Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fracturas de tobillo

(Fractura del peroné; fractura de la tibia)

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Las fracturas de tobillo pueden afectar a la protuberancia ósea de la parte externa del tobillo (maléolo lateral), que es el extremo del hueso menor de la pierna (peroné). O pueden implicar a la protuberancia que existe en la parte interna del tobillo (maléolo medial), que es el extremo del hueso más grande de la pierna (tibia); o a la parte posterior del extremo inferior de la tibia (maléolo posterior) o, más frecuentemente, a ambas zonas.

Las fracturas de tobillo son frecuentes. El tobillo se puede fracturar cuando el pie se fuerza hacia arriba o hacia abajo, o se gira hacia adentro o hacia afuera. El tobillo puede fracturarse en más de un lugar. A veces también se fractura la parte superior del peroné (cerca de la rodilla).

La articulación del tobillo está formada por tres huesos:

  • Los dos huesos de la pierna (peroné y tibia)

  • Un hueso en el pie (astrágalo) situado entre los huesos de la pierna y el hueso que forma el talón

Estos tres huesos están conectados por varios ligamentos, que forman un anillo y estabilizan el tobillo. Las fracturas a menudo interrumpen el anillo en más de un lugar. Por ejemplo, si se fractura uno de los huesos, generalmente se rompe a la vez un ligamento. Si una fractura interrumpe dos o más estructuras del anillo, el tobillo es inestable.

A veces, cuando se aplica una fuerza a un ligamento del tobillo, el ligamento se rompe arrancando un pequeño fragmento de hueso en el punto donde el ligamento se une al hueso. Este tipo de fracturas, denominadas fracturas por avulsión, pueden parecerle a la persona afectada un esguince grave, más que un hueso roto.

Ligamentos del tobillo

Síntomas

Un tobillo roto duele y está hinchado. Por lo general, el sujeto no puede apoyarse sobre la extremidad lesionada.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Radiografía

Para comprobar si hay fracturas, el médico examina y palpa suavemente el tobillo. Si se sospecha una fractura, se toman varias radiografías para confirmar (o descartar) la fractura.

En función de los resultados del examen y de las radiografías, el médico determina si el tobillo es estable o no. Luego se puede decidir el mejor tratamiento.

Tratamiento

  • En la mayoría de las fracturas estables, un yeso

  • En las fracturas inestables, a veces cirugía para realinear los huesos rotos

En la mayoría de las fracturas de tobillo estables (incluyendo las fracturas por avulsión), se requiere un yeso durante aproximadamente 6 semanas. Estas fracturas suelen curarse bien.

Las fracturas inestables pueden requerir cirugía. Con frecuencia, se realiza una reducción abierta con fijación interna (RAFI, ver Cirugía). Después de este tipo de lesiones, el tobillo puede no ser tan fuerte como antes.

Recursos en este artículo