Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Envenenamiento por insecticidas

Por Gerald F. O’Malley, DO, Associate Professor of Emergency Medicine, Thomas Jefferson University and Hospital ; Rika O’Malley, MD, Attending Physician, Department of Emergency Medicine, Einstein Medical Center

  • Muchos insecticidas pueden causar una intoxicación después de haberlos ingerido, inhalado o absorbido por la piel.

  • Los síntomas pueden incluir lagrimeo, tos y sensación de ahogo.

  • El diagnóstico se establece según los síntomas, el análisis de sangre y una descripción de los acontecimientos relativos a la intoxicación.

  • Varios medicamentos son eficaces para tratar las intoxicaciones graves.

Las características de los insecticidas que los hacen mortales para los insectos pueden, a veces, hacer que sean venenosos para los seres humanos. Las intoxicaciones más graves se producen por los insecticidas organofosforados y carbamatos, especialmente cuando se utilizan en un intento de suicidio. Ejemplos de los organofosforados son el malatión, paratión, fentión, dursban, diazinón, clorpirifós y sarín. Estos compuestos son derivados de los gases nerviosos. Ejemplos de carbamatos son: aldicarb, carbarilo, carbofurano, fenobucarb y oxamil. Normalmente, ni las piretrinas ni los piretroides, insecticidas comúnmente utilizados que derivan de flores, no son tóxicos para los seres humanos.

Muchos insecticidas pueden causar una intoxicación después de haberlos ingerido, inhalado o absorbido por la piel. Algunos insecticidas son inodoros, de modo que la persona no se da cuenta de que está expuesta a ellos. Los insecticidas organofosforados y carbamatos hacen que ciertos nervios se «exciten» de forma errática, causando la hiperfunción de algunos órganos y al final, el cese de su función. En ocasiones las piretrinas pueden causar reacciones alérgicas. Es raro que los piretroides causen problemas.

Síntomas

Los organofosforados y carbamatos causan lagrimeo, visión borrosa, salivación, sudoración, tos, vómitos, así como deposiciones y micción frecuentes. Puede disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, que puede pasar a ser errática y aparecer convulsiones. Provocan dificultad para respirar y los músculos se contraen y debilitan. Sin embargo, rara vez la sensación de ahogo o la debilidad muscular resultan mortales. Los síntomas duran de horas a días después de la exposición a los carbamatos, pero la debilidad puede persistir semanas después de la exposición a los organofosforados.

Las piretrinas pueden causar estornudos, lagrimeo, tos y dificultad ocasional para respirar. Es raro que se manifiesten síntomas graves.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la intoxicación por insecticidas se realiza según los síntomas y la descripción de los hechos relacionados con la intoxicación. Los análisis de sangre pueden confirmar intoxicación por organofosforados o carbamatos.

Si la piel ha podido estar en contacto con un insecticida, se debe retirar la ropa y lavar la piel. Las personas con síntomas de intoxicación por organofosforados deben acudir al médico. La atropina, administrada por vía intravenosa, alivia la mayoría de los síntomas. La pralidoxima por vía intravenosa puede acelerar la recuperación de la función nerviosa eliminando la causa de los síntomas. Los síntomas de intoxicación por carbamato también se alivian con atropina, pero normalmente no se usa la pradiloxima. Los síntomas de intoxicación por piretrina desaparecen sin tratamiento alguno.