Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dolor en las espinillas

Por Paul L. Liebert, MD, Tomah Memorial Hospital, Tomah, WI

La periostitis tibial (periosteítis tibial) se refiere a un dolor en la parte baja de la pierna debido a varias causas, pero que normalmente se produce al correr o caminar mucho tiempo.

  • El dolor aparece en la parte frontal o posterior de la pierna por debajo de la rodilla.

  • El hielo, los analgésicos, el reposo y los ejercicios de estiramiento son beneficiosos.

Los impactos repetitivos en las piernas al correr o caminar mucho tiempo (como largas marchas) pueden sobrecargar los músculos y los tendones y producir dolor en la espinilla. La rotación excesiva hacia fuera del pie (supinación) también puede causar o exacerbar el dolor en la espinilla.

Dolor en las espinillas

La periostitis tibial puede desarrollarse en los músculos de la parte frontal y externa de la tibia (periostitis tibial anterolateral) o en los músculos de la parte posterior e interna (periostitis tibial posteromedial). La zona dolorosa varía en función de los músculos afectados.

Síntomas

El dolor puede aparecer en la cara antero externa de la pierna o en la parte postero interna. Suele notarse al principio de la actividad pero disminuye al continuar con la misma. Al principio, el dolor se siente solo inmediatamente después de que el talón toque el suelo al correr o al caminar. Si se sigue corriendo, el dolor aparece con cada paso, volviéndose al final constante. El dolor suele desaparecer en reposo.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

La periostitis tibial se diagnostica en base a los síntomas y a la exploración física.

Tratamiento

  • Reposo

  • Rehabilitación

Se debe dejar de correr hasta que no se sienta dolor. El dolor se puede calmar con la aplicación de hielo y tomando antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Para mantenerse en forma se pueden hacer ejercicios alternativos, como natación.

Una vez que el dolor en la pierna cede, se pueden hacer ejercicios para estirar y fortalecer los músculos de la zona, como ejercicios con un cubo de asa. Los ejercicios son importantes para evitar las recidivas. El uso de calzado protector con accesorios rígidos en el talón y soporte del arco, así como evitar correr en superficies duras o inclinadas puede contribuir a prevenir la recurrencia del dolor.

Recursos en este artículo