Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Luxaciones de los huesos de la mano

(Luxación de muñeca; luxación perilunar; luxación semilunar)

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Los huesos en la base de la mano (huesos del carpo), por lo general el semilunar o el hueso grande, se desplazan fuera de su posición normal.

  • Estas luxaciones suelen ocurrir cuando se aplica una gran fuerza a la muñeca y se flexiona hacia atrás.

  • La muñeca y la mano son dolorosas y pueden tener un aspecto deforme, y la persona afectada no puede moverlas con normalidad.

  • Los síntomas y las circunstancias de la lesión sugieren el diagnóstico, pero se realizan radiografías para confirmarlo.

  • El médico coloca los huesos en su posición sin tener que hacer una incisión, aplica una férula, y remite el sujeto al traumatólogo porque a menudo es necesario el tratamiento quirúrgico.

Los huesos del carpo se encuentran en la base de la mano, entre los huesos del antebrazo (radio y cúbito) y los metacarpianos. Hay ocho pequeños huesos en el carpo.

Con frecuencia se luxan dos de estos huesos:

  • El hueso grande (que está situado en el centro de la parte inferior de la palma de la mano)

  • El semilunar (que está situado entre el hueso grande y el extremo del cúbito)

La luxación del hueso grande se llama luxación perilunar. Las luxaciones perilunares son 5 veces más frecuentes que las luxaciones del semilunar.

Estas luxaciones resultan de la aplicación de una gran fuerza que hace que la muñeca se flexione hacia atrás, por lo general durante una caída sobre la mano extendida o un traumatismo en un accidente de tráfico.

Huesos de la muñeca

Síntomas

Cuando uno de estos huesos se luxa, la muñeca y la palma de la mano son dolorosas. El sujeto no puede mover la muñeca y la mano con normalidad. La muñeca usualmente está deformada y la mano inflamada.

El paciente puede tener sensación de hormigueo y adormecimiento en los dedos porque el hueso luxado ejerce presión sobre el túnel carpiano (un estrecho pasillo de tejido fibroso) y los nervios y vasos sanguíneos que contiene (ver Síndrome del túnel carpiano). El suministro de sangre a los huesos de la muñeca puede verse reducido o interrumpido, y la articulación de la muñeca puede deteriorarse, causando una artritis limitante.

Diagnóstico

  • Radiografía

El diagnóstico y el tratamiento precoz de estos trastornos pueden ayudar a reducir el riesgo de complicaciones, como la artritis y la necrosis (muerte) del tejido óseo.

Si una persona sospecha que ha sufrido una luxación de muñeca debe acudir a un servicio de urgencias.

Si la muñeca tiene el aspecto habitual y se mueve con normalidad, y si se puede controlar el dolor con analgésicos de venta sin receta, se puede esperar hasta un día antes de decidir si se debe llamar al médico. Sin embargo, si los síntomas duran más de un día, se debe consultar con un médico.

Este sospecha las luxaciones perilunares y semilunares en función de los síntomas y circunstancias de la lesión. Se toman radiografías para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

  • Manipulación o cirugía para colocar de nuevo los huesos en su posición

  • Una férula

  • Se remite al afectado a un traumatólogo

  • Por lo general, reparación quirúrgica

El médico coloca los huesos en su lugar, sin necesidad de hacer una incisión (lo que se denomina reducción cerrada). A continuación, aplica una férula para inmovilizar la muñeca y el codo. Por lo general, el médico también remite el sujeto al traumatólogo de inmediato.

La mayoría de las luxaciones perilunares y del semilunar deben ser reparadas quirúrgicamente porque la reparación quirúrgica mejora la función de la mano.

La recuperación suele tardar meses.

Recursos en este artículo