Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Envenenamiento por hidrocarburos

Por Gerald F. O’Malley, DO, Associate Professor of Emergency Medicine, Thomas Jefferson University and Hospital ; Rika O’Malley, MD, Attending Physician, Department of Emergency Medicine, Einstein Medical Center

  • Esnifar pegamento o tragar gasolina, disolventes de pintura, algunos productos de limpieza o queroseno puede originar intoxicación por hidrocarburos.

  • Ingerir o inhalar hidrocarburos puede causar irritación de los pulmones, con tos, asfixia, ahogos y problemas neurológicos.

  • Esnifar o respirar vapores puede causar latidos irregulares del corazón, frecuencia cardíaca rápida o muerte súbita, sobre todo después de realizar un esfuerzo o de sufrir estrés.

  • El diagnóstico se establece en función de la descripción de los hechos, el olor característico del petróleo en el aliento o la ropa de la persona y, a veces, de una radiografía del tórax.

  • El tratamiento consiste en retirar la ropa contaminada, lavar la piel y administrar oxígeno y, a veces, antibióticos a las personas con problemas respiratorios o neumonía.

Los productos derivados de petróleo, productos de limpieza y pegamentos contienen hidrocarburos (sustancias compuestas en su mayor parte por hidrógeno y carbono). Muchos niños de edad inferior a 5 años resultan intoxicados por deglución de productos derivados del petróleo, como gasolina, queroseno y diluyentes de pintura, si bien la mayoría se recupera. Presentan mayor riesgo los adolescentes que intencionalmente inhalan los vapores de pegamentos, pinturas, disolventes, aerosoles de limpieza, gasolina o fluorocarburos (utilizados como refrigerantes o propelentes en aerosoles) para conseguir un estado de embriaguez, un tipo de toxicomanía que consiste en inhalar, embolsar, oler o inhalar directamente pegamento o abusar de sustancias volátiles (ver Solventes inhalables). Esta inhalación puede provocar anomalías muy graves en el ritmo cardíaco, o un paro cardíaco, sobre todo después de realizar un esfuerzo o de sufrir estrés. La inhalación repetida de tolueno (un componente de algunos de estos productos) puede dañar algunas partes del cerebro.

Los hidrocarburos ingeridos pueden entrar en los pulmones e irritarlos, una situación que es grave de por sí (neumonitis química) y que puede provocar una neumonía grave. La afectación pulmonar con hidrocarburos finos y fluidos como el aceite mineral tapaporos que se usa para abrillantar los muebles y otros, como la gasolina. La intoxicación grave también puede afectar al cerebro, el corazón, la médula ósea y los riñones. Los hidrocarburos más espesos y menos fluidos, como el aceite de lámpara y el aceite de motor no suelen entrar en los pulmones, pero si lo hacen pueden causar una irritación grave y persistente.

¿Sabías que...?

  • Una persona que se droga con la inhalación de vapores de hidrocarburos puede morir repentinamente.

Síntomas

Por lo general, después de ingerir o inhalar hidrocarburos, la persona tose y le cuesta respirar. Puede presentarse una sensación de ardor en el estómago y es posible que aparezcan vómitos. Si los pulmones están afectados, la persona continúa tosiendo intensamente. La respiración se acelera y la piel se torna azulada (cianosis) a causa de las concentraciones bajas de oxígeno en sangre. Los niños pequeños pueden tener cianosis, sofocaciones y tos persistente. A veces, no se experimenta dificultad para respirar hasta muchas horas después de que los hidrocarburos entran en los pulmones.

La ingestión de hidrocarburos también provoca síntomas neurológicos, como somnolencia, falta de coordinación, estupor o coma y convulsiones.

Diagnóstico y tratamiento

La intoxicación por hidrocarburos se diagnostica a partir de la descripción de lo sucedido y del olor característico del petróleo en el aliento de la persona, en la ropa o en un recipiente cerca de ella. Los restos de pintura en las manos o alrededor de la boca pueden sugerir haber esnifado recientemente pintura. La neumonía y la neumonitis química se diagnostican mediante radiografías del tórax y con la medición de la concentración de oxígeno en sangre (ver Gasometría arterial). Si los médicos sospechan de daño cerebral, se practica una resonancia magnética (RMN).

Para tratar la intoxicación, se debe desechar la ropa contaminada y lavar la piel. Si la persona tiene tos entrecortada y ahogo, especialmente si la ingestión fue pequeña y accidental, es posible realizar el tratamiento en casa. El tratamiento en casa debe ser decidido por el personal del centro de intoxicaciones. Las personas con problemas respiratorios son hospitalizadas. Si aparecen neumonía o neumonitis química, el tratamiento hospitalario puede incluir oxígeno y, si es grave, un respirador artificial. Los antibióticos son útiles en caso de que se presente una neumonía. La recuperación de la neumonía habitualmente dura una semana, pero puede durar más si entran en los pulmones hidrocarburos más densos, como el aceite de lámpara o el aceite de motor.

Recursos en este artículo