Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Luxación de codo

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Se produce una luxación de codo cuando el extremo inferior del hueso del brazo (húmero) pierde el contacto con la parte superior (cabeza) de los huesos del antebrazo (cúbito y radio). La luxación de codo puede ser completa (los extremos de los huesos no están en contacto) o parcial (parte de los huesos todavía están en contacto). La luxación parcial se denomina subluxación.

Las luxaciones completas del codo son poco frecuentes y generalmente son el resultado de un traumatismo importante. Las luxaciones parciales de codo (subluxaciones) son comunes entre los niños pequeños y por lo general son el resultado de la aplicación de una fuerza mucho menor. Las subluxaciones también pueden ocurrir en lactantes, niños mayores y adultos, pero son mucho menos frecuentes.

Subluxación de la cabeza del radio

(Codo de niñera)

Esta lesión ocurre habitualmente en niños muy pequeños (entre los 2 y los 3 años de edad). En los niños pequeños, la cabeza del radio (el hueso del antebrazo más grande) es lo suficientemente pequeña como para deslizarse entre los ligamentos que sujetan el codo en su lugar. La cabeza del radio puede deslizarse entre los ligamentos cuando un adulto tira del brazo del niño hacia adelante o agarra al niño por la muñeca cuando éste se cae, aunque con frecuencia estos hechos no son recordados. Conforme el niños crece, la cabeza del radio aumenta de tamaño por lo que, con el tiempo, la cabeza del radio es demasiado grande como para deslizarse fácilmente fuera de su posición.

Síntomas

La articulación puede ser dolorosa a la palpación, aunque muy poco. Debido a que los niños pequeños por lo general no pueden describir sus síntomas, el único signo de esta lesión puede ser la negativa a mover el brazo. El brazo puede permanecer hacia abajo, al lado del tronco, a veces con una ligera rotación hacia adentro (rotación interna). O el niño puede mantener el brazo flexionado contra su cuerpo. Los padres o los cuidadores no deben tratar de mover el brazo.

El niño puede llorar cuando se produce la lesión, pero luego se calma y sigue actuando normalmente, excepto que no utiliza el brazo lesionado.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Si existen síntomas que sugieren la subluxación del codo, los padres u otros cuidadores deben llevar el niño al médico, incluso si el codo vuelve de forma espontánea a su posición.

El médico sospecha esta lesión basándose en la descripción de lo sucedido, los síntomas y los resultados de una exploración física.

Las radiografías no muestran la lesión y pueden no ser necesarias.

Prevención

Para evitar la subluxación del codo en los niños pequeños, los padres y otros cuidadores no deben:

  • Traccionar bruscamente de la mano, la muñeca o el antebrazo de un niño pequeño

  • Levantar al niño tirando solamente de un brazo, muñeca o mano

  • Balancear al niño sujetándole de la mano o el antebrazo

  • Levantar a un niño pequeño tirando de uno o ambos brazos

Tratamiento

  • Por lo general, maniobras para poner la articulación de nuevo en su posición

Generalmente, el médico trata de volver a colocar la articulación en su lugar (lo que se denomina reducción). Por lo general no se necesitan sedantes ni analgésicos. Cuando el hueso se vuelve a colocar de nuevo en su lugar, se puede apreciar un chasquido suave. Los niños pequeños pueden empezar a mover de nuevo el codo después de unos 10 a 20 minutos. Si no lo hacen, el médico puede solicitar radiografías del codo. Si el niño es capaz de mover la articulación, no es necesario inmovilizarla.

Si pasadas 24 horas el niño sigue con dolor o si todavía no puede usar el brazo, la articulación puede no estar completamente en su posición o puede tener una fractura. En tales casos, el niño debe ser visitado de nuevo por un médico.

Con tratamiento, la mayoría de los niños se recuperan por completo. Sin embargo, en el 20 al 40% de estos niños se vuelve a producir una luxación.