Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Desprendimiento de retina provocado por una lesión ocular

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Louis Block Professor and Chair, Department of Ophthalmology & Visual Science, University of Chicago School of Medicine

Una lesión producida por una contusión puede causar que una parte o la totalidad de la retina se desgarre o se separe (desprendimiento) de la superficie subyacente a la parte posterior del globo ocular. Generalmente, se desprende una parte de la retina (con frecuencia el borde exterior o periférico de la retina), pero si no se trata de forma temprana, puede afectar otras zonas.

Inicialmente, el desprendimiento de retina da lugar a imágenes flotantes de formas irregulares y oscuras (moscas volantes) o destellos de luz. Algunas zonas del campo visual aparecen borrosas o se pierden, generalmente las correspondientes a la visión lateral (periférica). Si el desprendimiento afecta a una zona de la retina más extensa, se pierde o se ve borrosa una mayor extensión del campo visual.

La persona con estos síntomas requiere atención médica lo antes posible. Un oftalmólogo (un especialista en la valoración y el tratamiento, ya sea quirúrgico o no, de los trastornos oculares) realiza el diagnóstico y examina la parte posterior del ojo con una luz brillante (oftalmoscopia) después de haber dilatado la pupila. Algunas veces se realiza un examen ecográfico.

A menudo el oftalmólogo puede realizar el anclaje de la retina desprendida o prevenir que la lesión se agrave empleando varios tratamientos como la cirugía, el láser, o la terapia por congelación (criopexia).