Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Chancroide

Por J. Allen McCutchan, MD, MSc, Professor of Medicine, Division of Infectious Diseases, School of Medicine, University of California at San Diego

Información:
para pacientes

El chancroide es la infección de la piel o las mucosas genitales causada por el Haemophilus ducreyi. Se caracteriza por la aparición de pápulas, úlceras dolorosas y adenomegalias inguinales supuradas. El diagnóstico suele ser clínico, porque el aislamiento del microorganismo en cultivo es difícil. El tratamiento se realiza con macrólidos (azitromicina o aritromicina), ceftriaxona o ciprofloxacina.

El H. ducreyi es un bacilo gramnegativo delgado y corto con extremos redondeados. El chancroide se presenta en brotes esporádicos en los países desarrollados, pero es una causa frecuente de úlceras genitales en gran parte de los países en vías de desarrollo y los hombres muchas veces se lo contagian de prostitutas. Al igual que otras enfermedades de transmisión sexual, el chancroide aumenta el riesgo de transmisión del HIV. En los EE.UU., el 10% de los pacientes con chancroide también está infectado por Treponema pallidum o virus herpes simplex.

Signos y síntomas

Después de un período de incubación de entre 3 y 7 días, aparecen pequeñas pápulas dolorosas que se transforma rápidamente en úlceras superficiales, blandas y dolorosas con bordes irregulares y socavados (lo que implica que existe tejido que cuelga sobre ellas) con un límite eritematoso. Las úlceras tienen tamaño variable y suelen coalescer. En ocasiones, las erosiones más profundas provocan una destrucción tisular significativa. Los ganglios linfáticos inguinales son hipersensibles a la palpación, están aumentados de tamaño y se adhieren entre sí para formar un absceso lleno de pus (bubón). La piel sobre el absceso puede tornarse eritematosa y brillante y su indemnidad puede verse comprometida y formar una fístula. La infección puede diseminarse a otras áreas de la piel y generar nuevas lesiones. El chancroide también puede provocar fimosis, estenosis uretral y fístulas uretrales.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • Puede ser necesario cultivo o evaluación con PCR (reacción en cadena de la polimerasa)

El chancroide se sospecha en pacientes con úlceras genitales o bubones de etiología dudosa (que pueden confundirse con abscesos) que vivieron en áreas endémicas. Las úlceras genitales y otras entidades (ver Diferenciación de las lesiones genitales más frecuentes que se transmiten por vía sexual) pueden simular un chancroide.

Siempre que sea posible, debe obtenerse una muestra de pus de un bubón o un exudado del borde de una úlcera, que debe enviarse a un laboratorio que pueda identificar el H. ducreyi. No obstante, el diagnóstico suele basarse en la evaluación clínica, porque el aislamiento de la bacteria en cultivo es difícil y puede confundirse con la flora mixta presente en las úlceras durante su identificación microscópica. Las pruebas por PCR no están disponibles comercialmente, pero varias instituciones han certificado pruebas que son altamente sensibles (98,4%) y específicas (99,6%) para H. ducreyi. El diagnóstico clínico se asocia con menor sensibilidad (entre 53 y 95%) y especificidad (entre 41 y 75%).

Deben solicitarse pruebas serológicas en busca de sífilis y HIV y cultivos para herpes con el fin de excluir otras causas de úlceras genitales. Sin embargo, la interpretación de estos resultados se complica dado el hecho de que algunas úlceras genitales generadas por otras enfermedades pueden estar coinfectadas por H. ducreyi.

Tratamiento

  • Antibióticos (varios)

El tratamiento debe iniciarse en forma urgente sin esperar los resultados de las pruebas. Se recomienda uno de los siguientes fármacos:

  • 1 sola dosis de 1 g de azitromicina por vía oral o 250 mg de ceftriaxona por vía intramuscular

  • 500 mg de eritromicina por vía oral 4 veces al día durante 7 días

  • 500 mg de ciprofloxacina por vía oral 2 veces al día durante 3 días

Los pacientes que requieren tratamiento para otras causas de úlceras genitales deben recibir antibióticos que también cubran el chancroide si se sospecha esta entidad y no es posible realizar pruebas de laboratorio. El tratamiento de los pacientes con coinfección por HIV, en particular con monodosis, puede no ser eficaz. En estos pacientes, las úlceras pueden requerir hasta 2 semanas para sanar, y la linfadenopatía puede resolver con mayor lentitud.

Los bubones pueden aspirarse sin inconvenientes para confirmar el diagnóstico o incidirse para lograr el alivio de los síntomas si los pacientes también reciben antibióticos eficaces.

Las parejas sexuales deben ser examinadas, y los pacientes deben someterse a pruebas serológicas para sífilis y HIV a los 3 meses.

Recursos en este artículo