Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Esguince de tobillo

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Un esguince de tobillo es la rotura de los ligamentos que mantienen el tobillo en su posición.

  • Generalmente, los esguinces de tobillo se producen cuando se camina o se corre por suelos irregulares y el pie se dobla hacia dentro, lo que estira los ligamentos del tobillo más allá de su límite y los desgarra.

  • Por lo general, el tobillo se hincha y caminar resulta doloroso.

  • Generalmente, el médico puede diagnosticar los esguinces de tobillo basándose en la exploración y, a veces en las radiografías.

  • El tratamiento consiste en reposo, aplicar hielo, compresión con un vendaje y elevación de la pierna (RICE, por las siglas en inglés de reposo, hielo, compresión y elevación), una férula o una bota que pueda quitarse y posiblemente cirugía.

En los Estados Unidos, se producen cerca de 25.000 esguinces de tobillo diarios.

La articulación del tobillo está formada por la tibia, el peroné (el hueso más pequeño de la pierna), el astrágalo y varios ligamentos que mantienen los huesos del tobillo en su posición (ver figura Ligamentos: mantienen estable la articulación del tobillo).

La gravedad del esguince depende de los ligamentos que estén lesionados y del grado de torsión o desgarro de estos. En función de la gravedad el médico clasifica los esguinces como:

  • De primer grado: leve

  • De segundo grado: moderado a grave

  • De tercer grado: muy grave

La mayoría de los esguinces de tobillo son leves.

Ligamentos: mantienen estable la articulación del tobillo

Los esguinces se producen generalmente cuando el pie se dobla hacia dentro, quedando la planta del pie mirando al otro pie (lo que se denomina inversión). Esta lesión suele dañar los ligamentos externos del tobillo. La inversión puede ocurrir cuando se camina en un terreno irregular, especialmente al pisar una piedra o el borde de una acera.

Con menor frecuencia, se produce la torsión del tobillo al voltearse el pie hacia afuera (lo que se denomina eversión).

Algunos factores hacen que sea más fácil que el pie se gire (o el tobillo se doble) hacia afuera, con lo que incrementan el riesgo de que se produzca un esguince:

  • Haber sufrido un esguince previo que haga que los ligamentos del tobillo estén más laxos

  • Tener unos músculos débiles en las piernas, o lesiones en sus nervios.

  • Calzar ciertos tipos de zapatos, como zapatos con tacones altos.

Cuando el pie gira hacia fuera, pueden producirse otras lesiones:

  • Una fractura por avulsión: el ligamento que conecta la tibia con alguno de los huesos del pie en la cara interna del tobillo puede traccionar y arrancar un pequeño fragmento de hueso de la tibia. La eversión tiende a causar esta lesión en lugar de un esguince porque este ligamento es bastante resistente.

  • Un esguince de la parte superior del tobillo: Los ligamentos que mantienen unida la tibia al peroné (el hueso más pequeño de la pierna) en sus extremos inferiores pueden desgarrarse.

  • Fractura del peroné: el peroné puede romperse en el tobillo o, a veces cerca de la rodilla.

Cuando se produce la torsión del tobillo también pueden lesionarse los nervios.

Esguince de tobillo

El pie gira hacia adentro rompiéndose un ligamento en la parte externa del tobillo.

Síntomas

En general, el área situada por encima del ligamento lesionado está dolorida e hinchada. La gravedad de los síntomas depende de la gravedad del desgarro. Si los nervios resultan dañados, las personas afectadas pueden tener problemas para determinar sin mirar la localización de su propio pie y de su propio tobillo (un sentido llamado propiocepción).

Leve

Los ligamentos se estiran y se desgarran, pero los desgarros son tan pequeños que solo pueden observarse al microscopio. En este caso, el tobillo no suele dañarse ni hincharse demasiado, pero se debilita y es más propenso a sufrir otra lesión. La recuperación puede durar horas o días.

Moderado a grave

Los ligamentos sufren una rotura parcial. Suelen aparecer una hinchazón y un hematoma en el tobillo, y caminar suele resultar difícil y doloroso. La curación tarda días o semanas.

Si se produce un nuevo esguince se pueden lesionar los nervios.

Muy grave

Los ligamentos se rompen por completo. Es posible que el tobillo entero se hinche y se contusione. El tobillo se vuelve inestable y la persona afectada no puede apoyar el peso en él.

La curación suele durar de 6 a 8 semanas. Si el sujeto no espera hasta que su tobillo cicatrice por completo antes de reanudar las actividades habituales, aumenta el riesgo de que se produzcan nuevas lesiones en el futuro, y el tobillo puede no sanar de forma adecuada.

Los nervios también pueden resultar dañados.

Los esguinces de tobillo graves pueden ocasionar una fractura del cartílago en los extremos de los huesos de la articulación del tobillo. Esta lesión puede resultar en dolor a largo plazo, inflamación y, ocasionalmente, problemas para caminar. La articulación puede bloquearse o ser inestable. A veces, se desarrolla una artrosis del tobillo a edad temprana.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • A veces, radiografías para detectar fracturas

El médico pregunta a la persona afectada cómo sucedió la lesión, y le realiza una exploración física. Durante la exploración el médico moviliza la articulación del tobillo de diversas formas para determinar la gravedad del esguince. Palpa con suavidad el tobillo para determinar dónde se localiza la zona de máximo dolor. Si el sujeto tiene dolor intenso al presionar la piel situada sobre un ligamento significa probablemente que está desgarrado. Si existe dolor al presionar la piel situada sobre un hueso, el hueso puede estar fracturado.

Los médicos suelen diagnosticar los esguinces basándose en los resultados de la exploración física. Sin embargo, a veces se obtienen radiografías para descartar una fractura cuando:

  • El tobillo es muy doloroso en ciertas zonas.

  • La persona afectada no puede apoyar ningún peso sobre el tobillo a causa del dolor.

  • Tiene más de 55 años.

Puede realizarse una resonancia magnética nuclear (RMN) para detectar otras lesiones, en especial si el tobillo todavía duele después de 6 semanas.

Tratamiento

  • Reposo, hielo, compresión y elevación

  • Paracetamol (acetaminofeno)

  • Un vendaje, una férula, una ortesis especialmente diseñada, o un yeso

  • Fisioterapia

El tratamiento puede incluir reposo, hielo, compresión y elevación (RICE), así como paracetamol (acetaminofeno) para controlar el dolor e inmovilizar el tobillo con un vendaje elástico, una férula, una ortesis especialmente diseñada o un yeso, en función de la gravedad del esguince.

Esguince leve

La mayoría de los esguinces de tobillo son leves, no requieren tratamiento especial, y se curan bien.

Se recomienda RICE. Incluye las siguientes medidas:

  • Reposo: no caminar apoyando el tobillo lesionado y utilizar una muleta para caminar cuando sea necesario

  • Hielo: aplicar hielo sobre el tobillo lesionado

  • Compresión: comprimir aplicando un vendaje al pie y al tobillo

  • Elevación: permanecer con el tobillo elevado el mayor tiempo posible

Se utiliza paracetamol (acetaminofeno) para aliviar el dolor.

La mayoría de las personas afectadas pueden empezar a caminar y a hacer ejercicio de inmediato, siempre y cuando utilicen un calzado que brinde soporte y tengan cuidado en cómo y cuánto deben apoyar. A medida que el esguince va cicatrizando se debe aumentar gradualmente el periodo de marcha y la actividad.

¿Sabías que...?

  • Si un esguince de tobillo es leve, la mayoría de las personas pueden caminar y hacer ejercicio de inmediato, siempre y cuando utilicen un calzado que brinde soporte y tengan cuidado a la hora de apoyar.

Esguince moderado

El tratamiento incluye RICE y una férula de quita y pon o una ortesis especialmente diseñada. La férula o la ortesis se deben utilizar hasta que el sujeto sea capaz de caminar cómodamente sin ella. La mayoría de las personas pueden empezar a andar y a hacer ejercicio al cabo de unos cuantos días.

Se requiere fisioterapia para contribuir a minimizar la hinchazón, mantener la amplitud del movimiento de la articulación y aumentar gradualmente la fuerza de los músculos que rodean el tobillo (y así prevenir esguinces futuros).

Esguince grave

Los esguinces graves requieren atención médica inmediata. Sin tratamiento, el tobillo puede permanecer inestable y dolorido.

El tobillo debe inmovilizarse con una férula o una bota de escayola extraíbles. La mayoría de personas necesitan muletas y son derivadas a un especialista.

Existe controversia sobre el uso de la cirugía. Algunos expertos creen que la reconstrucción quirúrgica de los ligamentos rotos no es mejor que el tratamiento sin cirugía.

Es necesaria la fisioterapia para restablecer el movimiento, fortalecer los músculos y mejorar el equilibrio antes de volver a la actividad intensa. La fisioterapia también puede acelerar la recuperación.

Esguinces de la parte alta del tobillo

Estos esguinces suelen requerir un yeso durante varias semanas.

Recursos en este artículo