Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Luxaciones de los dedos

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Las luxaciones de los dedos se producen cuando los huesos de los dedos se desplazan fuera de su posición normal.

La mayoría de las luxaciones de los dedos se producen en la articulación media. Pero pueden ocurrir en otras articulaciones. Por lo general se producen cuando el dedo se flexiona hacia atrás, como puede ocurrir cuando una pelota de baloncesto o de béisbol golpea la punta de un dedo extendido. Pero también pueden ocurrir cuando el dedo se dobla hacia los lados o hacia delante. Los ligamentos que mantienen unidos los huesos de los dedos se pueden arrancar. Si un hueso del dedo se separa del tendón al que está conectado, se puede producir una fractura en la que un fragmento óseo queda unido al tendón (lo que se denomina una fractura por avulsión).

Síntomas

Por lo general, el dedo parece torcido. Es doloroso y está hinchado.

Diagnóstico

  • Radiografía

Si una persona sospecha que se ha dislocado un dedo de la mano, debe acudir al médico de inmediato.

Se obtienen radiografías desde varios ángulos.

Tratamiento

  • Manipulación o cirugía para colocar de nuevo los huesos en su posición

  • Una férula

Para tratar la mayoría de las luxaciones, se inyecta un anestésico en la base del dedo afectado, y se vuelven a colocar en su posición los huesos de los dedos (lo que se denomina reducción).

A veces, la reducción se lleva a cabo sin necesidad de cirugía (reducción cerrada). No obstante, a menudo se requiere cirugía, como por ejemplo cuando:

  • El médico no puede alinear el dedo de forma manual.

  • La articulación sigue siendo inestable después de que se haya reducido manualmente la luxación.

  • El afectado también tiene una fractura importante.

Después de que la articulación se vuelve a poner en su posición, el médico mueve suavemente el dedo en diferentes direcciones para determinar la gravedad de la lesión de los ligamentos. Por lo general, se aplica una férula que se utiliza durante aproximadamente 3 semanas.