Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome de proteinuria y hematuria asintomáticas

Por Navin Jaipaul, MD, MHS, Loma Linda University School of Medicine;VA Loma Linda Healthcare System

El síndrome de proteinuria y hematuria asintomáticas es consecuencia de las enfermedades del glomérulo (conjuntos de vasos sanguíneos microscópicos en los riñones, que tienen pequeños poros a través de los cuales se filtra la sangre). Se caracterizan por la pérdida constante o intermitente de pequeñas cantidades de proteínas y sangre en la orina.

En algunos casos, al realizar un análisis de orina como parte de una revisión rutinaria en personas asintomáticas, se descubren pequeñas cantidades de proteínas (proteinuria) o sangre (hematuria) excretadas en la orina. La presencia de cilindros hemáticos (acumulaciones de glóbulos rojos) o de glóbulos rojos con forma anómala debe hacer sospechar que la sangre en la orina proviene de los glomérulos. Los cilindros hemáticos y la proteinuria aparecen cuando la persona se está recuperando de un episodio reciente de inflamación renal (nefritis) no diagnosticado. Si esta situación parece probable, el médico solo tiene que volver a controlar a la persona en las semanas o meses siguientes para asegurarse de que se han resuelto las alteraciones.

Si los precipitados y la proteinuria persisten (en particular los cilindros urinarios), la causa suele ser uno de tres trastornos.

  • La nefropatía por inmunoglobulina A (IgA), un tipo de glomerulonefritis (ver Glomerulonefritis (síndrome nefrítico)) provocada por el depósito de inmunocomplejos (combinaciones de anticuerpos y antígenos) en el riñón, que puede ser muy leve y no progresiva, o convertirse en una enfermedad grave que conduce a la insuficiencia renal (pérdida de la mayor parte de las funciones renales).

  • Nefritis hereditaria (síndrome de Alport), un trastorno progresivo que puede ser grave y conducir a insuficiencia renal, así como a una disminución de la visión y de la audición (ver Nefritis hereditaria).

  • Enfermedad de la membrana basal delgada (hematuria familiar benigna), una enfermedad hereditaria causada por el adelgazamiento de una parte del glomérulo, llamada membrana basal.

Esta enfermedad tiende a provocar la presencia de glóbulos rojos (eritrocitos) en la orina, pero causa la excreción de cantidades más pequeñas de proteína que la nefropatía por IgA o la nefritis hereditaria y es posible que no cause la excreción de cilindros hemáticos. Este trastorno presenta un curso leve y no progresivo. El diagnóstico puede realizarse mediante una biopsia renal. Sin embargo, es infrecuente que dicha biopsia se lleve a cabo, porque la probabilidad de encontrar una enfermedad tratable es muy baja.

El médico, por lo general, recomienda a las personas con proteinuria asintomática y hematuria que se sometan a una exploración física y análisis de orina 1 o 2 veces al año. Se realizan pruebas adicionales si aumenta considerablemente la cantidad de proteínas o de sangre o si aparecen síntomas que sugieren la presencia de una enfermedad específica. La mayor parte de las personas con proteinuria asintomática y síndrome de hematuria no empeoran y la afección puede persistir de forma indefinida.