Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tricomoniasis

Por J. Allen McCutchan, MD, MSc, Professor of Medicine, Division of Infectious Diseases, School of Medicine, University of California at San Diego

Información:
para pacientes

La tricomoniasis es la infección de la vagina o el aparato genital masculino por Trichomonas vaginalis. La enfermedad puede ser asintomática o causar uretritis, vaginitis o, en ocasiones, cistitis, epididimitis o prostatitis. El diagnóstico se basa en el examen microscópico directo, las pruebas con tiras reactivas o las pruebas de amplificación de ácidos nucleicos de secreciones vaginales, o en el cultivo de la orina o las secreciones uretrales. Los pacientes y sus parejas sexuales deben tratarse con metronidazol o tinidazol.

La T. vaginalis es un protozoo flagelado que se transmite por vía sexual e infecta con mayor frecuencia a las mujeres (alrededor del 20% de éstas en edad reproductiva) que a los hombres. La infección puede ser asintomática en ambos sexos, pero en los hombres siempre lo es. En este sexo, los microorganismos pueden permanecer durante períodos prolongados en el aparato urogenital sin causar síntomas y pueden transmitirse a las parejas sexuales sin que lo adviertan. La tricomoniasis puede ser responsable de hasta el 5% de las uretritis no gonocócicas ni por clamidias que se identifican en hombres en algunas regiones.

La coinfección con gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual es frecuente.

Signos y síntomas

En las mujeres, los síntomas van desde ninguno hasta flujo vaginal amarillo-verdoso espumoso y abundante con dolor en la vulva y el periné, dispareunia y disuria. La infección asintomática puede comenzar a producir síntomas en cualquier momento debido a la inflamación de la vulva y el periné y al edema de los labios. Las paredes vaginales y la superficie del cuello uterino pueden revelar máculas puntiformes en forma de "fresa" de color rojo. El paciente también puede presentar uretritis y, en ocasiones, cistitis.

Los hombres no suelen presentar síntomas, aunque a veces la uretritis genera una secreción transitoria, de naturaleza espumosa o purulenta, que causa disuria y polaquiuria, en general a la mañana temprano. La uretritis suele ser leve y sólo provoca mínima irritación uretral y ocasional humedecimiento del meato uretral o debajo del prepucio. La epididimitis y la prostatitis son complicaciones infrecuentes.

Diagnóstico

  • Examen microscópico de las secreciones vaginales, pruebas de tiras reactivas, o pruebas de amplificación de ácidos nucleicos

  • En el hombre, urocultivo o cultivo de material obtenido con hisopado uretral

La tricomoniasis se sospecha en mujeres con vaginitis, en hombres con uretritis y en sus parejas sexuales. La sospecha aumenta si los síntomas persisten después de la evaluación y el tratamiento de otras entidades como gonorrea e infecciones por clamidia, micoplasma y ureaplasma.

En las mujeres, el diagnóstico se basa en los criterios clínicos y en la evaluación ambulatoria. Puede realizarse alguna de las siguientes pruebas ambulatorias:

  • Examen microscópico directo de las secreciones vaginales

  • Pruebas de tiras reactivas de flujo inmunocromatográfico

  • Pruebas por amplificación de ácidos nucleicos

El examen microscópico es el método más simple y permite a los médicos detectar tricomoniasis y vaginosis bacteriana al mismo tiempo. Deben realizarse pruebas para ambas infecciones, porque causan síntomas similares y pueden coexistir. Deben obtenerse muestras de secreciones del fondo de saco posterior de la vagina para medir el pH y luego deben prepararse sobre dos portaobjetos, uno diluido con hidróxico de potasio al 10% (preparado húmedo con KOH) y el otro con cloruro de sodio al 0,9% (preparado húmedo con solución fisiológica). En el examen del preparado húmedo con KOH, se intenta detectar el olor a pescado generado por las aminas sintetizadas en la vaginitis por tricomonas o en la vaginosis bacteriana. El preparado húmedo con solución fisiológica se examina al microscopio tan pronto como sea posible para identificar las tricomonas, que pueden volverse inmóviles y ser más difíciles de reconocer pocos minutos después de la preparación del portaobjetos. (Las tricomonas son microorganismos flagelados en forma de pera, a menudo móviles, que miden en promedio entre 7 y 10 μm, es decir, el tamaño aproximado de los leucocitos, aunque pueden alcanzar hasta 25 μm). Las tricomonas suelen asociarse con numerosos neutrófilos. La tricomoniasis también es suele diagnosticarse por observación del microorganismo al realizar una prueba de Papanicolaou (Pap).

Por otra parte, se pueden realizar pruebas de tiras reactivas de flujo immunocromatográfico o pruebas por amplificación de los ácidos nucleicos, que están disponibles en algunos laboratorios. En las mujeres, estas pruebas son más sensibles que el examen microscópico o el cultivo. Además, las pruebas por amplificación de ácidos nucleicos pueden configurarse para detectar en forma simultánea otros microorganismos u otras ETS, como la infección por clamidia o la gonorrea.

El cultivo de orina o de hisopados uretrales es la única prueba validada para la detección de T. vaginalis en los hombres. En los hombres, la microscopia de la orina es insensible, y las pruebas por amplificación de los ácidos nucleicos y las pruebas de tiras reactivas no han sido rigurosamente validadas; sin embargo, los estudios epidemiológicos sugieren que para las pruebas por amplificación de ácidos nucleicos, los hisopados uretrales son mejores que la orina.

Al igual que en todas las ETS, los pacientes con tricomonas requieren otros exámenes para excluir otras ETS frecuentes como gonorrea e infección por clamidia.

Tratamiento

  • Metronidazol o tinidazol por vía oral

  • Tratamiento de las parejas sexuales

La administración de 1 sola dosis de 2 g de metronidazol o tinidazol por vía oral cura hasta el 95% de las mujeres si las parejas sexuales se tratan en forma simultánea. La eficacia de estos regímenes de monodosis no se definió con precisión en los hombres, de manera que en este sexo, el tratamiento típico consiste en 500 mg de metronidazol o tinidazol por vía oral, 2 veces al día durante 5 a 7 días. Si la infección persiste en las mujeres y se ha excluido la reinfección por sus parejas sexuales, se vuelve a tratar primero con metronidazol o tinidazol, en dosis de 2 g por vía oral una vez, o metronidazol, 500 mg dos veces al día por 7 días. Si el régimen inicial de retratamiento falla, puede ser eficaz administrar metronidazol o tinidazol, 2 g una vez al día durante 5 días.

El metronidazol puede ocasionar leucopenia, reacciones semejantes a las provocadas por el disulfiram tras el consumo de alcohol o sobreinfecciones candidiásicas. El medicamento está relativamente contraindicado al comienzo del embarazo, aunque puede no ser peligroso para el feto después del primer trimestre. No se confirmó la seguridad del tinidazol durante el embarazo, por lo que no se indica.

Las parejas sexuales deben ser evaluadas y tratadas para la tricomoniasis, con 2 g de tinidazol en una sola dosis o 500 mg de metronidazol dos veces al día por 5 días, y deben someterse a rastreo para otras enfermedades de transmisión sexual. Si se sospecha que las parejas sexuales del paciente no van a volver para el seguimiento, puede administrarse la terapia a las parejas de los pacientes con tricomoniasis documentada sin confirmar la infección en sus parejas.

Conceptos clave

  • La tricomoniasis puede ser asintomática, especialmente en los hombres, o causar vaginitis o a veces uretritis.

  • En las mujeres, diagnosticar por examen microscópico de las secreciones vaginales, pruebas de tiras reactivas o pruebas por amplificación de ácidos nucleicos.

  • En los hombres sintomáticos, diagnosticar mediante cultivo de orina, hisopado uretral, o posiblemente pruebas de amplificación de ácidos nucleicos.

  • Tratar a los pacientes y sus parejas sexuales con metronidazol o tinidazol oral.