Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Herida cardíaca por contusión

(Contusión cardíaca; contusión miocárdica)

Por Thomas G. Weiser, MD, MPH, Department of Surgery, Section of Trauma & Critical Care, Stanford University School of Medicine

Las lesiones contusas sobre el corazón se producen tras un traumatismo torácico que lesiona el músculo del corazón, produce una rotura de la pared cardíaca, o lesiona las válvulas del corazón.

  • El paciente puede sentir que su corazón late con fuerza o de forma acelerada, presentar dificultad para respirar, o una presión arterial peligrosamente baja.

  • Se realizan una electrocardiografía (ECG) y una ecografía del corazón (ecocardiografía).

  • Si el paciente tiene un ritmo cardíaco anómalo (latidos demasiado rápidos, demasiado lentos o irregulares) se ingresa en el hospital para monitorizar de forma continua el ritmo cardíaco.

  • Si el sujeto tienen una lesión de una válvula o un desgarro en la pared del corazón por lo general requiere cirugía.

Un traumatismo cerrado es un golpe contundente que no penetra la piel. Las lesiones cerradas del corazón pueden ser producidas por un accidente de tráfico, una caída desde una altura, o con menos frecuencia, por un golpe directo.

Si el corazón presenta una lesión grave, el paciente a menudo fallece antes de que pueda ser tratado. Sin embargo, muchas lesiones empeoran en horas o días.

Un hematoma en el músculo cardíaco (contusión miocárdica) puede distorsionar el latido normal rítmico del corazón, que pasa a ser demasiado rápido, demasiado lento o irregular (arritmia).

Un desgarro en la pared del corazón (rotura del ventrículo) a menudo causa una hemorragia mortal antes de que el paciente pueda ser llevado a un hospital. Sin embargo, una hemorragia producida por un pequeño desgarro a veces puede ser contenida por la membrana que rodea el corazón (pericardio) el tiempo suficiente para que el paciente reciba tratamiento. Esta acumulación de sangre alrededor del corazón puede dificultar la capacidad del corazón de llenarse de sangre (ver Taponamiento cardíaco).

Una lesión en una válvula del corazón puede provocar insuficiencia cardíaca (ver Insuficiencia cardíaca).

En raras ocasiones, se puede producir una rotura de la pared que separa las dos cámaras del corazón (rotura septal). Esta lesión puede no causar síntomas hasta algún tiempo después de un traumatismo cerrado. La persona afectada puede desarrollar posteriormente insuficiencia cardíaca.

Conmoción cardíaca

Una conmoción cardíaca es la parada repentina del corazón (paro cardíaco) causada por un traumatismo en la parte anterior del tórax. Por lo general, se produce por un traumatismo por un objeto duro que se desplaza a gran velocidad (como una pelota de béisbol o un disco de hockey). Por lo tanto, la conmoción cardíaca generalmente se produce en jóvenes durante las actividades deportivas. La razón exacta de la parada cardíaca no está clara, pero la conmoción no es el resultado de un trastorno cardíaco subyacente o de un daño físico del músculo cardíaco. Algunos expertos piensan que la parada cardíaca se produce debido a que el traumatismo actúa en un momento crítico del ciclo que genera cada latido del corazón. El traumatismo interrumpe las señales eléctricas que el corazón envía para mantener su función de bombeo regular.

Síntomas

Un traumatismo cerrado sobre el corazón puede causar diversos síntomas. La mayoría de los pacientes tienen dolor y a menudo hematomas u otras lesiones alrededor del esternón o las costillas. Algunos tienen síntomas de insuficiencia cardíaca, tales como sensación de falta de aire. El paciente puede entrar en choque (shock). Su piel puede estar sudorosa, fría y azulada, y la presión arterial puede ser peligrosamente baja. El ritmo cardíaco puede ser anómalo. El paciente puede sentir que su corazón late con fuerza, de forma acelerada, o que el latido es anormal (palpitaciones).

Diagnóstico

  • ECG y ecocardiografía

Si se sospecha la existencia de una lesión cardíaca por contusión, suele hacerse un electrocardiograma (ECG) para detectar alteraciones del ritmo cardíaco. A veces el médico analiza determinadas sustancias en la sangre (marcadores séricos) liberados por el corazón dañado.

Se realiza una ecocardiografía, en ocasiones en el servicio de urgencias. La ecocardiografía puede mostrar anomalías en la forma en la que se mueven las paredes del corazón (ver Ecocardiografía y otros procedimientos con ultrasonidos). También puede mostrar sangre o líquido alrededor del corazón, la rotura de una pared cardíaca o una lesión de una válvula del corazón.

Tratamiento

  • Tratamiento de los problemas relacionados, como son la alteración del ritmo, la insuficiencia cardíaca o la parada cardíaca

Si el paciente presenta un ritmo cardíaco anómalo se le ingresa en el hospital para un adecuado seguimiento, dado que el ritmo cardíaco anómalo puede tener implicaciones graves de forma repentina.

Si un traumatismo cerrado al corazón causa otros problemas (como insuficiencia cardíaca o una lesión de una válvula cardíaca), se ingresa al paciente en el hospital para tratar el problema.

Si el paciente sufre una pérdida de conocimiento tras un traumatismo contuso en el tórax debe ser evaluado inmediatamente para ver si está en parada cardíaca (ver Paro cardíaco). Si están en paro cardíaco, se empieza la reanimación cardiorrespiratoria (RCR) tan pronto como sea posible, y se usa un desfibrilador externo automático (DEA, ver figura Desfibrilador externo automático: poner en marcha el corazón) si se dispone de él. Cerca del 35% de las personas tratadas con un DEA sobreviven.

Varias medidas pueden ayudar a prevenir una conmoción cardíaca (commotio cordis). Incluyen enseñar a los jugadores cómo deben protegerse (ciertas estrategias defensivas), el uso de protectores torácicos y pelotas de béisbol más blandas, y disponer de desfibriladores externos automáticos y personal médico de emergencia entrenado en los eventos deportivos juveniles.