Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fracturas de los dedos de los pies

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Cualquier dedo puede sufrir una fractura. Los dedos del pie puede romperse si les cae encima un objeto pesado o como consecuencia de un golpe fuerte.

Síntomas

El dedo fracturado suele notarse dolorido, sensible y estar hinchado. A menudo, la sangre se acumula por debajo de la uña del pie, sobre todo si el dedo del pie fue aplastado, dándole un color púrpura-negro (hematoma subungueal, ver Síntomas).

Las fracturas del dedo gordo del pie tienden a ser más graves que las de los otros dedos. El dolor es más intenso, y hay más hinchazón y hematoma. El sujeto puede ser incapaz de caminar.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • A veces, radiografías

Con frecuencia el médico puede diagnosticar la presencia de una fractura del pie basándose en los resultados de la exploración física. Por lo general, no se necesitan radiografías. Si el dedo gordo del pie se fracturó o si un dedo del pie está claramente fuera de su posición (desplazado) o girado, se solicitan radiografías.

¿Sabías que...?

  • En la mayoría de las fracturas del dedo del pie, no se necesitan radiografías.

Tratamiento

  • Sindactilia al dedo adyacente (cerclaje con esparadrapo)

  • En ciertas lesiones, realineación de los huesos rotos

  • Zapatos cómodos o calzado especialmente diseñado

Por lo general, el único tratamiento necesario es colocar una sindactilia (cerclaje con esparadrapo al dedo adyacente) durante varias semanas. Si un dedo del pie se dobla de forma anómala, puede ser necesario proceder a su realineación (reducción). Si se ha acumulado sangre bajo la uña del dedo del pie, el médico puede liberarla y aliviar el dolor haciendo un pequeño agujero en la uña.

Los zapatos deben ser cómodos y proteger el dedo del pie fracturado. El calzado ancho y suave ejerce menos presión sobre el dedo del pie, que está hinchado, y el calzado de suela rígida protege la fractura. Si caminar con el calzado ordinario es demasiado doloroso, se puede utilizar un calzado especialmente diseñado, con los dedos libres, cierres de velcro y suela rígida.

Recursos en este artículo