblemente, antagonistas del calcio, diuréticos tiacídicos o betabloqueantes. La pérdida de peso, el ejercicio y la restricción de la ingesta de agua y sal también ayudan a controlar la presión arterial. La enfermedad renal crónica se debe controlar mediante la restricción de la ingesta de líquidos y sal y en algunas ocasiones mediante diálisis.

El pronóstico depende por lo general de lo bien que se controle la presión arterial y del grado de daño renal. Por lo general, el daño renal progresa lentamente. Después de 5 a 10 años, sólo entre el 1 y el 2% de las personas desarrollan disfunción renal significativa.

Más información