Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fracturas de la pierna

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Las fracturas de la pierna se producen en uno o más de los tres huesos largos de las piernas: el fémur, la tibia y el peroné (el hueso más pequeño situado en la zona inferior).

Fracturas de fémur

El fémur es el hueso más grande de la pierna. Las fracturas pueden ocurrir en la parte media del hueso (diáfisis). La parte superior del fémur forma parte de la articulación de la cadera. Por lo tanto, las fracturas de este área se consideran fracturas de cadera (ver Fracturas de cadera).

Las fracturas de la diáfisis generalmente son el resultado de un traumatismo de alta energía, porque este hueso es muy resistente. Estas fracturas están producidas generalmente por caídas desde gran altura, accidentes de tráfico de alta velocidad, o por atropellos.

Síntomas

Cuando se rompe la diáfisis, el muslo está hinchado, y la pierna se ve distorsionada y a menudo más corta. El paciente no puede estar de pie o caminar. Puede perder una cantidad considerable de sangre, lo que a veces provoca un descenso peligroso de la presión arterial (choque o shock).

Diagnóstico

  • Radiografía

Aunque las fracturas de la diáfisis pueden ser evidentes debido a los síntomas y a las circunstancias, el médico solicita radiografías para confirmar el diagnóstico. Dado que estas fracturas, por lo general son el resultado de un traumatismo de alta energía, el médico también comprueba si existen otras lesiones.

Tratamiento

  • Una férula o un dispositivo de tracción

  • Cirugía para realinear los huesos rotos

Para inmovilizar la pierna se coloca una férula o se aplica un dispositivo especial de tracción, por lo general antes de que el paciente sea trasladado al hospital. Entonces, tan pronto como sea posible, se lleva a cabo la cirugía para alinear los fragmentos óseos y mantenerlos en su lugar, mediante clavos o placas de metal. Esta intervención se denomina reducción abierta y fijación interna (RAFI, ver Cirugía). Poco después de la intervención, la mayoría de las personas empiezan a caminar ayudándose con muletas.