Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Iritis traumática e iritis química

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

La iritis (también conocida como iridociclitis o uveítis) es la inflamación del recubrimiento interno pigmentado del ojo (úvea), del iris, o de ambos.

La iritis puede desarrollarse tras un traumatismo ocular contuso o una quemadura química, generalmente en el transcurso de los 3 primeros días. Sin embargo, la iritis también puede producirse sin lesiones.

Los síntomas pueden ser lagrimeo, enrojecimiento y dolor ocular. Por lo general, los sujetos tienen la vista borrosa o dolor con la exposición a una luz brillante (fotofobia).

El diagnóstico se basa en los antecedentes, los síntomas, y los resultados del examen con lámpara de hendidura (ver Exploración de los ojos : Exploración con lámpara de hendidura).

Los fármacos que dilatan la pupila se administran en el interior del ojo. El fármaco relaja los músculos del iris, cuyos espasmos son dolorosos. Estas medicinas se conocen como ciclopéjicos e incluyen escopolamina y homatropina. Las gotas oftálmicas con corticoesteroides (como la prednisolona) se emplean con frecuencia para acortar la duración de los síntomas. Tanto los ciclopéjicos como los corticoesteroides suelen ser suficientes para aliviar el dolor pero, si es necesario, también se utiliza paracetamol (acetaminofeno).