Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cuerpos extraños intraoculares

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Louis Block Professor and Chair, Department of Ophthalmology & Visual Science, University of Chicago School of Medicine

Los cuerpos extraños en el interior del ojo son muy poco frecuentes. Se producen cuando un objeto extraño penetra en el ojo. Se puede desarrollar una infección grave.

Causas

Las explosiones pueden ser la causa de la aparición de cuerpos extraños intraoculares. Lo mismo puede ocurrir con los mecanismos basados en la fricción de un metal sobre otro. Las explosiones y determinadas herramientas mecánicas producen con frecuencia pequeñas partículas que saltan al rostro del individuo. Por ejemplo, utilizar máquinas de alta velocidad (como taladros y sierras) o golpear un clavo con un martillo o cualquier otro objeto metálico puede producir partículas incandescentes de metal que parecen chispas. Cualquiera de estas partículas incandescentes puede entrar en el ojo, si este está desprotegido, e incrustarse profundamente en su interior.

Los cuerpos extraños que penetran en el interior del ojo pueden llegar a infectarlo (endoftalmitis).

Síntomas

Durante las primeras horas después de la lesión, los síntomas de los cuerpos extraños intraoculares son similares a los originados por abrasiones y cuerpos extraños en la córnea. Sin embargo, en el caso de cuerpos extraños intraoculares puede producirse una pérdida de visión sustancial. Es posible que el líquido intraocular fluya hacia el exterior, aunque si el cuerpo extraño es pequeño, es probable que la persona afectada no lo note. También es posible que el dolor vaya en aumento pasadas las primeras horas.

Diagnóstico

  • Evaluación por un oftalmólogo

Si un cuerpo extraño ha penetrado en el ojo, el oftalmólogo (un especialista en la valoración y el tratamiento, ya sea quirúrgico o no, de los trastornos oculares) tiene que examinarlo lo antes posible. Para detectar tanto abrasiones corneales como cuerpos extraños, se realiza un examen ocular empleando gotas oftálmicas que contienen colorante que brilla cuando se expone a una luz particular (fluoresceína) y una lámpara de hendidura. El colorante y la lámpara de hendidura hacen visible cualquier pérdida de líquido intraocular, por pequeña que sea, así como cualquier marca de punción o incisión.

Cualquier cuerpo extraño alojado en la parte exterior del globo ocular debe ser extraído. Si después del examen se sospecha la existencia de un cuerpo extraño intraocular, se debe realizar una prueba de diagnóstico por la imagen con tomografía computarizada (TC).

Prevención

Los individuos que tienen ciertas profesiones o aficiones, particularmente quienes utilizan afiladoras, taladros, sierras, o martillos, deben emplear protección ocular (pantallas faciales o gafas de seguridad) con el fin de evitar los cuerpos extraños intraoculares y otras lesiones oculares.

Tratamiento

  • Antibióticos administrados por vía intravenosa

  • Extracción del cuerpo extraño, generalmente mediante cirugía

Se administran por vía intravenosa antibióticos como la ceftazidima y la vancomicina.

Si es necesario, deben controlarse los vómitos utilizando fármacos para el tratamiento de las náuseas.

Para evitar que cualquier presión no intencionada pueda agravar la lesión ocular, se adhiere un parche protector que tape el ojo (puede ser tanto un producto comercial como uno fabricado con la parte inferior de un vaso de papel).

El cuerpo extraño debe ser extraído por un oftalmólogo lo antes posible. La extracción precoz reduce el riesgo de infección. Por lo general es necesaria una intervención quirúrgica para extraerlo.