Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las lesiones oculares por contusión

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Louis Block Professor and Chair, Department of Ophthalmology & Visual Science, University of Chicago School of Medicine

Una contusión directa puede dañar:

  • Las estructuras situadas en la parte frontal del ojo (párpados, conjuntiva, esclerótica, córnea, iris y cristalino)

  • Las estructuras situadas en la parte posterior del ojo (retina y el nervio óptico)

  • Las estructuras que rodean al ojo (ver Ojo morado y ver Fracturas de la órbita)

Este tipo de impacto puede provocar hematomas (contusiones) y cortes (laceraciones) en los tejidos oculares. Para que se produzca sangrado en la parte posterior del ojo (hemorragia vítrea), desgarro del iris, desplazamiento (dislocación) del cristalino y fractura de los huesos que rodean el ojo (fractura de la órbita) por lo general el impacto debe ser muy contundente.

Cuando el impacto es muy contundente, las personas afectadas tienden a manifestar lesiones evidentes y graves en el ojo, presentando numerosas anomalías. La exploración por parte de un oftalmólogo (un médico especialista en la evaluación y el tratamiento, ya sea quirúrgico o no, de los trastornos oculares) y el tratamiento se deben llevar a cabo lo más pronto posible. En caso de lesión, los ojos pueden estar muy inflamados, de modo que abrirlos puede resultar difícil; aun así, el médico necesita abrirlos para examinarlos y determinar qué lesiones necesitan tratamiento. Casi siempre se pueden abrir los ojos con cuidado, aunque en ocasiones es necesario el uso de algún tipo de instrumental.