Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome compartimental

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

En el síndrome compartimental aumenta la presión en el espacio existente alrededor de ciertos músculos. Se produce cuando los músculos lesionados se hinchan tanto que se interrumpe su suministro de sangre.

  • Aumenta el dolor en las extremidades lesionadas y éste es más intenso de lo esperado, y conforme el síndrome empeora, el miembro puede llegar a perder la sensibilidad, inflamarse y estar pálido y frío al tacto.

  • El médico sospecha el diagnóstico en función de los síntomas y lo confirma midiendo el pulso en la articulación y la presión en el compartimento.

  • Se retira inmediatamente cualquier elemento que pueda ejercer presión sobre la extremidad, como una férula o un yeso, y si esto no es eficaz, es necesario realizar una cirugía de emergencia para reducir la presión.

  • Si los tejidos de la extremidad mueren porque se interrumpe el riego sanguíneo, el miembro puede tener que ser amputado.

El síndrome compartimental es poco frecuente pero grave. Puede resultar en la pérdida de una extremidad. Los músculos de la extremidad afectada pueden acortarse de forma permanente (lo que se denomina una contractura).

Ciertos músculos, como los de la pierna, están envueltos en un recubrimiento ajustado formado por tejido fibroso, denominado fascia. Este recubrimiento forma un espacio cerrado (compartimento) que contiene el tejido muscular, los vasos sanguíneos y los nervios. Este espacio no puede expandirse para soportar la inflamación normal que aparece cuando se lesionan gravemente los músculos o los huesos que están en su interior. Dado que no existe espacio suficiente para que la hinchazón se expanda, la presión en el tejido muscular del compartimento aumenta. El aumento de la presión ejerce presión sobre los vasos sanguíneos de la zona y la sangre no puede llegar al tejido muscular para proporcionarle oxígeno. Si el músculo queda privado de oxígeno durante demasiado tiempo, se lesiona aún más, lo que provoca más hinchazón y aumenta la presión en los tejidos. Después de tan sólo unas pocas horas, los músculos y las partes blandas de la zona se lesionan de forma irreversible y empiezan a morir.

Es más probable que dicho trastorno aparezca después de:

  • Una fractura, especialmente en la extremidad inferior

  • Una lesión por aplastamiento de una extremidad

En raras ocasiones, el síndrome compartimental se desarrolla cuando un yeso o un vendaje está demasiado apretado e impide el suministro de sangre. Otras causas poco frecuentes incluyen mordeduras de serpiente, un esfuerzo intenso o una sobredosis de heroína o cocaína.

Síntomas

El primer síntoma puede ser un aumento del dolor. El dolor suele ser peor de lo que se esperaría para tal lesión. Mover los dedos de manera que se alarguen los músculos afectados es doloroso. Los analgésicos ejercen poco efecto.

A medida que el trastorno empeora, la persona afectada presenta alteraciones de la sensibilidad en la extremidad lesionada y puede ser incapaz de mover el pie o la mano de dicha extremidad. Esta puede estar adormecida y muy inflamada, y la piel puede estar pálida, fría y apretada. El riesgo de infección aumenta.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Medir la presión del compartimiento

Se debe acudir al médico de inmediato si tras un traumatismo aparecen los siguientes síntomas, sobre todo si la lesión inicial era grave o si el paciente porta una férula o un yeso:

  • Dolor cada vez más importante en la extremidad inmovilizada

  • Dolor al movilizar suavemente los dedos de la extremidad inmovilizada

  • Adormecimiento en una extremidad

Los médicos sospechan el síndrome compartimental basándose en los síntomas. Para confirmar el diagnóstico, se comprueba el pulso en la extremidad y se mide la presión en el compartimento. Para medir la presión, se puede utilizar una aguja conectada a un monitor de presión. Se introduce la aguja en el compartimento de la extremidad afectada, justo por debajo de la fascia. El monitor mide la presión, y se extrae la aguja. O en lugar de una aguja, se puede insertar un tubo delgado y flexible (un catéter) que se deja en su posición para monitorizar de forma continua la presión.

Tratamiento

  • Se retira cualquier elemento que pueda comprimir la extremidad

  • Si es necesario, se abre el compartimento de forma quirúrgica

  • Si se han perdido (se han necrosado) los tejidos de la extremidad, posiblemente amputación

El tratamiento debe comenzar antes de que la extremidad se vuelve pálida y antes de que se interrumpa el pulso. Si no hay pulso, los tejidos en la extremidad pueden haberse necrosado.

Cuando el médico sospecha este síndrome, elimina inmediatamente cualquier elemento que pueda comprimir la extremidad, como una férula o un yeso. Si esta medida no alivia lo suficiente la presión en el compartimento muscular, se debe practicar una intervención quirúrgica de urgencia llamada fasciotomía. En este procedimiento, el médico practica una incisión a lo largo de la fascia que forma el compartimento donde se aloja el músculo hinchado. Esta incisión libera la presión y permite que el flujo de sangre llegue a los músculos.

Si los tejidos de la extremidad se han necrosado debido a la interrupción del suministro de sangre, el miembro puede tener que ser amputado. Sin tratamiento, el síndrome compartimental puede causar infecciones potencialmente mortales.